CIENCIA ALGAS

El calentamiento del agua favoreció la proliferación de algas tóxicas en EEUU

Efefuturo.- La enorme floración de algas tóxicas que afectó a la costa oeste de Estados Unidos en 2015 pudo deberse a un incremento en la temperatura del agua, según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

<p>Imagen de un submarinista nadando junto a un banco de peces. EFE/Dennis M. Sabangan</p>

Imagen de un submarinista nadando junto a un banco de peces. EFE/Dennis M. Sabangan

En la investigación, un grupo liderado por científicos de la Universidad Estatal de Oregón logró establecer una conexión entre los niveles de algas tóxicas y los fenómenos climáticos recurrentes como el Niño y la Oscilación del Pacífico.


Estas oscilaciones climáticas naturales provocan cambios en la temperatura del agua y variaciones en las corrientes oceánicas, entre otros efectos“, explicó a Efe Angelicque White, una de las científicas que participaron en el estudio.


Con datos históricos sobre anomalías en la temperatura del mar, la velocidad y la dirección del viento e índices de los dos eventos climáticos, los expertos fueron capaces de predecir una mayor presencia de ácido domoico en los mariscos, explicó White.


Producido por las algas Pseudo-nitzschia, este ácido no solo afecta a los animales que se alimentan de ellas, como las anchoas o los moluscos, sino que a través de ellos pasa al resto de la fauna marina.


También para los humanos es una sustancia nociva: consumir mariscos contaminados con esta toxina puede provocar desde daños gastrointestinales hasta pérdida de memoria.



La plaga de algas de 2015


La alta presencia de las algas tóxicas, que contaminaron peces y mariscos de la costa oeste de Estados Unidos, provocó en 2015 pérdidas estimadas en unos 94 millones de euros.




Imagen de un alga Gelidium. EFE

Imagen de un alga Gelidium. EFE


Por ese motivo, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) impulsó esta investigación, cuyos resultados podrán ser aprovechados por la industria pesquera de Oregón, Washington y California, los estados más afectados.


Según White, este modelo ahora permitirá a la industria pesquera tomar “medidas preventivas” en los años en los que los fenómenos climático afecten a la región.


Para los investigadores que lo diseñaron, la aparición de este modelo es más que oportuna: si la temperatura de las aguas sigue aumentando debido al cambio climático, entonces es posible que los brotes de ácido sean mayores.


El estudio podría entonces ayudar a los investigadores a determinar si los cambios llevarán a brotes más amplios como el que ha ocurrido en la costa oeste.


“Si así llegara a ser, probablemente veremos mayores efectos del ácido a lo largo de toda la cadena alimentaria marina”, añadió Bill Peterson, coautor del estudio y miembro del Departamento de Pesca de la NOAA. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia

En la investigación, un grupo liderado por científicos de la Universidad Estatal de Oregón logró establecer una conexión entre los niveles de algas tóxicas y los fenómenos climáticos recurrentes como el Niño y la Oscilación del Pacífico.


Estas oscilaciones climáticas naturales provocan cambios en la temperatura del agua y variaciones en las corrientes oceánicas, entre otros efectos“, explicó a Efe Angelicque White, una de las científicas que participaron en el estudio.


Con datos históricos sobre anomalías en la temperatura del mar, la velocidad y la dirección del viento e índices de los dos eventos climáticos, los expertos fueron capaces de predecir una mayor presencia de ácido domoico en los mariscos, explicó White.


Producido por las algas Pseudo-nitzschia, este ácido no solo afecta a los animales que se alimentan de ellas, como las anchoas o los moluscos, sino que a través de ellos pasa al resto de la fauna marina.


También para los humanos es una sustancia nociva: consumir mariscos contaminados con esta toxina puede provocar desde daños gastrointestinales hasta pérdida de memoria.



La plaga de algas de 2015


La alta presencia de las algas tóxicas, que contaminaron peces y mariscos de la costa oeste de Estados Unidos, provocó en 2015 pérdidas estimadas en unos 94 millones de euros.




Imagen de un alga Gelidium. EFE

Imagen de un alga Gelidium. EFE


Por ese motivo, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) impulsó esta investigación, cuyos resultados podrán ser aprovechados por la industria pesquera de Oregón, Washington y California, los estados más afectados.


Según White, este modelo ahora permitirá a la industria pesquera tomar “medidas preventivas” en los años en los que los fenómenos climático afecten a la región.


Para los investigadores que lo diseñaron, la aparición de este modelo es más que oportuna: si la temperatura de las aguas sigue aumentando debido al cambio climático, entonces es posible que los brotes de ácido sean mayores.


El estudio podría entonces ayudar a los investigadores a determinar si los cambios llevarán a brotes más amplios como el que ha ocurrido en la costa oeste.


“Si así llegara a ser, probablemente veremos mayores efectos del ácido a lo largo de toda la cadena alimentaria marina”, añadió Bill Peterson, coautor del estudio y miembro del Departamento de Pesca de la NOAA. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?