INVESTIGACIÓN HURACANES

Barcos naufragados ayudarán a predecir huracanes

EFEFUTURO.- La predicción de huracanes será al menos tres veces más precisa de ahora en adelante gracias al análisis por parte de científicos de EE.UU. y España de buques españoles hundidos en el Caribe en los siglo XVI y XVII, según publica hoy Proceedings of The National Academy os Sciences (PNAS).

Barcos naufragados ayudarán a predecir huracanes
“El mayor hallazgo de nuestro estudio es la mejora de la precisión de los modelos de predicción de huracanes”, explicó a Efe la profesora de la Universidad de Arizona que lideró el estudio, Valerie Trouet.

El estudio, del que también formaron parte la Universidad de Misisipi (EE.UU.) y la de Santiago de Compostela (España) hace dos grandes aportaciones: una cuantitativa y otra cualitativa.
Por un lado, el acotamiento de los periodos de estudio ha sido posible gracias a que en lugar de estudiar “sedimentos marinos”, como se hacía hasta la fecha, el presente estudio analiza directamente los barcos, cuya construcción se puede atribuir a una década en concreto, apuntó Trouet.

“Los sedimentos marinos tienen mucha menor resolución, ofrecen dos o tres puntos de datos por cada siglo, así que no nos decían nada a nivel de décadas”, enfatizó la investigadora de Arizona.

Así, la nueva escala de decenios se podrá implementar en los modelos de estudio de comportamiento de huracanes ya existentes.

La importancia en la predicción de huracanes


La previsión temprana y precisa de los huracanes es importante para limitar su impacto, preparar la zona afectada y evacuar a los habitantes, lo que puede implicar salvar vidas.

Por otro lado y en términos cuantitativos, el estudio aporta una cantidad de datos sin precedentes, ya que los primeros huracanes en el Caribe de que se tenía registro comenzaban en el año 1850.

Con este nuevo estudio, los primeros datos ya se remontan en más de tres siglos, hasta el año 1500, poco después de la llegada de Cristóbal Colón al continente, en 1492.

La dendro-arqueóloga -especialista en datación de madera- Marta Domínguez-Delmás de la Universidad de Santiago de Compostela, fue la responsable de la datación de los buques mediante el método de anillos de los árboles que indica la edad del tronco.
“Nuestro hallazgo es el primero que permite hacer un análisis de la variabilidad de ciclones tropicales con una resolución de tiempo a nivel de decenios”, dijo a Efe Domínguez-Delmás.

El equipo de investigación contrastó que las tormentas fueron la principal causa de naufragio de los barcos, de acuerdo con el registro exhaustivo de los hundimientos que llevaba el Reino de España.

Con todos estos datos sobre la mesa, además del incremento de precisión y la mayor cantidad de datos, la tercera gran aportación del estudio es que arroja luz sobre la relación entre el calentamiento global y el aumento de ciclones.

El estudio “muestra una reducción de un 75 % en la actividad de los ciclones tropicales durante el período llamado Mínimo de Maunder (1645-1715), periodo en que la radiación solar alcanzó mínimos históricos”, lo que se tradujo en temperaturas generalmente frías del hemisferio norte, explicó Domínguez-Delmás.

Es decir, durante el período más frío de las últimas décadas fue cuando hubo menos huracanes, mientras en los períodos de más altas temperaturas es cuando se han registrado más ciclones.

Por tanto, y a pesar de la complejidad de factores causantes de los ciclones, los científicos señalan que en un futuro con más gases contaminantes donde el efecto invernadero y el calentamiento global toman fuerza, la formación de ciclones es más probable. EFE

 
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
“El mayor hallazgo de nuestro estudio es la mejora de la precisión de los modelos de predicción de huracanes”, explicó a Efe la profesora de la Universidad de Arizona que lideró el estudio, Valerie Trouet.

El estudio, del que también formaron parte la Universidad de Misisipi (EE.UU.) y la de Santiago de Compostela (España) hace dos grandes aportaciones: una cuantitativa y otra cualitativa.
Por un lado, el acotamiento de los periodos de estudio ha sido posible gracias a que en lugar de estudiar “sedimentos marinos”, como se hacía hasta la fecha, el presente estudio analiza directamente los barcos, cuya construcción se puede atribuir a una década en concreto, apuntó Trouet.

“Los sedimentos marinos tienen mucha menor resolución, ofrecen dos o tres puntos de datos por cada siglo, así que no nos decían nada a nivel de décadas”, enfatizó la investigadora de Arizona.

Así, la nueva escala de decenios se podrá implementar en los modelos de estudio de comportamiento de huracanes ya existentes.

La importancia en la predicción de huracanes


La previsión temprana y precisa de los huracanes es importante para limitar su impacto, preparar la zona afectada y evacuar a los habitantes, lo que puede implicar salvar vidas.

Por otro lado y en términos cuantitativos, el estudio aporta una cantidad de datos sin precedentes, ya que los primeros huracanes en el Caribe de que se tenía registro comenzaban en el año 1850.

Con este nuevo estudio, los primeros datos ya se remontan en más de tres siglos, hasta el año 1500, poco después de la llegada de Cristóbal Colón al continente, en 1492.

La dendro-arqueóloga -especialista en datación de madera- Marta Domínguez-Delmás de la Universidad de Santiago de Compostela, fue la responsable de la datación de los buques mediante el método de anillos de los árboles que indica la edad del tronco.
“Nuestro hallazgo es el primero que permite hacer un análisis de la variabilidad de ciclones tropicales con una resolución de tiempo a nivel de decenios”, dijo a Efe Domínguez-Delmás.

El equipo de investigación contrastó que las tormentas fueron la principal causa de naufragio de los barcos, de acuerdo con el registro exhaustivo de los hundimientos que llevaba el Reino de España.

Con todos estos datos sobre la mesa, además del incremento de precisión y la mayor cantidad de datos, la tercera gran aportación del estudio es que arroja luz sobre la relación entre el calentamiento global y el aumento de ciclones.

El estudio “muestra una reducción de un 75 % en la actividad de los ciclones tropicales durante el período llamado Mínimo de Maunder (1645-1715), periodo en que la radiación solar alcanzó mínimos históricos”, lo que se tradujo en temperaturas generalmente frías del hemisferio norte, explicó Domínguez-Delmás.

Es decir, durante el período más frío de las últimas décadas fue cuando hubo menos huracanes, mientras en los períodos de más altas temperaturas es cuando se han registrado más ciclones.

Por tanto, y a pesar de la complejidad de factores causantes de los ciclones, los científicos señalan que en un futuro con más gases contaminantes donde el efecto invernadero y el calentamiento global toman fuerza, la formación de ciclones es más probable. EFE

 

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?