SINCROTRÓN LUZ

Bescari (directora sincrotrón ALBA): la recuperación económica no ha llegado a la ciencia

La directora del Sincrotrón Alba, Caterina Bescari, ha denunciado hoy que, aunque la crisis ha terminado y la economía se está recuperando, “la mejoría no ha llegado a la ciencia”, que tras unos duros años de recortes en inversión, “necesita la financiación más que el aire”.

<p>Imagen del cuerpo central del sincrotrón ALBA. EFE/Alberto Estévez</p>

Imagen del cuerpo central del sincrotrón ALBA. EFE/Alberto Estévez

Durante los años de crisis, “hemos sobrevivido, hemos trabajado mucho y hemos hecho muchos sacrificios pero ahora hace falta inversión, y más que por nosotros, por la sociedad”, ha advertido Bescari en el desayuno informativo de la tribuna Foro España Innova.

Bescari ha recordado que el sincrotrón Alba, situado en situado en Cerdanyola del Vallès, nació con un presupuesto de 201 millones de euros para su construcción (2003-2010) que fueron aportados por el Estado y por la Generalitat de Catalunya y que, desde entonces, y “pese a los duros tiempos pasados”, la financiación prevista “nunca ha fallado, sino que ha sido constante y puntual”.

Sin embargo, ahora hay que apostar por nuevas líneas de trabajo y nuevos instrumentos que son necesarios para hacer que este centro sea más competitivo porque “Alba es una realidad científica pero podría ser el centro de un polo científico y tecnológico aún mayor”.

Malabarismos para atraer talento


Junto a la financiación, la directora del sincrotrón Alba ha señalado también que las trabas administrativas heredadas de la crisis dificultan el trabajo del centro.

“Somos un consorcio público y desde 2012 no podemos ofrecer contratos fijos a los investigadores, y eso es una complicación en un mundo tan competitivo como la ciencia. Atraer el talento así, es complicado porque tenemos que hacer malabarismos“, ha dicho Bescari.

Ciencia básica con infinidad de aplicaciones


La responsable del sincrotrón Alba ha recordado que este acelerador de partículas utiliza la luz para analizar la materia y que este centro dedicado a la ciencia básica alberga de investigaciones que van desde el estudio de los virus, a las proteínas, las terapias contra el cáncer, la observación de tejidos y células, la ciencia de materiales, los estudios de contaminación, de composición de alimentos, etc.

“Hacemos investigaciones que van desde la mejora de componentes limpios para gasolina hasta algo tan increíble como buscar la perfección en el sabor del chocolate”, destaca Bescari.

El sincrotrón ALBA. Fuente: ALBA



Para el futuro, este centro en el que la mayor parte de los usuarios todavía procede del mundo académico frente a la empresa (en su mayor parte de la industria farmacéutica), “queremos poner en marcha un centro de microscopía avanzada, microscopios por electrones, construir un centro de biología estructural y crear un láser de electrones libres”.

Para sostener todas estas nuevas líneas de trabajo, el sincrotrón Alba debería contar con un presupuesto “real” de unos 26 millones de euros el año que viene, ya que el centro no cuenta con ayudas europeas, sino que se sustenta solo con la financiación española.

Igualdad de género


Respecto a la brecha de género en el sincrotrón Alba, Bescari ha reconocido que, como en casi todo el mundo científico, todavía hay muchas menos mujeres que hombres y para lograr la igualdad, ha advertido, “hay que empezar en los colegios”.

“Hay que acabar con los modelos actuales de educación y explicar a las niñas que tienen derecho a hacer ciencia y tecnología y eso se hace desde la primaria porque cuando llegan a la universidad ya es tarde”. EFE
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
Durante los años de crisis, “hemos sobrevivido, hemos trabajado mucho y hemos hecho muchos sacrificios pero ahora hace falta inversión, y más que por nosotros, por la sociedad”, ha advertido Bescari en el desayuno informativo de la tribuna Foro España Innova.

Bescari ha recordado que el sincrotrón Alba, situado en situado en Cerdanyola del Vallès, nació con un presupuesto de 201 millones de euros para su construcción (2003-2010) que fueron aportados por el Estado y por la Generalitat de Catalunya y que, desde entonces, y “pese a los duros tiempos pasados”, la financiación prevista “nunca ha fallado, sino que ha sido constante y puntual”.

Sin embargo, ahora hay que apostar por nuevas líneas de trabajo y nuevos instrumentos que son necesarios para hacer que este centro sea más competitivo porque “Alba es una realidad científica pero podría ser el centro de un polo científico y tecnológico aún mayor”.

Malabarismos para atraer talento


Junto a la financiación, la directora del sincrotrón Alba ha señalado también que las trabas administrativas heredadas de la crisis dificultan el trabajo del centro.

“Somos un consorcio público y desde 2012 no podemos ofrecer contratos fijos a los investigadores, y eso es una complicación en un mundo tan competitivo como la ciencia. Atraer el talento así, es complicado porque tenemos que hacer malabarismos“, ha dicho Bescari.

Ciencia básica con infinidad de aplicaciones


La responsable del sincrotrón Alba ha recordado que este acelerador de partículas utiliza la luz para analizar la materia y que este centro dedicado a la ciencia básica alberga de investigaciones que van desde el estudio de los virus, a las proteínas, las terapias contra el cáncer, la observación de tejidos y células, la ciencia de materiales, los estudios de contaminación, de composición de alimentos, etc.

“Hacemos investigaciones que van desde la mejora de componentes limpios para gasolina hasta algo tan increíble como buscar la perfección en el sabor del chocolate”, destaca Bescari.

El sincrotrón ALBA. Fuente: ALBA



Para el futuro, este centro en el que la mayor parte de los usuarios todavía procede del mundo académico frente a la empresa (en su mayor parte de la industria farmacéutica), “queremos poner en marcha un centro de microscopía avanzada, microscopios por electrones, construir un centro de biología estructural y crear un láser de electrones libres”.

Para sostener todas estas nuevas líneas de trabajo, el sincrotrón Alba debería contar con un presupuesto “real” de unos 26 millones de euros el año que viene, ya que el centro no cuenta con ayudas europeas, sino que se sustenta solo con la financiación española.

Igualdad de género


Respecto a la brecha de género en el sincrotrón Alba, Bescari ha reconocido que, como en casi todo el mundo científico, todavía hay muchas menos mujeres que hombres y para lograr la igualdad, ha advertido, “hay que empezar en los colegios”.

“Hay que acabar con los modelos actuales de educación y explicar a las niñas que tienen derecho a hacer ciencia y tecnología y eso se hace desde la primaria porque cuando llegan a la universidad ya es tarde”. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?