La experiencia de descender a una mina del siglo XVIII

El mayor interés de la visita al Parque Minero de Almadén es recorrer el interior de la mina. Bajar en la jaula del pozo de San Teodoro a la planta 1ª de la mina, a 50 metros de profundidad, y percibir su atmósfera absolutamente real, su autenticidad, la reducida iluminación que te lleva a vivir el espacio tal y como lo hicieron sus trabajadores libres y forzados en el siglo XVIII. Es una experiencia única e indescriptible. Pero la visita no termina allí, volviendo a la jaula del pozo de San Teodoro el grupo sube unos metros más arriba a la galería 16,5. Al salir del ascensor la visita se encuentra con una galería moderna, revestida de hormigón, que aloja una vía de tren. La visita avanza y, tras pasar una puerta de ventilación, sale a otra galería que parece no tener fin.

Tiene a mano derecha una cinta transportadora y a su lado sigue estando la vía del tren. Allí el grupo espera unos minutos, y poco a poco se oye un ruido cada vez más intenso. Poco a poco se puede distinguir la silueta de un curioso convoy: dos vagones de transporte de mineros empujados por una minúscula locomotora de baterías. El tren tiene capacidad para un grupo completo de visitantes, 24 personas, es un poco incómodo acomodarse en él, pero es una experiencia más del trabajo minero. Las apreturas en los vagones y en la jaula del pozo para entrar en la mina, pero sobre todo para salir de ella, son parte del trabajo en la mina. El tren arranca tras dos golpes de campana, y tras circular a baja velocidad por la galería con la música del roce de las ruedas con las vías, saca al grupo a la luz exterior, donde termina el recorrido por el interior de la mina.

Una mina del siglo XVIII

La galería de 16,5 (su nombre corresponde a la profundidad en metros a la que se encuentra) se construyó entre septiembre de 1963 y julio de 1975 para evitar el transporte del mineral por superficie desde el pozo de San Teodoro a la planta metalúrgica. Tiene una sección pequeña (unos 7 metros cuadrados) y 360 metros de longitud. La recuperación de esta galería para el turismo se realizó entre los años 2004 y 2006. Se instalaron en ella dos locomotoras eléctricas de acumuladores, marca Bartz, de 3,5 t de peso y 9 kW de potencia. Una máquina está siempre en uso, y la otra se encuentra normalmente cargada y en reserva. Los vagones son vagones mineros de transporte de personal tipo DM12, cada uno tiene una capacidad máxima de 12 personas con ligeras modificaciones. Se instalaron puertas de barrotes y unas pequeñas ventanas que se hicieron para poder observar la galería mientras se realiza el viaje.

Anteriores entradas de El forzado de Almadén

10:00

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?