El “padre” de Conan el Bárbaro murió hace ahora 80 años…, de un disparo en la cabeza

Robert Ervin Howard, referente fundamental del género de fantasía heroica, creador del subgénero conocido como “espada y brujería” y padre de Conan el Bárbaro, se suicidó hace 80 años pero a diferencia de su personajes más famoso no utilizó espadas ni hachas de guerra sino un Colt 380 automático.


Nacido en enero de 1906 en la localidad texana de Peaster, transmutó su inicial carácter enfermizo por otro robusto y fornido gracias a su fuerza de voluntad y su afición al gimnasio y el boxeo, pero nunca pudo cambiar una personalidad solitaria, introvertida y depresiva que, a la postre, le empujó a la muerte a la temprana edad de treinta años ante la acumulación de dificultades existenciales.



Conan el Bárbaro


Su interés por la lectura, en especial por los libros de Historia, y su propia capacidad intelectual le permitieron atesorar una gran erudición que serviría como sólida base para la creación de un popular universo literario: la Era Hiboria, que imaginó temporalmente entre el hundimiento de la legendaria Atlántida -Atlantis, en sus relatos- y las primeras migraciones históricas de los pueblos indoarios.


En 1924 vendió por 16 dólares de la época su primer relato profesional, La lanza y la espada, para su publicación en la revista pulp (literatura popular) Weird Tales, donde aparecieron también otras obras de muchos grandes del género fantástico en EE.UU., como Clark Ashton Smith, Robert Bloch, H.P.Lovecraft o Virgin Finlay además de reediciones de textos antiguos de Edgar Allan Poe o Ambrose Bierce.




A partir de ese momento, su fértil imaginación alumbró las aventuras de un sinfín de personajes, entre otros las del picto Bran Mak Morn en guerra contra las legiones romanas invasoras en Inglaterra, el puritano del siglo XVII Solomon Kane que combate al mal con ayuda de un talismán vudú, el aventurero Kirby O’Donnell en Oriente Medio o el pistolero texano Francis Xavier Gordon alias El Borak que acaba llegando a Afganistán.



Muy interesado en asuntos como la evolución racial, la eugenesia, la reencarnación o el conflicto entre civilización y barbarie, su principal creación fue Conan de Cimmeria, personaje que apareció por primera vez en el cuento El fénix en la espada en diciembre de 1932.


Este guerrero, nacido en un campo de batalla y capaz de vencer a todo tipo de adversarios, incluidos brujos y monstruos, demuestra la fascinación de Howard por el concepto del superhombre de Nietzsche, ya que actúa con total libertad sin dejarse esclavizar por una moral “civilizada”, si bien respeta su propio código personal que incluye la valentía, la lealtad y el respeto por la mujer, entre otros valores.


Ello le permite ejercer de vagabundo, ladrón, mercenario, pirata, soldado y, finalmente, acceder con ayuda de su fuerza e ingenio al trono de Aquilonia, el mayor de los reinos civilizados hiborios.


En sólo cuatro años, entre 1932 y 1936, Howard escribió una veintena de cuentos y una novela sobre Conan, algunos de los cuales no vieron la luz hasta muchos años después de su suicidio, pero hubo que esperar al 2003 para leer una edición crítica que los recopilara siguiendo el orden en el que fueron concebidos.


De hecho, la primera traducción al español de las aventuras del cimmerio no se publicó hasta 1973 gracias a la editorial Bruguera.




Autores como L. Sprague de Camp, Lin Carter o Poul Anderson entre otros se encargaron de finalizar los relatos inacabados por Howard, así como de escribir los suyos propios dotando progresivamente de solidez y coherencia a la creación original.



El éxito del personaje le llevó al comic, el cine, los juegos de rol, la televisión y los videojuegos e incluso a parodias afortunadas como Groo el Errante del dibujante Sergio Aragonés o Cohen el Bárbaro de Terry Pratchett.


Arnold Schwarzenegger fue el encargado de dar vida al primer Conan cinematográfico en 1982, además de fijar la imagen moderna del bárbaro que le representa como un musculado culturista de gimnasio armado con espada y de mentalidad simple, algo alejado del personaje original.


Con todo, Conan es una evolución de un personaje previo creado pocos años antes por el mismo Howard: Kull de Valusia, que de acuerdo con la mitología hiboria, habría luchado y llegado a rey él también unos 8.000 años antes, en Atlantis, cuando la isla no había sido sumergida por un cataclismo.


Si hubiera vivido hoy día, este autor no tendría problemas de dinero, pues sus creaciones son enormemente rentables en distintos formatos, pero en los años 30′ del siglo XX, el mundo estaba sumergido en la crisis desatada por la Gran Depresión generada en los EE.UU. y las dificultades económicas agobiaban a gran parte de la población.




A primera hora de la mañana del 11 de junio de 1936, Howard se dejó llevar por la desesperanza total: su madre Hester Jane, que le sobreprotegió durante toda su vida y con la que mantenía una relación obsesiva, había entrado en coma por culpa de la tuberculosis y el desenlace fatal era cuestión de poco tiempo.



A ello se sumaba el rechazo de Farnsworth Wright, el editor de Weird Tales, a uno de sus relatos, pese a que le debía 800 dólares por publicaciones anteriores por culpa de los problemas económicos que atravesaba la revista.


Los retrasos en el cobro habían forzado al escritor a alojarse en la pensión más humilde, saltarse comidas y endeudarse progresivamente para pagar además los gastos médicos de su madre.


Por si fuera poco, la única novia que había tenido, Novalyne Price, le había abandonado por otro de sus amigos, lo que reforzó su carácter huraño.


El desánimo del autor llegó a ser tal que su anciano padre ya le había incautado una pistola de su propiedad porque sabía que pensaba seriamente en el suicidio, pero Howard pidió a su amigo Lindsey Tyson que le prestara su arma sin decirle para qué pensaba utilizarla.


Tras confirmar que su madre moriría sin recuperar la conciencia, Howard se metió en su coche y se disparó a la sien antes de desplomarse sobre el volante; la gravísima herida le produjo la muerte a las cuatro de aquella misma tarde y su madre falleció al día siguiente…, el 14 de junio ambos compartieron funeral y sepultura en el cementerio de Greenleaf en Brownwood.


Lovecraft había bautizado tiempo atrás a Howard como Two Gun Bob (Bob Dos Pistolas) por su origen texano: no imaginaba entonces que su irónico apodo acabaría convirtiéndose en un presagio de muerte violenta.

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90 Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCityBlogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?