La fotografía nocturna en un clic. Por (*) Txema Ruiz

foto-1a
Fotos 1 y 1a : Se puede aprovechar el primer instante de la puesta de sol. Se enciende la luz artificial, pero el cielo aún conserva  la suya y se logran buenos efectos

Txema Ruiz.- Muchos aficionados nos hemos desanimado ante el reto de la fotografía nocturna al considerar con cierta razón que, si la esencia de la fotografía es la luz, la ausencia total o casi total de ella impide trabajar. Nada más lejano a la realidad, basta con tener en cuenta algunas consideraciones básicas que, en el caso de los no profesionales, serán suficientes para lograr un resultado aceptable.

En primer lugar, la fotografía nocturna no se debe improvisar y no me refiero a esas fotos que hacemos de noche, por ejemplo, tras una reunión con personas amigas donde lo importante es el recuerdo de estas y en las que se puede usar el flash sin problemas porque el entorno no cuenta mucho.

Fotografía nocturna

Aludo a la fotografía de monumentos o paisajes urbanos en los que el flash no va a servir de mucho y dejo al margen la fotografía nocturna de naturaleza que es algo más compleja.

Foto 2 Una buena iluminación del objeto a fotografiar es muy útil a la hora de ajustar lo mejor posible en enfoque.

Una buena iluminación del objeto a fotografiar es muy útil a la hora de ajustar lo mejor posible en enfoque.

Incluso no es necesario que el cielo esté absolutamente oscuro. Muchos expertos aconsejan hacer fotos durante los diez primeros minutos después de la puesta de sol y aprovechar los contrastes de esos instantes.

Otro factor a tener en cuenta es el equipo “extra” que necesitaremos; antes habremos localizado bien nuestro objeto a inmortalizar, las fuentes de iluminación que recibe y su entorno. En todo caso, un buen trípode, una linterna, baterías de repuesto y un nivel serán casi imprescindibles.

Las fuentes, siempre las fuentes

Conocer las fuentes de luz es esencial porque no es lo mismo trabajar frente a un monumento bien iluminado que ante otro que lo esté pobremente. Tampoco es igual un entorno tranquilo que nos permitirá trabajar con sosiego a que esté rodeado de una circulación intensa de personas o vehículos, otras fuentes de luz, etc.

Cuanto más cerca se pueda fotografiar nuestro objeto se conseguirá mucha más precisión en la reproducción, mejor contraste y más nitidez.

Cuanto más cerca se pueda fotografiar nuestro objeto se conseguirá mucha más precisión en la reproducción, mejor contraste y más nitidez.

Si usamos una cámara digital, por muy sencilla que sea, podremos cambiar el ISO, sin llegar a obsesionarse con este aspecto: es mejor una sensibilidad 200, que implicará, eso sí, exposiciones largas y diafragma muy abierto. También se puede subir paulatinamente el ISO, hasta dar con el resultado que más nos agrade. En todo caso recordar que a ISO más alto, más ruido en la foto, o grano si usamos película.

Si trabajamos con cámara de película hay que elegir la emulsión con esmero porque no se puede probar como en las digitales y ver el resultado de inmediato. Así que hay que afinar con la elección, entre 200 y 800 ISO en color, según las condiciones de luz del objeto a fotografiar, y se puede llegar a 3200 en blanco y negro. Hay aún 1600 en color.

La utilización del fotómetro va a ser complicada, así que habrá que buscar alguna forma de hacer el cálculo acertado de la exposición. Normalmente, para un monumento bien iluminado con un diafragma 2,8, puede valer una velocidad de obturación ½ o incluso ¼, dependiendo la de distancia desde la que se efectúe el disparo. Ahora bien, esto está calculado con uno ISO 200 o 400, si se sube se van recortando pasos, evidentemente.

La lejanía, como en es caso de la iglesia de San Pedro en Ávila, nos hace perder detalles aunque se logra en un efecto de mayor perspectiva. En este caso habrá que alrgar un poco la exposición.

La lejanía, como en es caso de la iglesia de San Pedro en Ávila, nos hace perder detalles aunque se logra en un efecto de mayor perspectiva. En este caso habrá que alrgar un poco la exposición.

Tampoco se podrá usar el enfoque automático, que no representará un problema si se puede hacer a infinito. Si es algo más cercano la linterna puede ser útil para iluminar el objeto y enfocar manualmente de forma correcta.

Así pues, ya tenemos el enfoque adecuado, ajustada la exposición y la cámara firme sobre el trípode, ahora toca hacer clic pero, eso sí, con un cable disparador o un control remoto, de debe evitar tocar la cámara

NOTA: Todas la fotos están hechas en Ávila el día de la super luna (14.11.16) con una Samsung Galaxy

Otras entradqas en Lo mío son las fotos

Txema Ruiz

10:00

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?