INVESTIGACIÓN CÁNCER

Adelantarse a la metástasis, reto de la investigación científica

Los tumores antes de colonizar otros órganos preparan el terreno creando las condiciones óptimas para que la metástasis sea un éxito. A esas zonas con microambientes especiales se las denomina “nichos pre-metastásicos” y estudiarlos y atacarlos podría mejorar la supervivencia de pacientes con cáncer.

<p>Células metastásicas de cáncer de mama (en rojo) anidando en nichos metastásicos en el pulmón. Héctor Peinado/CNIO.</p>

Células metastásicas de cáncer de mama (en rojo) anidando en nichos metastásicos en el pulmón. Héctor Peinado/CNIO.

La primera vez que se habló de nichos pre-metastásicos fue en 2005, cuando el investigador estadounidense David Lyden, del Weill Cornell Medicine de Nueva York, demostró su existencia y constató que en ellos se pueden apreciar alteraciones que más tarde permitirán la supervivencia y crecimiento de las células tumorales.


Después, han sido muchos los trabajos que se han publicado en esta dirección. Ahora, un equipo de investigadores publica en la revista Nature Reviews in Cancer un artículo de revisión que resume los avances de la última década sobre estos nichos, cuyo estudio se ha convertido en clave para nuevas vías diagnósticas y terapéuticas.


La metástasis es la principal causa de mortalidad asociada al cáncer y su aparición sigue siendo difícil de predecir y manejar.



Predilección por colonizar determinados órganos


En el cuerpo hay órganos en los que la metástasis es más habitual, es más, cada tumor tiene predilección por colonizar zonas concretas: por ejemplo, el de mama metastatiza en pulmón, cerebro y hueso y el de páncreas en el hígado, explica a Efe Héctor Peinado, jefe del grupo de Microambiente y Metástasis del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y autor de este último artículo.


El problema, continúa, es que cuando la metástasis se produce suele ser demasiado tarde.




Sin embargo, el conocer la existencia de los nichos pre-metastásicos y sus mecanismos, los cambios que sufren los órganos antes de la llegada de las células tumorales, abre una oportunidad para los pacientes: el reto está en ser capaces de identificar los nichos antes de que se produzca la metástasis.



Para ello, los investigadores se han fijado precisamente en esas alteraciones que sufren las regiones que van a albergar metástasis: rotura vascular -las arterias comienzan a ponerse débiles-, inflamación local y remodelación del órgano, detalla Peinado.




Detalle de una prueba radiológica. EFE/Chema Moya

Detalle de una prueba radiológica. EFE/Chema Moya


Estos tres signos facilitan la aparición de una metástasis pero también pueden servir como marcadores, señala el CNIO en una nota.


“Comprender mejor la biología que determina la inflamación y la disfunción vascular en los citados nichos nos permitirá identificar terapias para bloquear la progresión de la metástasis”, apunta Haiying Zhang del Weill Cornell Medicine y coautora de la revisión.



Cómo adelantarse a la metástasis


En la actualidad la investigación va enfocada a desarrollar técnicas de imagen molecular que puedan complementar a las pruebas clásicas para analizar y detectar la formación de estos nichos o biopsias líquidas para analizar los exosomas (vesículas -pequeñas ‘burbujas’ secretadas por el tumor- que portan proteínas y material genético que actúan de avanzadilla del tumor para crear metástasis).


Además, y para tratar de evitar que se produzca metástasis, una de las cosas en las que trabaja la comunidad científica es en la posibilidad de mantener los citados nichos en un estado durmiente.


No obstante, recalca Peinado, queda mucho trabajo por hacer para trasladar estos avances del laboratorio al paciente.

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia

La primera vez que se habló de nichos pre-metastásicos fue en 2005, cuando el investigador estadounidense David Lyden, del Weill Cornell Medicine de Nueva York, demostró su existencia y constató que en ellos se pueden apreciar alteraciones que más tarde permitirán la supervivencia y crecimiento de las células tumorales.


Después, han sido muchos los trabajos que se han publicado en esta dirección. Ahora, un equipo de investigadores publica en la revista Nature Reviews in Cancer un artículo de revisión que resume los avances de la última década sobre estos nichos, cuyo estudio se ha convertido en clave para nuevas vías diagnósticas y terapéuticas.


La metástasis es la principal causa de mortalidad asociada al cáncer y su aparición sigue siendo difícil de predecir y manejar.



Predilección por colonizar determinados órganos


En el cuerpo hay órganos en los que la metástasis es más habitual, es más, cada tumor tiene predilección por colonizar zonas concretas: por ejemplo, el de mama metastatiza en pulmón, cerebro y hueso y el de páncreas en el hígado, explica a Efe Héctor Peinado, jefe del grupo de Microambiente y Metástasis del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y autor de este último artículo.


El problema, continúa, es que cuando la metástasis se produce suele ser demasiado tarde.




Sin embargo, el conocer la existencia de los nichos pre-metastásicos y sus mecanismos, los cambios que sufren los órganos antes de la llegada de las células tumorales, abre una oportunidad para los pacientes: el reto está en ser capaces de identificar los nichos antes de que se produzca la metástasis.



Para ello, los investigadores se han fijado precisamente en esas alteraciones que sufren las regiones que van a albergar metástasis: rotura vascular -las arterias comienzan a ponerse débiles-, inflamación local y remodelación del órgano, detalla Peinado.




Detalle de una prueba radiológica. EFE/Chema Moya

Detalle de una prueba radiológica. EFE/Chema Moya


Estos tres signos facilitan la aparición de una metástasis pero también pueden servir como marcadores, señala el CNIO en una nota.


“Comprender mejor la biología que determina la inflamación y la disfunción vascular en los citados nichos nos permitirá identificar terapias para bloquear la progresión de la metástasis”, apunta Haiying Zhang del Weill Cornell Medicine y coautora de la revisión.



Cómo adelantarse a la metástasis


En la actualidad la investigación va enfocada a desarrollar técnicas de imagen molecular que puedan complementar a las pruebas clásicas para analizar y detectar la formación de estos nichos o biopsias líquidas para analizar los exosomas (vesículas -pequeñas ‘burbujas’ secretadas por el tumor- que portan proteínas y material genético que actúan de avanzadilla del tumor para crear metástasis).


Además, y para tratar de evitar que se produzca metástasis, una de las cosas en las que trabaja la comunidad científica es en la posibilidad de mantener los citados nichos en un estado durmiente.


No obstante, recalca Peinado, queda mucho trabajo por hacer para trasladar estos avances del laboratorio al paciente.

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?