INVESTIGACIÓN ANIMALES

Los machos babuinos recurren a la intimidación sexual para controlar a las hembras

Los machos de babuinos recurren a la intimidación sexual para controlar a las hembras, según los resultados de un estudio basado en la observación durante cuatro años de los hábitos de un tipo de este tipo de monos en África y que publica la revista Current Biology.

<p>Los machos de babuinos recurren a la intimidación sexual para controlar a la hembras. Imagen de Alecia Carter.</p>

Los machos de babuinos recurren a la intimidación sexual para controlar a la hembras. Imagen de Alecia Carter.

“Nuestro descubrimiento muestra que la intimidación sexual, una forma de coerción sexual en la que la violencia y el sexo están desacoplados temporalmente, puede ser común entre los primates que viven en grupos con varios machos y hembras, como los chimpancés y los babuinos”, indicó a Efe Elise Huchard, del Instituto de Ciencias de la Evolución de Montpellier, Francia.

Según la investigadora participante en el estudio, se pensaba que las hembras gozaban de una “libertad relativa” para expresar sus preferencias sexuales en este tipo de sociedades.

¿Fuerza para aparearse?


El equipo que realizó la investigación estaba interesado en saber si los machos de los babuinos chacma estaban forzando, de formas poco evidentes, a las hembras para aparearse.

Durante cuatro años, siguieron el comportamiento de este tipo de primates y notaron que las hembras fértiles sufrían más agresiones por parte de los machos.

Según Huchard, este estudio muestra que las hembras de los babuinos chacma, “a pesar de parecer proactivas sexualmente, pueden ser muy reprimidas por machos coactivos” de esta especie.

“La coerción sexual puede, de esa forma, ser un importante factor en la relación entre machos y hembras en esas sociedades, y nuestro trabajo cuestiona el espacio de libertad que queda para la sexualidad de las hembras”, agregó.


Hembra mostrándose ante un babuino macho. Imagen de Alice Baniel.Hembra mostrándose ante un babuino macho. Imagen de Alice Baniel.


Para Huchard, las formas de violencia sexual identificadas en los babuinos pueden parecerse a algunos patrones de la intimidación en humanos, como la violencia doméstica, porque se expresan en un contexto de relaciones a largo plazo.

“Es importante mencionar que no todo lazo entre macho y hembra es violento en los babuinos, por lo que la violencia no es sistemática en ese contexto”, subrayó la investigadora.

Ya se conocía que este tipo de comportamientos existía entre los chimpancés, pero el nuevo estudio sugiere que puede ser común en las sociedades de primates salvajes, lo que abre la posibilidad de que la intimidación sexual en los seres humanos “tenga una historia evolutiva”.

Sin embargo, la investigadora advierte de que esto es solo una posibilidad y que hay otras explicaciones.

“Particularmente, sabemos que su intensidad y frecuencia varían entre las culturas humanas, lo que apunta a un fuerte componente cultural”, puntualizó.

Todavía no se sabe si los machos son “estratégicos” o si reaccionan a “cambios inmediatos en su entorno social” al acosar a las hembras.

Relaciones violentas pero también pacíficas


“También puede ser que un evento dispare el ataque, como un rival acercándose o vocalizando, o la proximidad de otro grupo babuino”, explicó la experta.

El equipo de investigación ha observado muchas variaciones entre las parejas de machos y hembras, con algunas relaciones violentas y otras muy pacíficas.

“¿Es eso debido a la personalidad del macho o de la hembra? ¿Está relacionado con estrategias sociales? ¿Pueden ser los machos violentos con una hembra y amables con otra?”, se pregunta Huchard.

En el futuro, los investigadores intentarán comprender la razón de la intimidación y dar respuesta a esas preguntas. Efefuturo
Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia
“Nuestro descubrimiento muestra que la intimidación sexual, una forma de coerción sexual en la que la violencia y el sexo están desacoplados temporalmente, puede ser común entre los primates que viven en grupos con varios machos y hembras, como los chimpancés y los babuinos”, indicó a Efe Elise Huchard, del Instituto de Ciencias de la Evolución de Montpellier, Francia.

Según la investigadora participante en el estudio, se pensaba que las hembras gozaban de una “libertad relativa” para expresar sus preferencias sexuales en este tipo de sociedades.

¿Fuerza para aparearse?


El equipo que realizó la investigación estaba interesado en saber si los machos de los babuinos chacma estaban forzando, de formas poco evidentes, a las hembras para aparearse.

Durante cuatro años, siguieron el comportamiento de este tipo de primates y notaron que las hembras fértiles sufrían más agresiones por parte de los machos.

Según Huchard, este estudio muestra que las hembras de los babuinos chacma, “a pesar de parecer proactivas sexualmente, pueden ser muy reprimidas por machos coactivos” de esta especie.

“La coerción sexual puede, de esa forma, ser un importante factor en la relación entre machos y hembras en esas sociedades, y nuestro trabajo cuestiona el espacio de libertad que queda para la sexualidad de las hembras”, agregó.


Hembra mostrándose ante un babuino macho. Imagen de Alice Baniel.Hembra mostrándose ante un babuino macho. Imagen de Alice Baniel.


Para Huchard, las formas de violencia sexual identificadas en los babuinos pueden parecerse a algunos patrones de la intimidación en humanos, como la violencia doméstica, porque se expresan en un contexto de relaciones a largo plazo.

“Es importante mencionar que no todo lazo entre macho y hembra es violento en los babuinos, por lo que la violencia no es sistemática en ese contexto”, subrayó la investigadora.

Ya se conocía que este tipo de comportamientos existía entre los chimpancés, pero el nuevo estudio sugiere que puede ser común en las sociedades de primates salvajes, lo que abre la posibilidad de que la intimidación sexual en los seres humanos “tenga una historia evolutiva”.

Sin embargo, la investigadora advierte de que esto es solo una posibilidad y que hay otras explicaciones.

“Particularmente, sabemos que su intensidad y frecuencia varían entre las culturas humanas, lo que apunta a un fuerte componente cultural”, puntualizó.

Todavía no se sabe si los machos son “estratégicos” o si reaccionan a “cambios inmediatos en su entorno social” al acosar a las hembras.

Relaciones violentas pero también pacíficas


“También puede ser que un evento dispare el ataque, como un rival acercándose o vocalizando, o la proximidad de otro grupo babuino”, explicó la experta.

El equipo de investigación ha observado muchas variaciones entre las parejas de machos y hembras, con algunas relaciones violentas y otras muy pacíficas.

“¿Es eso debido a la personalidad del macho o de la hembra? ¿Está relacionado con estrategias sociales? ¿Pueden ser los machos violentos con una hembra y amables con otra?”, se pregunta Huchard.

En el futuro, los investigadores intentarán comprender la razón de la intimidación y dar respuesta a esas preguntas. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?