La felicidad en las redes sociales. Por (*) Javier Galilea

La felicidad es una emoción que se produce en una persona cuando alcanza una meta deseada. Y es tal su importancia en la condición humana, que las Naciones Unidas elevó en 2013 a la categoría de Día Internacional la celebración de la felicidad alrededor del mundo.

Para celebrar este día, desde Adglow, una de las multinacionales españolas más importantes de tecnología y servicios publicitarios en redes sociales, ha analizado cómo este estado emocional se transmite también por las redes sociales.

Estado de ánimo


La felicidad es contagiosa en estas plataformas: cuando un usuario publica una aportación positiva, mejora automáticamente el estado de ánimo de quien lo lea. Así lo indica el último estudio realizado por la Universidad de California sobre las publicaciones en estas plataformas. Cada publicación positiva genera hasta 1,79 reacciones positivas, mientras que las negativas 1,29.

Según Adglow, las emociones son la clave que explica por qué unos contenidos triunfan y otros no, razón por la que la felicidad se ha convertido en una gran puesta en las estrategias en redes sociales de muchas grandes marcas.

Las publicaciones que transmiten felicidad son más virales, influyen más y crean relaciones más fuertes entre los usuarios: incrementan la tasa de engagement que califica el éxito de las aportaciones en general, o de las campañas de publicidad que gestiona Adglow, en particular.

A través del engagement, las marcas buscan fomentar las relaciones de confianza, compromiso y fidelidad de sus clientes y reforzar las oportunidades de negocio a largo plazo. Este anglicismo básicamente define el vínculo emocional que se construye entre los fans y las marcas, y en redes sociales, no es otra cosa que el grado en el que un usuario se identifica, interactúa y se vincula emocionalmente con una marca a la que sigue.

Felicidad


Compartir las cosas buenas produce más “Me Gusta” y reacciones positivas que las noticias malas o tristes. Los contenidos negativos no consiguen tanta interacción como los contenidos más alegres: la gente apenas las comenta, comparte o califica.

Se podría decir que este tipo de publicaciones causan un efecto terapéutico para los que las leen. Según esta misma investigación, el hecho de ver cómo las publicaciones “colgadas” en una red social son apreciadas por otras personas y consiguen muchos “Me Gusta”, activa las mismas zonas del cerebro que se accionan cuando comemos chocolate.

Las redes sociales preferidas para sentirse más feliz son Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest, y en concreto, por cada amigo feliz que tengamos aumenta nuestras probabilidades de alegrarnos un 9%: cuantos más amigos tengamos en estos canales, más probabilidades tenemos de estar felices.

¿No te lo crees?

Aquí tienes el estudio.

(*) Javier Galilea, director de comunicación de Adglow.
Etiquetado con:

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90 Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

10:00

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCityBlogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?