BACTERIAS VIRUS

Una bacteria para esterilizar insectos y controlar la transmisión de virus

Científicos en Estados Unidos han identificado una bacteria que puede controlar la reproducción de algunos invertebrados, como insectos, y frenar la transmisión del virus del zika y el dengue a humanos, según revela un estudio publicado por la revista Nature.

<p>Imagen microscópica del virus del dengue. Crédito: Sanofi Pasteur </p>

Imagen microscópica del virus del dengue. Crédito: Sanofi Pasteur

El trabajo, desarrollado por la universidades de Vanderbilt (Tennessee) y Yale (Connecticut), describe el uso de la bacteria Wolbachia, el parásito más exitoso que se conoce, para frenar en el futuro la transmisión de estos y de otros arbovirus en humanos.



Bacteria para esterilizar insectos


Esta bacteria es capaz de infectar a una gran variedad de invertebrados, como los mosquitos, en los que toma el control de los tejidos reproductivos de las hembras para asegurar su existencia en generaciones posteriores.




La comunidad científica conoce este fenómeno desde hace décadas, pero nunca hasta ahora había logrado detectar los genes específicos que confieren a la Wolbachia su capacidad para “secuestrar” la reproducción de sus huéspedes.



Lo consigue, explican los autores en la revista Nature, a través de un proceso denominado “incompatibilidad citoplámica” (CI, en inglés), por el que los huevos de las hembras no infectadas no llegan a desarrollarse al ser fertilizados por machos infectados.


Por contra, sí se desarrollan los huevos cuando tanto la hembra como el macho están infectados.



El origen de la incompatibilidad


Los expertos identificaron dos genes de la cepa wMel de la Wolbachia, denominados “CI factor A” (cifA) y “CI factor B” (cifB), como los causantes de la incompatibilidad citoplásmica, los cuales se localizan en una parte del genoma bacteriano adquirido a partir de los virus.


Constataron que cuando una mosca macho de la fruta (Drosophila melanogaster) que ha sido modificada genéticamente para expresar esos genes se aparea con hembras no infectadas, esta produce embriones que mueren y que presentan defectos embrionales similares a los que se observan en ejemplares en estado natural.




Ejemplares de la mosca del vinagre o de la fruta, la Drosophila melanogaster. EFE

Ejemplares de la mosca del vinagre o de la fruta, la Drosophila melanogaster. EFE


Sin embargo, la unión entre machos modificados genéticamente que no están infectados con hembras infectadas con Wolbachia, pero no modificadas, produce embriones viables.


Normalmente, la Wolbachia no se encuentra en la Aedes aegypti, el mosquito que infecta a los humanos con el zika o el dengue, pero científicos en Australia ya descubrieron hace diez años que al introducir la bacteria en ese tipo de insecto impedía significativamente su propagación en esas poblaciones.


El descubrimiento de estos factores de incompatibilidad citoplásmica, destacan los autores, abre la puerta a las manipulaciones genéticas de las alteraciones reproductivas inducidas por la Wolbachia y podría ayudar a controlar la transmisión de arbovirus como el zika y el dengue en seres humanos usando vectores infectados con esta “superbacteria”. EFE

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Ciencia

El trabajo, desarrollado por la universidades de Vanderbilt (Tennessee) y Yale (Connecticut), describe el uso de la bacteria Wolbachia, el parásito más exitoso que se conoce, para frenar en el futuro la transmisión de estos y de otros arbovirus en humanos.



Bacteria para esterilizar insectos


Esta bacteria es capaz de infectar a una gran variedad de invertebrados, como los mosquitos, en los que toma el control de los tejidos reproductivos de las hembras para asegurar su existencia en generaciones posteriores.




La comunidad científica conoce este fenómeno desde hace décadas, pero nunca hasta ahora había logrado detectar los genes específicos que confieren a la Wolbachia su capacidad para “secuestrar” la reproducción de sus huéspedes.



Lo consigue, explican los autores en la revista Nature, a través de un proceso denominado “incompatibilidad citoplámica” (CI, en inglés), por el que los huevos de las hembras no infectadas no llegan a desarrollarse al ser fertilizados por machos infectados.


Por contra, sí se desarrollan los huevos cuando tanto la hembra como el macho están infectados.



El origen de la incompatibilidad


Los expertos identificaron dos genes de la cepa wMel de la Wolbachia, denominados “CI factor A” (cifA) y “CI factor B” (cifB), como los causantes de la incompatibilidad citoplásmica, los cuales se localizan en una parte del genoma bacteriano adquirido a partir de los virus.


Constataron que cuando una mosca macho de la fruta (Drosophila melanogaster) que ha sido modificada genéticamente para expresar esos genes se aparea con hembras no infectadas, esta produce embriones que mueren y que presentan defectos embrionales similares a los que se observan en ejemplares en estado natural.




Ejemplares de la mosca del vinagre o de la fruta, la Drosophila melanogaster. EFE

Ejemplares de la mosca del vinagre o de la fruta, la Drosophila melanogaster. EFE


Sin embargo, la unión entre machos modificados genéticamente que no están infectados con hembras infectadas con Wolbachia, pero no modificadas, produce embriones viables.


Normalmente, la Wolbachia no se encuentra en la Aedes aegypti, el mosquito que infecta a los humanos con el zika o el dengue, pero científicos en Australia ya descubrieron hace diez años que al introducir la bacteria en ese tipo de insecto impedía significativamente su propagación en esas poblaciones.


El descubrimiento de estos factores de incompatibilidad citoplásmica, destacan los autores, abre la puerta a las manipulaciones genéticas de las alteraciones reproductivas inducidas por la Wolbachia y podría ayudar a controlar la transmisión de arbovirus como el zika y el dengue en seres humanos usando vectores infectados con esta “superbacteria”. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?