INVESTIGACIÓN DINOSAURIOS

Una autopista suiza esconde huellas de grandes dinosaurios carnívoros

Un equipo internacional de científicos ha analizado rastros de más de 300 huellas tridáctilas encontradas en Suiza antes de que fueran destruidas por la construcción de una autopista, huellas que ponen de manifiesto que en la zona habitaron grandes dinosaurios carnívoros hace más de 150 millones de años.

<p>Vista general de uno de los rastros de 'Megalosauripus' (A), mapa de profundidad de una de las huellas (B). Imagen ICP.</p>

Vista general de uno de los rastros de 'Megalosauripus' (A), mapa de profundidad de una de las huellas (B). Imagen ICP.

Los resultados se publican en dos artículos en las revistas Historical Biology y Plos One, y están liderados por científicos del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP).

En paleontología existe toda una disciplina basada en las huellas fosilizadas, que reciben el nombre de icnitas. Ante la imposibilidad de asociarlas a un determinado animal estas se clasifican utilizando una nomenclatura propia: icnogéneros e icnoespecies.
En Plos One se describe una nueva especie de icnita de dinosaurio carnívoro de hace más de 150 millones de años, explica el ICP, que señala que podría o no pertenecer a una nueva especie de dinosaurio.

Es una nueva huella porque en el registro no existía hasta ahora, pero para determinar si la realizó una especie de animal todavía no descrito habría que encontrar también partes del esqueleto que se pudieran asociar con ellas, lo que resulta muy poco habitual, señalan a Efe fuentes del centro.

Huellas de dinosaurios con tres dedos


Así, los investigadores analizaron diferentes rastros de huellas tridáctilas (con tres dedos) localizadas en diversos yacimientos del Cantón del Jura (Suiza, cerca de la frontera con Francia) a partir de los cuales describieron la nueva especie de huella Megalosauripus transjuranicus.

Los rastros se asignaron al icnogénero Megalosauripus por su parecido con otras huellas de este tipo, pero son “suficientemente distintas” a las que se conocían hasta el momento para considerarlas una nueva especie de huellas.
Las huellas Megalosauripus transjuranicus miden unos 45 centímetros de longitud y pertenecen a un dinosaurio carnívoro que se estima que medía entre 7 y 10 metros, dentro del rango de Allosaurus.

También se detectaron la presencia de huellas que podrían pertenecer a otro animal, posiblemente un ornitópodo, un grupo de dinosaurios herbívoros.

En el artículo de Historical Biology se describe un nuevo icnogénero y nueva icnoespecie, Jurabrontes courtedulensis, también del mismo conjunto de yacimientos; son unas de las huellas más grandes del mundo de dinosaurio carnívoro, con una longitud de 77 centímetros.
Reconstrucción de Torvosaurus, uno de los mayores dinosaurios carnívoros del Jurásico. Imagen facilitada por el ICP.Reconstrucción de Torvosaurus, uno de los mayores dinosaurios carnívoros del Jurásico. Imagen facilitada por el ICP.


Jurabrontes es una huella enorme y revela la presencia de grandes carnívoros en esta zona”, detalla Novella Razzolini, investigadora de este centro y una de las autoras de los estudios.
Los científicos creen que pueden pertenecer a dinosaurios del género Torvosaurus, que es uno de los carnívoros más grandes del Jurásico -podían alcanzar los 12 metros de largo-.

Eran de las mismas dimensiones que un carnívoro tan famoso como el Tyrannosaurus rex, que apareció varios millones de años después de Torvosaurus, durante el Cretácico superior.

Moldes de las huellas de dinosaurios en 3D


La investigadora del ICP, conjuntamente con investigadores suizos del Paléontologie A16 y del Museo de Historia Natural de Basilea, fotografiaron y obtuvieron moldes y modelos 3D de las huellas mejor conservadas.

El yacimiento se encontraba afectado por la construcción de una autopista que atraviesa el Cantón de Jura y que se inauguró en 2014; en el proceso de construcción de la autopista gran parte del yacimiento quedó destruido.

Los hallazgos ponen en valor el extraordinario registro fósil de esta zona en relación a los dinosaurios hace entre 163 y 145 millones de años, resume el ICP. Efefuturo
Los resultados se publican en dos artículos en las revistas Historical Biology y Plos One, y están liderados por científicos del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP).

En paleontología existe toda una disciplina basada en las huellas fosilizadas, que reciben el nombre de icnitas. Ante la imposibilidad de asociarlas a un determinado animal estas se clasifican utilizando una nomenclatura propia: icnogéneros e icnoespecies.
En Plos One se describe una nueva especie de icnita de dinosaurio carnívoro de hace más de 150 millones de años, explica el ICP, que señala que podría o no pertenecer a una nueva especie de dinosaurio.

Es una nueva huella porque en el registro no existía hasta ahora, pero para determinar si la realizó una especie de animal todavía no descrito habría que encontrar también partes del esqueleto que se pudieran asociar con ellas, lo que resulta muy poco habitual, señalan a Efe fuentes del centro.

Huellas de dinosaurios con tres dedos


Así, los investigadores analizaron diferentes rastros de huellas tridáctilas (con tres dedos) localizadas en diversos yacimientos del Cantón del Jura (Suiza, cerca de la frontera con Francia) a partir de los cuales describieron la nueva especie de huella Megalosauripus transjuranicus.

Los rastros se asignaron al icnogénero Megalosauripus por su parecido con otras huellas de este tipo, pero son “suficientemente distintas” a las que se conocían hasta el momento para considerarlas una nueva especie de huellas.
Las huellas Megalosauripus transjuranicus miden unos 45 centímetros de longitud y pertenecen a un dinosaurio carnívoro que se estima que medía entre 7 y 10 metros, dentro del rango de Allosaurus.

También se detectaron la presencia de huellas que podrían pertenecer a otro animal, posiblemente un ornitópodo, un grupo de dinosaurios herbívoros.

En el artículo de Historical Biology se describe un nuevo icnogénero y nueva icnoespecie, Jurabrontes courtedulensis, también del mismo conjunto de yacimientos; son unas de las huellas más grandes del mundo de dinosaurio carnívoro, con una longitud de 77 centímetros.
Reconstrucción de Torvosaurus, uno de los mayores dinosaurios carnívoros del Jurásico. Imagen facilitada por el ICP.Reconstrucción de Torvosaurus, uno de los mayores dinosaurios carnívoros del Jurásico. Imagen facilitada por el ICP.


Jurabrontes es una huella enorme y revela la presencia de grandes carnívoros en esta zona”, detalla Novella Razzolini, investigadora de este centro y una de las autoras de los estudios.
Los científicos creen que pueden pertenecer a dinosaurios del género Torvosaurus, que es uno de los carnívoros más grandes del Jurásico -podían alcanzar los 12 metros de largo-.

Eran de las mismas dimensiones que un carnívoro tan famoso como el Tyrannosaurus rex, que apareció varios millones de años después de Torvosaurus, durante el Cretácico superior.

Moldes de las huellas de dinosaurios en 3D


La investigadora del ICP, conjuntamente con investigadores suizos del Paléontologie A16 y del Museo de Historia Natural de Basilea, fotografiaron y obtuvieron moldes y modelos 3D de las huellas mejor conservadas.

El yacimiento se encontraba afectado por la construcción de una autopista que atraviesa el Cantón de Jura y que se inauguró en 2014; en el proceso de construcción de la autopista gran parte del yacimiento quedó destruido.

Los hallazgos ponen en valor el extraordinario registro fósil de esta zona en relación a los dinosaurios hace entre 163 y 145 millones de años, resume el ICP. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?