Obturadores: Laminillas y cortinillas. Por (*) Txema Ruiz

Txema Ruiz.- Conocer, aunque sea de forma básica, nuestra cámara a la hora de hacer una fotografía puede servir de gran ayuda para conseguir un buen resultado. No se trata de ser un experto técnico, sino de tener unos conocimientos mínimos de su operatividad y funciones. Vamos a ver una de esas partes, el obturador

Se trata de un elemento esencial, pues es el mecanismo que determina el tiempo que la luz incidirá en el sensor o la película y, en combinación con el dirafgama y con la sensibilidad (ISO), logra que nuestra foto sea lo más perfecta posible. Esto vale para las todas las cámaras.

Obturadores

Básicamente existen dos tipos de obturadores, el central y el de plano focal, que se diferencian en que el primero está en el objetivo de la cámara cerca del diafragma y funciona con unas laminillas que se cierran y se abren al tiempo que se presiona el botón de obturación.

Los de plano focal, situado en el cuerpo de la cámara, están formados por dos cortinillas, de tela o metálicas, que se mueven horizontal o verticalmente y dejan pasar la luz al sensor o a la película, que está justo detrás , el tiempo seleccionado.

Eficaces y silenciosos

Actualmente la mayoría son de plano focal. En todo caso, a un obturador se le debe pedir eficacia, escasa trepidación y ser silencioso.

Los obturadores de laminillas o centrales, tienen una característica común; están permanentemente cerrados y solo dejan pasar la luz en el momento de la obturación, por tanto, no se puede ver nada a través del objetivo y la composición de la imagen debe hacerse a través del visor.

Algunas cámaras de cortinilla como las Leica y todas sus imitaciones, por ejemplo las FED y las Zorki, tienen obturador de cortinilla y, sin embargo, no se puede ver tampoco a través del objetivo. Habría que esperar a las reflex para que esto fura posible.

Obturador: en los obturadores centrales la selección de velocidad está en el propio objetivo, a diferencia de las cámaras de plano focal, en las que se sitúa en el cuerpo. Txema Ruiz

Obturador: en los obturadores centrales la selección de velocidad está en el propio objetivo, a diferencia de las cámaras de plano focal, en las que se sitúa en el cuerpo. Txema Ruiz

Sin embargo, en las cámaras veteranas los obturadores centrales eran muy frecuentes y tenían algunas ventajas sobre los de plano focal, según afirman varios expertos. Una de estas, es que son menos trepidantes y, para exposiciones largas, hay menos riesgo de que la foto salga movida. Se considera una exposición larga por debajo de 1/30 de segundo.

Por cierto, habréis observado que en los viejos objetivos existen una serie de números precedidos por una “f” que son los que indican precisamente la velocidad de obturación medida de en segundos; así f1 es exactamente un segundo, f1/2 es medio segundo y f1/1000 es una milésima de segundo.

Los obturadores centrales, salvo alguna muy rara excepción tienen limitada la velocidad a 1/500, aunque hubo algún modelo que llegó a 1/2000 pero sin demasiado éxito. Por la parte baja no hay problema.

Otra ventaja de los centrales es que sincronizan con el flash a cualquier velocidad de obturación, cosa que los de plano focal solo pueden hacer normalmente a 1/60 y 1/125, aunque también hay alguna excepción que lo pude hacer a 1/250, pero es eso, una excepción.

Centrales y plano focal

Los obturadores centrales son distintos unos de otros y cada cámara lleva el suyo y, también, parece que son más caros de fabricar. Insisto en que hoy ya se usan muy poco.

Los de plano focal, al estar insertados en el cuerpo de la cámara admiten cualquier tipo de objetivo (siempre que sea adaptable) y son más eficaces a la hora de tomar la imagen. Hay que aclarar que hacen un barrido, mientras que los centrales “congelan” por completo la imagen.

Prontor: Grandes fabricantes como Zeiss Ikon, utilizaron obturadores de calidad demostrada como los Prontor fabricado por Gauthier.

Prontor: Grandes fabricantes como Zeiss Ikon, utilizaron obturadores de calidad demostrada como los Prontor fabricado por Gauthier.

Los obturadores de cortinillas de tela son menos duraderos pero, a cambio, no tan delicados si accidentalmente se tocan con los dedos; se desplazan horizontalmente. Los metálicos son muy delicados y se mueven verticalmente.

A lo largo de la historia han sido muchos los grandes fabricantes de obturadores, como Deckel y Gauthier el Alemania, Eastman en EE.UU y Seiko en Japón que han dado grandes marcas como Prontor o Vario, entre otras muchas. Una buena forma de saber más es acudir a la página www.camarassinfronteras.com

En definitiva, conviene conocer qué tipo de obturador tiene nuestra cámara porque su calidad y precisión va a ser muy importante a la hora del resultado final.

(*) Txema Ruiz es periodista especializado en fotografía y economía @txemaruiz

Otras entradas de: Lo mío son las fotos

Etiquetado con:

10:00

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?