CIENCIA MUJER

IWC concede becas a científicas para conciliar investigación y familia

Conciliar la carrera científica de las mujeres con su estabilidad familiar es uno de los objetivos de las becas postdoctorado concedidas por el Instituto Weizmann de Ciencias (IWC), ha explicado a Efe su vicepresidente y licenciado en Física por la Universidad de Tel Aviv, Israel Bar-Joseph.

<p>Israel Bar-Joseph, vicepresidente del Instituto Weizmann de Ciencias y licenciado en Física por la Universidad de Tel Aviv. EFE/Manuel Moncada</p>

Israel Bar-Joseph, vicepresidente del Instituto Weizmann de Ciencias y licenciado en Física por la Universidad de Tel Aviv. EFE/Manuel Moncada

Bar-Joseph, que se encuentra en España donde ha participado en un encuentro con periodistas y científicos en la residencia personal del embajador israelí Daniel Kutner, ha alertado de que “demasiadas” mujeres se encuentran ante una “compleja disyuntiva” cuando finalizan su doctorado: “formar una familia o volcarse en su pasión, la ciencia”.

La búsqueda de esa estabilidad familiar conduce “en muchos casos” al temprano fin de una carrera científica “brillante”, algo que “de ninguna manera” puede permitirse un país como el suyo “puesto que sus motores económicos son la ciencia y la tecnología”.

Becas


Por esta razón, el IWC convoca diez becas anuales en Israel por valor de 40.000 dólares cada una, con objeto de “compensar los bajos salarios de las recién doctoradas” en cualquier institución de estudios superiores del país, de manera que puedan continuar con su labor investigadora sin renunciar a su familia.

Un buen ejemplo de esta política es la doctora e inmunóloga Yifat Merbl, experta en biología computacional y desarrolladora, entre otras investigaciones, de un método de análisis de espectrometría de masas de péptidos proteolíticos destinado a afrontar los problemas derivados de las enfermedades autoinmunes.


becas

Dr. Yifat Merbl. EFE/Manuel Moncada




Merbl, presente en este encuentro, piensa que la “losa que lastra” el desarrollo de las científicas “tiene su origen en la tradición cultural y educacional que delega en las mujeres todas las responsabilidades familiares” y plantea incluso trampas inconscientes para ellas ya que “deben aprender a valorar su propio trabajo”.

En su caso, ha reconocido que “en muchas ocasiones, he sentido la necesidad de que un compañero elogie mi labor, como si temiera que cualquier día descubrieran que no valgo para esto…”.

Las ayudas del IWC le permitieron concentrarse en su labor profesional compatibilizándola con el ámbito familiar: hoy, además de haber trabajado en distintas investigaciones está en posesión de varios premios de excelencia académica y es madre de tres hijos.

Bar-Joseph ha insistido en el caso de Merbl para demostrar que su entidad “no contrata gente para cubrir puestos por conveniencia”, sino que escoge a las personas “más preparadas” con independencia de su sexo.

En el mismo sentido, el embajador Kutner ha recordado que Israel “es un país pequeño” cuyo “activo más valioso” es el talento humano puesto que “basa su economía en el conocimiento”.

El IWC figura en sexto lugar entre 200 entidades de investigación del mundo incluidas en el Índice de Innovación Natural de 2017, que clasifica a estas instituciones -entre las cuales figuran la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) o la Universidad de Stanford- según el impacto que posee su investigación académica en la innovación. Efefuturo
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
Bar-Joseph, que se encuentra en España donde ha participado en un encuentro con periodistas y científicos en la residencia personal del embajador israelí Daniel Kutner, ha alertado de que “demasiadas” mujeres se encuentran ante una “compleja disyuntiva” cuando finalizan su doctorado: “formar una familia o volcarse en su pasión, la ciencia”.

La búsqueda de esa estabilidad familiar conduce “en muchos casos” al temprano fin de una carrera científica “brillante”, algo que “de ninguna manera” puede permitirse un país como el suyo “puesto que sus motores económicos son la ciencia y la tecnología”.

Becas


Por esta razón, el IWC convoca diez becas anuales en Israel por valor de 40.000 dólares cada una, con objeto de “compensar los bajos salarios de las recién doctoradas” en cualquier institución de estudios superiores del país, de manera que puedan continuar con su labor investigadora sin renunciar a su familia.

Un buen ejemplo de esta política es la doctora e inmunóloga Yifat Merbl, experta en biología computacional y desarrolladora, entre otras investigaciones, de un método de análisis de espectrometría de masas de péptidos proteolíticos destinado a afrontar los problemas derivados de las enfermedades autoinmunes.


becas

Dr. Yifat Merbl. EFE/Manuel Moncada




Merbl, presente en este encuentro, piensa que la “losa que lastra” el desarrollo de las científicas “tiene su origen en la tradición cultural y educacional que delega en las mujeres todas las responsabilidades familiares” y plantea incluso trampas inconscientes para ellas ya que “deben aprender a valorar su propio trabajo”.

En su caso, ha reconocido que “en muchas ocasiones, he sentido la necesidad de que un compañero elogie mi labor, como si temiera que cualquier día descubrieran que no valgo para esto…”.

Las ayudas del IWC le permitieron concentrarse en su labor profesional compatibilizándola con el ámbito familiar: hoy, además de haber trabajado en distintas investigaciones está en posesión de varios premios de excelencia académica y es madre de tres hijos.

Bar-Joseph ha insistido en el caso de Merbl para demostrar que su entidad “no contrata gente para cubrir puestos por conveniencia”, sino que escoge a las personas “más preparadas” con independencia de su sexo.

En el mismo sentido, el embajador Kutner ha recordado que Israel “es un país pequeño” cuyo “activo más valioso” es el talento humano puesto que “basa su economía en el conocimiento”.

El IWC figura en sexto lugar entre 200 entidades de investigación del mundo incluidas en el Índice de Innovación Natural de 2017, que clasifica a estas instituciones -entre las cuales figuran la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) o la Universidad de Stanford- según el impacto que posee su investigación académica en la innovación. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?