Los hornos de tejeras

Aunque forman parte de las instalaciones recuperadas del Parque Minero de Almadén, los hornos de tejeras son seguramente los elementos más desconocidos.


Los dos hornos de tejeras se encontraban semienterrados en un lugar próximo al museo del Mercurio. Actualmente se pueden observar a mano derecha al bajar de la puerta de Carlos IV a dicho museo. Utilizados para la fabricación de ladrillos y tejas, datan al menos del siglo XVII. El horno situado al este, más próximo a la muralla, sufrió una reforma posterior para adaptarlo a la fabricación de cerámica de más calidad, seguramente aludeles. El hogar, la parrilla de ladrillos y la cámara de cocción se modificaron, eliminando la parrilla de ladrillos y modificando la planta cuadrada de la cámara de cocción a circular.Imagen 52 Hornos de tejera


Los hornos se encontraban parcialmente enterrados. La restauración de los mismos se llevó a cabo entre octubre y noviembre de 2008 y consistió en la extracción de los escombros que se encontraban sobre y dentro de los dos hornos, la limpieza y restauración de obras de fábrica, nuevo rejuntado con mortero bastardo, sellado de grietas y reposición de piezas perdidas o deterioradas, reparación de los arcos de ladrillo de los hogares y reposición de la cubierta del horno de fabricación de aludeles.

Las labores de excavación arqueológica encontraron niveles de uso de diferentes períodos y anexo a los hornos, los restos del sistema de condensación del horno conocido como Berrens.

El horno Berrens se instala en Almadén por iniciativa de su inventor D. Hipólito Berrens. En 1873, el señor Berrens compra una partida de 10 toneladas de minerales pobres de pequeña granulometría, llamados baciscos. Estos baciscos se acumulaban en el Cerco de Buitrones, pues los hornos Bustamante no podían tratar más que una parte de ellos. Tras comprar el producto y trasladarlo a Gracia, Barcelona, organiza un ensayo con un horno de su invención y, al objeto de evaluar la prueba, se ofrece a sufragar los gastos del viaje a una comisión de ingenieros de Almadén.

El ensayo resulta un éxito y en 1875 se acuerda la construcción de un horno del sistema Berrens en el Cerco de Buitrones de Almadén. Su coste lo sufragaría el inventor, siendo por cuenta del Establecimiento Minero el terreno, el combustible y el mineral. El señor Berrens cobraría entre el 30 y 6% del valor de metal obtenido.

El horno se construyó junto a los hornos de tejeras y se desconocen las pruebas realizadas y el resultado. Los restos hallados del sistema de condensación, formado por vasijas de cerámica interconectadas, y el pozo final de recogida de mercurio con una cantidad apreciable de metal, prueban que el horno funcionó. Es posible que los resultados a escala industrial no fueran los esperados y que la llegada de los hornos Cermak Spirek, inaugurados en 1904, llevaran al olvido a los hornos Berrens.

Anteriores entradas de El forzado de Almadén

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90 Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCityBlogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?