ENTREVISTA

Yuval Noah Harari: probablemente somos de las últimas generaciones de sapiens

Efefuturo.- El profesor de historia y escritor israelí Yuval Noah Harari cree que probablemente la nuestra sea una de las últimas generaciones de Homo sapiens, ya que en el próximo siglo o dos “los humanos se destruirán a sí mismos o mejorarán hacia algo completamente diferente”.

<p>El profesor de historia y escritor israelí Yuval Noah Harari. Imagen facilitada por la editorial Debate.</p>

El profesor de historia y escritor israelí Yuval Noah Harari. Imagen facilitada por la editorial Debate.

Lo que venga será tan distinto, detalla a Efe este historiador, que superará las diferencias que ahora existen entre el hombre moderno y neandertales o chimpancés.

Y es que, según Harari, en las próximas décadas “vamos a convertirnos en dioses“, ya que “adquiriremos habilidades que tradicionalmente se pensaban que eran habilidades divinas”; en particular, capacidades para la ingeniería o para crear vida.
“Al igual que en la Biblia Dios creó animales, plantas y humanos de acuerdo a sus deseos, en el siglo XXI nosotros probablemente aprenderemos a diseñarlos y fabricarlos de acuerdo a los nuestros”, afirma este escritor, para quien no hay que confundir divinidad con omnipotencia.

Se usará la ingeniería genética para crear nuevos tipos de seres orgánicos, interfaces cerebro-ordenador para cíborgs y “podemos tener incluso éxito en la creación de seres completamente inorgánicos”, opina este historiador, quien resume: “los principales productos de la economía del siglo XXI no serán los textiles, vehículos y armas, sino más bien los cuerpos, cerebros y mentes”.

De Homo sapiens a Homo deus


Esto no solo será una de las mayores revoluciones de la historia, sino la mayor revolución de la biología, según Harari, quien denomina a los “descendientes” del Homo sapiens, Homo deus, porque “tendrán poderes divinos de creación y de destrucción”.

En su libro “Homo deus. Breve historia del mañana” (editorial Debate), Harari explica que este cambio será gradual “y no un apocalipsis estilo Hollywood. Homo sapiens no será exterminado por una sublevación de robots, sino que es más probable que se mejore a sí mismo paso a paso y que se una a robots y ordenadores en el proceso”.

Esto no ocurrirá ni en un día ni en un año, de hecho ya está ocurriendo por medio de innumerables actos mundanos: todos los días millones de personas deciden conceder a su teléfono inteligente un poco más de control sobre su vida o probar un nuevo medicamento antidepresivo más eficaz.

Imagen de archivo de varios móviles. EFE/Toni Albir

Imagen de archivo de varios móviles. EFE/Toni Albir



Harari defiende además que en las últimas décadas se ha conseguido controlar la hambruna, la peste y la guerra. No es que se hayan resuelto por completo, pero han dejado de ser fuerzas de la naturaleza incomprensibles e incontrolables para transformarse en retos manejables: cuando escapan a nuestro control, sospechamos que alguien debe haberla fastidiado.

“Por primera vez en la historia hoy en día mueren más personas por comer demasiado que por comer demasiado poco (…). A principios del XXI el humano medio tiene más probabilidades de morir de un atracón en un McDonald’s que a consecuencia se una sequía, el ébola o un ataque de al-Qaeda”.

Bajo control el hambre, la peste y la guerra


Por eso, si estamos poniendo bajo control el hambre, peste y guerra, ¿qué será lo que las reemplace en los primeros puestos de la agenda humana?, una cuestión que se torna “doblemente urgente” dados los inmensos nuevos poderes de la biotecnología y la tecnología de la información.

Probablemente, continúa, los próximos objetivos de la humanidad sean la inmortalidad, la felicidad y la divinidad, y ésta última, el ascenso de humanos a dioses, puede seguir cualquiera de estos tres caminos: ingeniería biológica, ingeniería cíborg e ingeniería de seres no orgánicos.
“Es vital pensar en la nueva agenda de la humanidad porque tenemos cierto margen de elección con respecto a las nuevas tecnologías”.

Este profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén asegura ser realista y subraya a Efe que nunca debemos subestimar la estupidez humana -es una de las fuerzas más importantes de la historia-, pero tampoco subestimar su sabiduría. “Sin embargo, si miro al futuro me inclino un poco más al pesimismo porque en el siglo XXI no tenemos mucho espacio para el error“.

“Si malinterpretamos las amenazas de guerra nuclear, el cambio climático y la interrupción tecnológica, tal vez nunca tengamos una segunda oportunidad”.

Trump, peligroso


Preguntado por Donald Trump, concluye: éste, el brexit y el surgimiento de movimientos nacionalistas en otras partes del mundo suponen un desarrollo muy peligroso. En el pasado, el nacionalismo era peligroso porque engendró la guerra, pero ahora lo es aún más porque, además de fomentar las guerras, es probable que impida a la humanidad resolver los problemas existenciales a los que se enfrenta.

Éstos son reales y globales: “Espero que la gente despierte a tiempo. Para eso, probablemente necesitemos una nueva ideología global que una a la humanidad”.

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90 Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

10:00

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCityBlogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?