Juno y la felicidad científica

La NASA, la organización científica que llevó a Estados Unidos a la cúspide de la exploración espacial y que parecía haber perdido protagonismo ante la falta de fondos, ha vuelto a renacer.

Planeta infernal


Lo ha hecho de la mano de la pequeña cápsula Juno que se ha adentrado en la terrible atmósfera de Júpiter para entregarnos información sobre este planeta infernal y, según esperan los astrónomos, revelarnos más detalles sobre los orígenes del Universo y de nuestro Sistema Solar.

Juno (la esposa mitológica de Júpiter) ha llegado adonde ningún artefacto espacial había logrado incursionar”, anunció Charlie Bolden, administrador de la agencia espacial que, tras décadas de encabezar la exploración del cosmos, retiró los transbordadores que reforzaban los laboratorios científicos en la Estación Espacial Internacional porque se habían agotado sus fondos. 

Imagen de Júpiter. EFE/SIPA/jd

Imagen de Júpiter. EFE/SIPA/jd



En una explosión de alegría que se extendió a los científicos de todo el mundo, Bolden aseguró que “con Juno investigaremos lo que no conocemos de los cinturones de radiación de Júpiter, el interior del planeta, cómo nació y cómo ha evolucionado todo nuestro sistema solar”.

Hay una emoción extraordinaria en el equipo científico de la NASA con la llegada a Júpiter”, indicó Scott Bolton, del Instituto Southwest de Investigaciones haciéndose eco del entusiasmo de los astrónomos y científicos.

Todo es aún una promesa


Pero todo es aún una promesa pues los peligros que acechan a la nave son muchos y cualquier cosa puede ocurrir durante los próximos 18 meses en que orbitará el planeta tras un viaje de cinco años en los que ha recorrido 1.700 millones de kilómetros.

La inserción de Júpiter ha sido un enorme paso, pero todavía deberán ocurrir otros antes de que podamos comenzar la tarea que esperan ansiosos nuestros científicos”, indicó Rick Nybakken, director del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Durante los próximos meses, los equipos de la misión así como los del área científica tendrán que realizar una serie de pruebas en los sistemas de la nave, incluyendo la calibración final de los instrumentos.

Recolección de datos


Aunque oficialmente el comienzo de la etapa de recolección de datos científicos está fijada para octubre, hemos encontrado una forma de adelantar esa tarea”, agregó Bolton como una forma de aumentar el apetito científico de los astrónomos.

Esto es muy bueno si tenemos en cuenta que estamos hablando del planeta más grande del sistema solar. Hay mucho que ver y aprender”, agregó.

EFE/ NASA / SOLO USO EDITORIAL / NO VENTAS

Fotografía cedida por la NASA que muestra una representación artística de la nave espacial Juno.



La principal tarea de Juno será ayudar a los científicos a entender el origen y la evolución de Júpiter, un planeta gigantesco rodeado por intensos campos magnéticos, tormentas colosales en una atmósfera formada principalmente por helio e hidrógeno.

Según informó la NASA, los nueve instrumentos científicos con que cuenta la nave ayudarán también a determinar si el núcleo del planeta es sólido, proporcionarán datos cartográficos de su campo magnético, medirán la cantidad de agua y amoníaco en su atmósfera y observarán sus auroras boreales.

La misión también nos permitirá concretar un avance gigantesco en el conocimiento de cómo se formaron los planetas gigantes y el papel que han cumplido en la formación del Sistema Solar”, añadió la agencia espacial.
Pero más allá de eso, Júpiter proporcionará datos cruciales para entender los sistemas planetarios de otras estrellas.

En su misión, la nave impulsada por energía solar, hará 37 órbitas (cada una de alrededor de 53 días) a una distancia de entre 10.000 y 4.600 kilómetros de la espesa capa de gases que rodea al planeta.

El peligro de mil radiografías dentales


En cada una de esas órbitas Juno quedará expuesta a una radiación equivalente al peligro que representan para un ser humano mil radiografías dentales, según la explicación de la NASA. También será el blanco del polvo estelar que gira en torno a Júpiter el cual podría averiar sus instrumentos.

Para evitar que se concrete alguno de esos peligros, la NASA ha protegido con un escudo de titanio todos los circuitos y elementos eléctricos con los que Juno transmitirá la información científica a los científicos y astrónomos de todo el mundo.

Sabemos que existe un gran riesgo y es por eso que tenemos todos nuestros recursos enfocados en la protección de la cápsula. Vamos a conquistar a Júpiter”, dijo Bolton tras confirmarse la esperada inserción de la nave en su primera órbita en torno al planeta.

La última ocurrirá en febrero de 2018 cuando la nave sea tragada por la implacable atmósfera del planeta en una muerte anunciada que convertirá en tristeza la felicidad de ahora sienten los astrónomos del mundo.

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90 Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCityBlogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?