Sergio Mars: “Se estila el pastiche pero es un error, hay que escribir con el estilo más puro posible”

“Hoy se estila el pastiche pero es un error porque avanzar en un género literario y llevarlo de verdad hasta sus últimas consecuencias requiere escribir con el estilo más puro posible” ha advertido a Efe el autor y editor valenciano Sergio Mars.

Mars, cuya última obra publicada –La búsqueda del grifonicornio (Ed. Hidra)- pertenece al género juvenil, ha insistido en que “una cosa es hacer alguna pequeña referencia a obras anteriores y otra muy diferente, fundamentar toda una novela en referencias”, lo que a su juicio es un “problema con el que tropiezan hoy muchos escritores, porque es fácil dejarse arrastrar en lugar de innovar”.

Aunque no le gusta la mezcla de registros, sí es partidario de leer “de todo, aunque haya que hacer un esfuerzo planificado”, así como de escribir textos de diversos géneros, “pero cada uno dentro de sus propias reglas”.

Autodefinido como un lector “de toda la vida”, el autor de La mirada de Pegaso o La ley del trueno ha explicado que sus inicios literarios se centraron en la ciencia ficción hard o dura, porque “tiene muchas similitudes con la construcción y defensa de un argumento científico, que es lo mío”, debido a su formación como biólogo especializado en genética.

Su obra no es extensa en publicaciones pero sí en premios, ya que ha ganado el Ignotus en las categorías de novela corta (dos veces), antología, cuento y ensayo y ha sido finalista en otras seis ocasiones -a la espera del fallo del jurado para un nuevo posible galardón, tras resultar finalista también este año en la categoría de cuento-.

El reconocimiento por el libro de ensayo se debe a su ‘La 100cia ficción de Rescepto’, donde practica “un verdadera homenaje al género a base de reseñas publicadas en mi blog, donde ejemplifico la evolución de la ciencia ficción” ya que como biólogo “intento establecer relaciones evolutivas: de dónde viene el género y hacia dónde va”.



El nombre de Rescepto nació con el e-zine que publicó durante un año con un total de cuatro números regulares más uno especial: “fue una aventura muy innovadora en su momento que acabó transformándose en el blog de reseñas y, en parte, me condujo hasta mi actual editorial, Cápside”.

El ansia por documentar esta evolución literaria le ha llevado a recopilar numerosa información sobre el género que ha terminado por darle cierto cartel de erudito del género, plasmado en numerosos artículos y conferencias, desde el desarrollo del universo de Akasa-Puspa de Juan Miguel Aguilera y Javier Redal  hasta el transhumanismo de Greg Egan.

“Para entender la ficción y para construirla yo mismo necesito entender las ideas en las que se basa, su lógica interna, da igual el género de que se trate”, explica Mars, quien recuerda que uno de sus últimas conferencias recoge los libros de J.R.R. Tolkien que leyeron los inklings, el círculo de escritores y académicos británicos de Oxford entre los que figuraban C.S. Lewis, Charles Williams y el propio Tolkien.

De hecho, “tengo un proyecto para hacer algo parecido con la fantasía”, un género que en su opinión está lastrado por El Señor de los Anillos, que define como “una obra maestra, monumental, pero que ha influido demasiado, hasta el punto de que llevamos muchos años leyendo imitaciones de todo tipo…, sólo ahora parece que está intentado cambiar un poco con gente como Joe Abercrombie“.

Ávido buscador de obras perdidas, Mars afirma estar especialmente interesado por el género fantástico antiguo, “desde la protociencia ficción hasta el gótico del XVIII”, una exploración en la que ha encontrado textos curiosos, como la secuela de la edición pirata de ‘La Guerra de los mundos’ de H.G. Wells.



El texto original del autor británico fue publicado por entregas por un editor de Boston, cambiando los escenarios del Londres victoriano por los de Estados Unidos y tuvo tanto éxito que, al finalizar la serie, el editor encargó la secuela a uno de sus redactores, el astrónomo Garrett P. Serviss.

Serviss escribió entonces Edison a la conquista de Marte, donde relata una expedición de venganza desde la Tierra al planeta rojo que “muestra las distintas sensibilidades de ambos países” porque mientras la obra original británica “estaba inspirada en la sensación de cansancio y decadencia del imperio, la secuela norteamericana muestra un aire de ‘ahora se van a enterar los marcianos’, de acuerdo con su espíritu de expansión colonial”.

Otro texto interesante es Los forajidos del aire de George Griffith, que llevaba “olvidada y sin editar desde hace casi cien años, pese a ser el precedente, aunque muchos no lo sepan, del steampunk”.

Esta novela fue publicada por Cápside, la editorial independiente de Mars, cuyo nombre procede de la cubierta proteica de los virus porque “los libros de éxito se transmiten como los virus: de persona a persona…, lo que se llama una promoción viral”, precisa.

Su editorial surgió en 2012 en un momento muy concreto en el que “tenía firmados dos libros con dos empresas, AJEC y NGG Ficción, que de pronto quebraron y me quedé con los textos en el aire, así que decidí tomar la iniciativa” y allí publicó La ley del trueno, una novela “deudora de la fantasía épica de Robert E. Howard.

En este momento afirma estar trabajando con un “proyecto antiguo, de espada y brujería, al que he dedicado 15 años, una nueva antología de relatos para la feria de CIFICOM y un taller de narraciones de terror.



El ritmo de publicación anual de Cápside es pausado pues “saco sólo uno o dos libros al año” en una situación en la que el mercado del libro es “muy cambiante, estamos en medio del cambio de paradigma y nadie sabe cómo evolucionará la situación”.

Lo único que parece claro es que publicar en España “hoy día es un problema porque se lee poco, a lo que hay que sumar que leer género fantástico es algo despreciado por mucha gente y, en un nivel de prejuicio más profundo, está lo de leer a un autor español”.

Un claro ejemplo de una situación crítica que “hay que intentar cambiar como sea” es el hecho de que “aunque ahora no nos lo creamos, en los años 90 la tirada media de un libro estaba compuesta por 10.000 ejemplares, y ya era baja, pero es que hoy no supera los 3.000”.

En el caso del libro electrónico “lo que está claro es que el modelo actual no ha funcionado”, entre otras cosas porque “lo que hacemos ahora es imitar el libro físico en una pantalla en lugar de aprovechar sus posibilidades…, es como si después de inventar la imprenta siguiéramos haciendo libros medio a mano, medio impresos”.

Por ello cree que el “ebook que hoy conocemos no tendrá nada que ver con el del futuro, que tendrá un formato diferente; ahora sólo estamos a mitad del camino”.

Mars insiste en que “es necesario que llegue mucha gente al género, pero parece que cada vez hay menos aficionados”, por lo que muestra su esperanza de que la próxima EuroCon de Barcelona pueda revitalizar el panorama “aunque el riesgo es que la convención europea canibalice a la HispaCon” o convención española.

 

10:00

Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?