Pilar Márquez: “Tenemos que hacer más fácil la literatura”

Los editores “tenemos que hacer más fácil la literatura y no poner cortapisas, porque no se puede decir que en España sobren lectores”, ha advertido a Efe Pilar Márquez, fundadora de la editorial malagueña El Transbordador, especializada en género fantástico “y otros universos a los que nos guíe la curiosidad”.

Literatura en ambos formatos


Por ello, se muestra partidaria de “escoger los dos formatos”, tanto el papel como el electrónico, a la hora de publicar, si bien “normalmente editamos primero libros físicos, a no ser que detectemos que un título en ‘eBook’ tiene una especial demanda”.

En lo particular, “me gusta más el papel, pero para libros largos, sagas, etc., me resulta más útil leer en formato electrónico”.

Márquez dice entender las críticas “acertadas” hacia los precios “en general elevados” de algunas publicaciones electrónicas, pero indica que en el caso de El Transbordador “ajustamos muchísimo el precio siempre, porque funcionamos mucho por principios: nuestros libros no sólo son de calidad sino baratos y eso me permite dormir tranquila, es un empeño personal…”

El proyecto de Ediciones El Transbordador surgió hace menos de tres años como evolución de una pequeña librería física de segunda mano, Hombrecillos Verdes, que más tarde empezó a vender también novedades “pero necesitábamos dar un salto e ir más allá”.

Sin embargo, en la actualidad “si quieres que prospere, no puedes tener una librería y punto; necesitas dinamizar el local, convertirlo en un centro cultural que protagonice actos continuamente…, eso requiere muchos recursos”, por lo que los socios optaron por poner en marcha la editorial, como iniciativa independiente de la librería, que se mantiene ‘on line’ .



El nombre de la editorial simboliza “todo lo que nos mueve: el descubrimiento, la exploración, llegar a lo más ignoto…” y no sólo en el ámbito del género fantástico, puesto que “me gusta mucho la ciencia ficción pero también el realismo mágico y todo lo que oscila entre géneros”, por lo que “no renunciamos a abrir fronteras y acercarnos a otro tipo de obras: al fin y al cabo todo es literatura”.

Evitar los corsés y la homogeneización es una de sus aspiraciones pues “mucha gente tiende a la endogamia, a hablar siempre de lo mismo, con las mismas ideas” y Márquez recuerda que “el mundo está lleno de opiniones y es útil y conveniente conocerlas todas, sobre todo las que están en desacuerdo contigo”, también con la idea de llegar a nuevos públicos en principio no interesados por el género fantástico.

Fandom malagueño


En es sentido ha explicado que el fandom malagueño ha ido creciendo a lo largo del último año “un poco en paralelo con el desarrollo de la editorial” y articulándose en torno a la TerMal o Tertulia Malagueña de Ciencia Ficción “donde hay gente de distinta procedencia, edad y condición” desde editores y autores hasta aficionados.

Prueba de su actividad es la aportación de manuscritos como propuestas para futuras publicaciones, un proceso que para la editorial “es, a la vez, agobiante y esperanzador”.

Por un lado, “te encuentras con un montón de textos que resulta imposible revisar y digerir con rapidez” pero, por otro lado, “me alegra mucho ver que hay tanta gente que escribe y que quiere dedicarse a esto profesionalmente”.

Entre los textos recibidos en estos casos, “hay de todo: algunos brillantes y otros que demuestran la excesiva prisa que tienen tantas personas por publicar, cuando escribir es un trabajo muy duro, más de lo que parece en un principio, y requiere una labor intensa y personal, día a día”.



Autores


Entre las últimas publicaciones de Ediciones El Transbordador figuran La era del espíritu baldío de Damián Cordones, Antrópica de Alberto Moreno y Laberinto Tennen de David Luna.

Aunque en un principio la idea era publicar “sin etiquetas”, la editorial cuenta ahora mismo con una colección específica de obra breve bautizada como Soyuz, entre cuyas novedades figuran Luz simiente de Francisco Jota-Pérez, “un artefacto poético muy interesante”, y La crucifixión de nuestro señor Jesucristo, considerada como una carrera de bicicletas cuesta arriba de Alejandro Castroguer, “un texto crudo, sin llegar a blasfemo”.

Márquez reconoce que “últimamente estamos sacando obras más difíciles, sin caer en el esnobismo”, aunque “nuestro primer libro, ‘La ciudad de heridas’ de Miguel Córdoba, ya era un poco inclasificable” al contener elementos de terror, ciencia ficción y surrealismo.

Curiosamente, Córdoba fue “nuestro primer cliente de verdad en ‘Hombrecillos Verdes’ y había autoeditado su obra: me la leí de un tirón, me pareció una maravilla, decidí publicarla” y, a pesar de lo “atrevido” de su propuesta “tuvo buenas críticas y se vendió bien”.



Márquez afirma disfrutar “mucho” de la labor de edición y, de momento al menos, no se siente tentada por la posibilidad de escribir ella.

Respecto al ritmo de publicación de El Transbordador, “en verano vamos más tranquilos y solemos aprovechar para sacar ediciones digitales” pero a partir de septiembre “vienen curvas: tenemos una selección ya preparada de obras que van a llamar la atención…” EFE

ppm
Etiquetado con:

10:00

Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?