INVESTIGACIÓN OCÉANOS

La acidificación de los océanos daña a los invertebrados marinos, según un estudio

EFEFUTURO.- Científicos alertan que la acidificación de los océanos por exceso de CO2 provoca que los organismos invertebrados o briozoos que habitan en regiones polares estén reduciendo su capacidad de calcificación y formación de los exoesqueletos que utilizan como estructura protección.

<p>Las regiones antárticas son laboratorios naturales para estudiar la biodiversidad y el impacto del cambio climático (imagen de Blanca Figuerola,

Las regiones antárticas son laboratorios naturales para estudiar la biodiversidad y el impacto del cambio climático (imagen de Blanca Figuerola, UB-IRBio).

Según un artículo publicado en la revista Marine Ecology Progress Series y firmado por Blanca Figuerola, investigadora del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona, el estudio puede abrir nuevas perspectivas para comprender los efectos globales de la acidificación en los océanos.


A escala global, el exceso de CO2 atmosférico es absorbido por las aguas del océano y provoca cambios en la química del agua; este fenómeno se está produciendo en las aguas frías del océano antártico que presentan mayores concentraciones de CO2 y menores de CaCO3, y ello reduce la disponibilidad del carbonato necesario para el proceso de calcificación.




Blanca Figuerola, investigadora del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales.

Blanca Figuerola, investigadora del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona-IRBio (imagen: Víctor Mollà facilitada por la UB).


Los esqueletos de los briozoos -como los de los corales- creados gracias a estos procesos constituyen a menudo la estructura básica de pequeños arrecifes marinos que contribuyen a la formación de los conocidos arrecifes coralinos, ecosistemas frágiles y muy sensibles a la acidificación oceánica.


Estos ecosistemas son de gran valor ecológico y social, tanto por la elevada biodiversidad que presentan como por los servicios y la utilidad que ofrecen para otras especies marinas.


Los arrecifes de coral generados gracias a los procesos de calcificación constituyen hábitats que son utilizados como zonas de reproducción, de alimentación o refugio para muchas especies de interés comercial.


“El impacto negativo de la acidificación oceánica en estos organismos también puede tener consecuencias negativas para muchas otras especies marinas de niveles tróficos superiores», advierte Blanca Figuerola. EFEfuturo

Publicado en: Ciencia

Según un artículo publicado en la revista Marine Ecology Progress Series y firmado por Blanca Figuerola, investigadora del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona, el estudio puede abrir nuevas perspectivas para comprender los efectos globales de la acidificación en los océanos.


A escala global, el exceso de CO2 atmosférico es absorbido por las aguas del océano y provoca cambios en la química del agua; este fenómeno se está produciendo en las aguas frías del océano antártico que presentan mayores concentraciones de CO2 y menores de CaCO3, y ello reduce la disponibilidad del carbonato necesario para el proceso de calcificación.




Blanca Figuerola, investigadora del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales.

Blanca Figuerola, investigadora del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona-IRBio (imagen: Víctor Mollà facilitada por la UB).


Los esqueletos de los briozoos -como los de los corales- creados gracias a estos procesos constituyen a menudo la estructura básica de pequeños arrecifes marinos que contribuyen a la formación de los conocidos arrecifes coralinos, ecosistemas frágiles y muy sensibles a la acidificación oceánica.


Estos ecosistemas son de gran valor ecológico y social, tanto por la elevada biodiversidad que presentan como por los servicios y la utilidad que ofrecen para otras especies marinas.


Los arrecifes de coral generados gracias a los procesos de calcificación constituyen hábitats que son utilizados como zonas de reproducción, de alimentación o refugio para muchas especies de interés comercial.


“El impacto negativo de la acidificación oceánica en estos organismos también puede tener consecuencias negativas para muchas otras especies marinas de niveles tróficos superiores», advierte Blanca Figuerola. EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?