Expediente X vuelve a estar ahí fuera

Las aventuras conspiranoicas de Mulder y Scully en Expediente X, una serie televisiva adorada por sus seguidores aunque menospreciada por buena parte del fandom español, arrasan entre la audiencia tras su regreso a la pequeña pantalla 14 años después.

Emitido en dos episodios en mayo de 2002, The truth (La verdad) fue el título del último capítulo de la novena temporada de esta producción televisiva, considerada por los especialistas como una de las más importantes de la industria audiovisual.

Pocas series han tenido tanto éxito como para justificar no sólo varias ediciones completas en DVD -y en el ya anticuado formato VHS-, sino la publicación de varios discos con su banda sonora, así como la creación de videojuegos, camisetas, historietas, cartas, revistas, novelizaciones literarias, figuras de acción…, y hasta una sorprendente edición de los muñecos Barbie y Ken caracterizados como los protagonistas.

No en vano la revista Time la incluyó en la lista de los 100 mejores programas de televisión de todos los tiempos mientras que TV Guide la calificaba como la segunda más importante en la clasificación de series de culto -sólo superada por Star Trek– y Entertainment Weekly la nombraba cuarta mejor obra de ciencia ficción en este formato.

El anuncio de la cadena FOX de que produciría una décima temporada con seis nuevos capítulos causó gran expectación y el estreno el pasado 24 de enero en los Estados Unidos y, dos días más tarde, en España, tradujo esa curiosidad a cifras millonarias.



El primer capítulo, emitido el domingo, fue visto por más de 16 millones de espectadores norteamericanos y el segundo, ofrecido al día siguiente, lunes, se quedó cerca de los 10 millones: un dato espectacular teniendo en cuenta la amplitud de la oferta televisiva actual en Estados Unidos.

A ello hay que sumar los más de 20 millones de espectadores que han visto hasta ahora la serie en diferido gracias especialmente a Internet: en total, se calcula que más de 50 millones de personas han visto ya la resurrección telesiva de la mítica serie de los 90′.

En España, los dos primeros capítulos fueron televisados en programa doble por el mismo canal y también cosecharon un muy buen dato, teniendo en cuenta su emisión como contenido de pago, con 209.000 espectadores para el primero y 198.000 para el segundo, muy por encima del tercer programa más visto a la misma hora, la película Fuego Cruzado emitida por TNT, y con mayor diferencia aún sobre el resto de la oferta a disposición de usuarios abonados.

Sin embargo, el éxito de la serie en España no hay que buscarlo precisamente entre el fandom, muy reacio a aceptar los argumentos relacionados con ovnis, psíquicos, conspiraciones y similares entre sus favoritos, pues muchos lectores habituales de Ciencia Ficción combinan un muy aceptable grado de conocimiento científico con un escepticismo militante respecto a todo tipo de creencias, especialmente las de carácter religioso, esotérico y/o espiritual.

De hecho, la comunidad hispanohablante de Internet acuñó y utiliza, al menos desde 1997, la palabra “magufo” -como contracción de “mago” y “ufólogo”- para definir a los promotores de pseudociencias y creencias no demostradas aunque también se aplica en el caso de algunas investigaciones de vanguardia no necesariamente fraudulentas.



Una serie de televisión cuyo protagonista dispone de un despacho presidido por un póster con una fotografía de un ovni y el eslógan I want to believe (Quiero creer) no es, en este sentido, muy atractiva para este tipo de audiencia.

Tampoco lo es el hecho de que, aunque muchos críticos de la industria televisiva han alabado la presunta originalidad e inventiva de Chris Carter, el creador de la serie no utilizó tanto la imaginación como su capacidad para recopilar y reflejar en imágenes la abundante información disponible ya en su época en los EE.UU. sobre todo tipo de conspiraciones y hechos extraños, gobiernos en la sombra incluidos.

Incluso el significado de las abejas, que en Expediente X tienen un papel importante a la hora de diseminar un virus extraterrestre de alcance global, no parece casual teniendo en cuenta que, justo en la misma época en la que arrancaba la serie, en la realidad los agricultores franceses dieron la primera voz de alarma acerca de la inesperada y hasta ahora no suficientemente explicada desaparición de estos insectos, imprescindibles para la polinización.

Además, el propio Carter ha reconocido que parte de la inspiración para su serie proviene de la serie televisiva Kolchak, the night stalker, estrenada por el canal ABC en 1974 y en la que un reportero llamado Carl Kolchack -interpretado por Darren McGavin- se enfrenta con vampiros, zombies, demonios y muchos otros monstruos durante sus trabajos periodísticos en Chicago.

Quizá la gran novedad aportada por el creador de ‘The X-Files’, además de la característica y atractiva estética de la serie, fuera la actualización de este tipo de investigaciones personalizando a los protagonistas en una pareja arrolladora: Fox Mulder -interpretado por David Duchovny– y Dana Scully –Gillian Anderson-.



Ni Duchovny -en su papel de agente intuitivo, con tendencia a la credulidad y obsesionado con resolver la presunta abducción alienígena de su hermana Samantha- ni Anderson -la escéptica doctora en medicina forense que acepta tutelar a regañadientes a su compañero y que, aunque no crea en lo paranormal, es al mismo tiempo una ferviente católica- han conseguido unos papeles más brillantes ni que les proporcionaran mayor reconocimiento.

El retorno de los Expedientes X no sólo ha contado con ellos y con otros personajes “clásicos” como el jefe Skinner -encarnado por Mitch Pileggi– sino con algunos de los guionistas originales como Glen Morgan, James Wong y Darin Morgan.

Son sólo seis episodios pero, si funcionan lo bastante bien, y de momento lo están haciendo, habrá continuidad; Carter no lo tiene fácil, pues la serie original terminó desapareciendo por agotamiento de la trama principal o “mitológica” como la conocen sus estudiosos y habrá que ver si es capaz de revitalizarla.

Las nueve temporadas originales se movían en dos planos: por un lado, casos autoconclusivos o con continuidad en dos o tres capítulos, centrados en criaturas imposibles, alienígenas, monstruos, asesinos muy particulares, sociedades secretas y otros elementos insólitos.



Por otro lado, la trama “mitológica”, desvelada con muchísimo esfuerzo, en la que se revela la conspiración impulsada por “El Sindicato”, un grupo de muy altos cargos del gobierno y cuyo líder más llamativo es el personaje conocido como el Fumador -interpretado por William B. Davies-.

El objetivo del Sindicato es facilitar una secreta invasión extraterrestre con la ayuda de un virus mortal llamado Pureza o Cáncer Negro, fechada para el 22 de diciembre de 2012, en plena paranoia “magufa” sobre el supuesto fin del mundo maya anunciado para entonces.

Pero estamos en 2016 y, para decepción tanto de los crédulos como probablemente del mismo Mulder, el fin del mundo no llegó… ¿Por qué? La respuesta sigue estando ahí fuera y Carter y su equipo tendrán que facilitársela a la audiencia en esta décima temporada aunque, como diría el Fumador en una de sus legendarias sentencias, “la traición es el resultado inevitable de todos los asuntos: todo hombre cree que tiene su propia buena razón…”

 
Etiquetado con:

10:00

Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?