Imaginando en el futuro de los recursos humanos. Por José Enrique García y Cecilia Hoyos

Los mercados se estrechan, la competencia aumenta, los servicios y/o productos son cada día más adaptados a los consumidores. Esto es debido a que las organizaciones cada vez más preguntan a sus clientes sobre sus necesidades, sus intereses, con el fin de ajustar la creación de los productos y servicios a las verdaderas necesidades del consumidor final.

Se colabora con los proveedores, se colabora con los clientes, se colabora con todas las partes que intervienen en el proceso de creación, venta y distribución de los diferentes servicios y/o productos.
La tecnología ha entrado en nuestras vidas de una forma masiva, facilitando y haciendo nuestras experiencias más cotidianas mucho más cómodas, rápidas y ágiles.

Por otro lado y con datos sociodemográficos, tenemos una población que tiene una edad media mucho más alta que hace unos años, bajando las tasas de natalidad y aumentando el envejecimiento de la población activa.

Y con todas estas variables en juego, ¿dónde situamos a los recursos humanos de las organizaciones? ¿qué podemos hacer para que estos se adapten al futuro más cercano?

En primer lugar, el rol del director de recursos humanos ya no es el que era, es un gestor de personas, un gestor de emociones y un gran apóstol de la cultura organizativa de la empresa. Su perfil ha cambiado, igual que han cambiado las necesidades. Debe difundir la filosofía de la organización por todos los rincones de la misma y de una forma atractiva, emocional y muy orientada a los clientes internos. Pero para que esto ocurra, debemos conocer qué talento tenemos en la empresa, que características (competencias) tiene, para de nuevo, ajustar nuestra forma de evangelizar de una forma muy ajustada a nuestros colectivos.

El futuro de los recursos humanos se centra en el desarrollo, con el talento como punto fundamental.


El foco de atención de recursos humanos será la persona, por lo que en selección de personal la “experiencia del candidato” será un aspecto esencial. Esto hará que la vivencia del proceso de selección sea satisfactoria tanto para los candidatos seleccionados como para aquellos descartados en el proceso. La selección en sí misma se profesionalizará, utilizando para el reclutamiento las nuevas tecnologías y para la selección metodologías fiables, válidas y adaptadas al perfil a seleccionar.

Las acciones de desarrollo serán individualizadas. La formación sólo será una acción más en el itinerario de desarrollo propuesto para cada persona, en el cual se hará especial hincapié en el desarrollo vertical, donde el conocimiento y la experiencia se transmiten en cascada y cada uno es responsable de su propio desarrollo. Porque la responsabilidad por el propio desarrollo es un aspecto clave. La empresa no es la única responsable de desarrollar a sus trabajadores, sino que cada uno debe preocuparse por seguir aprendiendo, seguir desarrollándose y aportar nuevas ideas y habilidades a la empresa.

Po otro lado, el líder ya no está solo: El liderazgo es compartido a lo largo de la organización. Las decisiones consideran el punto de vista de los trabajadores de la empresa y principalmente de los olvidados mandos intermedios, los cuales también son líderes.

Lo expuesto no son más que algunas prácticas de Dirección del Talento. Los recursos humanos pasarán de gestionar a dirigir la atracción y desarrollo del talento, con un especial énfasis en la comunicación. Los nuevos recursos humanos están centrados en la persona y deben llegar a ella, por lo que la comunicación no consistirá en la mera transmisión de mensajes, sino en la comunicación para el compromiso. Una comunicación transparente y bidireccional que hará uso de las herramientas del marketing que potenciadas con los conocimientos de RRHH facilitará la dirección adecuada del talento.

¿Y esto que exigencias conlleva para los profesionales de recursos humanos?

La verdadera adaptación, donde la práctica profesional no se hace por intuición sino que va de la mano de la innovación y la investigación. Donde las metodologías son robustas y están probadas, y las opiniones justificadas con métodos válidos y fiables. Donde el aprendizaje continuo es el hábito y no la excepción. Y donde se evalúe la calidad de las intervenciones a través de indicadores, la práctica de recursos humano se puede y se debe medir.

Bienvenidos, a un nuevo Paradigma de los Recursos Humanos. Las personas. 

Sobre los autores:
José Enrique García, (Valencia, 1973), psicólogo, director de la consultoría de recursos humanos Equipo Humano y presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios Valencianos (AJEV). Autor “El libro que quería cambiar tu mundo” y defensor de que todo se puede hacer con una buena carga de creatividad.



Cecilia Hoyos es psicóloga, formada en la Universidad de Valencia. Ha desarrollado proyectos de consultoría en España, donde trabaja para Equipo Humano. Ha trabajado para clientes privados y en proyectos públicos para clientes tan diversos como el Ministerio del Interior de España o el Banco de la República del Uruguay.



10:00

Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?