INVESTIGACIÓN CARDIOVASCULAR

Hallan 10 nuevas características genéticas asociadas al infarto de miocardio

EFEFUTURO.- Un equipo internacional de investigadores ha identificado diez nuevas variantes o características genéticas asociadas al riesgo de padecer cardiopatía isquémica, una dolencia que puede derivar en infarto, muerte súbita o angina de pecho y que hoy por hoy es la principal causa de muerte en Europa.

<p>EFE/Esteban Cobo</p>

EFE/Esteban Cobo

El estudio, bautizado como The CARDIoGRAMplusC4C, ha sido realizado por un consorcio internacional de investigadores y cuenta con la participación de científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM).

“Los estudios previos que habían intentado descubrir las causas (o base genética) de la cardiopatía isquémica habían identificado 48 características genéticas comunes -presentes en más del 5 % de la población- que estaban asociadas al riesgo de padecer esta dolencia y que aumentaban dicho riesgo en un 10-15 %”, explica a Efe el coordinador del grupo de investigación en epidemiología y genética cardiovascular del IMIM y coautor del trabajo, Roberto Elosua.

Sin embargo, esas 48 características genéticas comunes tan sólo explican un 6 o 7 % la base genética de esta enfermedad, es decir, “nos quedaba mucho por conocer”, reconoce el investigador.

“Pensábamos que había variantes raras -que tiene menos del 5 % de la población- que podían disparar el riesgo de desarrollar esta enfermedad, y esa era la hipótesis de partida del estudio: que ciertas variantes raras aumentaban el riesgo asociado entre dos y tres veces más”, relata Elosua.

El estudio, publicado en Nature Genetics, ha analizado diez millones de características genéticas: 6,7 millones frecuentes o comunes y 2,7 millones raras de una muestra de 61.000 pacientes con cardiopatía isquémica y 123.504 personas sanas.

La primera sorpresa es que no se han encontrado variantes raras que disparen el riesgo de padecer cardiopatía isquémica.

“Hemos encontrado variantes raras que aumentan el riesgo pero sólo un 10-15 %, es decir, lo mismo que las variantes comunes”.

El segundo hallazgo del estudio está relacionado con el descubrimiento de diez nuevas variantes genéticas relacionadas con esta enfermedad, que aumenta la lista de 48 a 58 rasgos genéticos. Dichas características explican en conjunto el 13 % de la base genética de la cardiopatía isquémica.

“Curiosamente lo que sabíamos previamente de la base genética de la enfermedad es que estaba muy relacionada con los lípidos (el colesterol) y la inflamación. A más lípidos, más riesgo; a más inflamación, más riesgo”, explica Elosua.

Sin embargo, estas diez nuevas características genéticas están relacionadas con aspectos que regulan la funcionalidad la pared de la arteria (fundamentalmente con su capacidad de relajarse o contraerse), lo que supone identificar nuevas dianas terapéuticas.

“Actualmente los fármacos utilizados para prevenir el infarto de miocardio controlan la presión arterial y el colesterol pero este hallazgo abre una nueva vía para buscar nuevos medicamentos que regulen la actividad de la arteria, y contribuir así a reducir y prevenir esta enfermedad”.

Por último, el estudio ha buscado las posibles diferencias genéticas que hay en las distintas formas de cardiopatía isquémica, y ha descubierto que comparten un 95 % de la base genética y sólo unos pocos genes están implicados en que la dolencia acabe en angina de pecho o infarto de miocardio.

El hallazgo será útil para intentar modular estos genes y sus proteínas para intentar que la enfermedad -al ser detectada en un paciente-, “progrese hacia formas más benignas y tratables como la angina y no tan graves como un infarto de miocardio”, concluye el investigador. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia

El estudio, bautizado como The CARDIoGRAMplusC4C, ha sido realizado por un consorcio internacional de investigadores y cuenta con la participación de científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM).

“Los estudios previos que habían intentado descubrir las causas (o base genética) de la cardiopatía isquémica habían identificado 48 características genéticas comunes -presentes en más del 5 % de la población- que estaban asociadas al riesgo de padecer esta dolencia y que aumentaban dicho riesgo en un 10-15 %”, explica a Efe el coordinador del grupo de investigación en epidemiología y genética cardiovascular del IMIM y coautor del trabajo, Roberto Elosua.

Sin embargo, esas 48 características genéticas comunes tan sólo explican un 6 o 7 % la base genética de esta enfermedad, es decir, “nos quedaba mucho por conocer”, reconoce el investigador.

“Pensábamos que había variantes raras -que tiene menos del 5 % de la población- que podían disparar el riesgo de desarrollar esta enfermedad, y esa era la hipótesis de partida del estudio: que ciertas variantes raras aumentaban el riesgo asociado entre dos y tres veces más”, relata Elosua.

El estudio, publicado en Nature Genetics, ha analizado diez millones de características genéticas: 6,7 millones frecuentes o comunes y 2,7 millones raras de una muestra de 61.000 pacientes con cardiopatía isquémica y 123.504 personas sanas.

La primera sorpresa es que no se han encontrado variantes raras que disparen el riesgo de padecer cardiopatía isquémica.

“Hemos encontrado variantes raras que aumentan el riesgo pero sólo un 10-15 %, es decir, lo mismo que las variantes comunes”.

El segundo hallazgo del estudio está relacionado con el descubrimiento de diez nuevas variantes genéticas relacionadas con esta enfermedad, que aumenta la lista de 48 a 58 rasgos genéticos. Dichas características explican en conjunto el 13 % de la base genética de la cardiopatía isquémica.

“Curiosamente lo que sabíamos previamente de la base genética de la enfermedad es que estaba muy relacionada con los lípidos (el colesterol) y la inflamación. A más lípidos, más riesgo; a más inflamación, más riesgo”, explica Elosua.

Sin embargo, estas diez nuevas características genéticas están relacionadas con aspectos que regulan la funcionalidad la pared de la arteria (fundamentalmente con su capacidad de relajarse o contraerse), lo que supone identificar nuevas dianas terapéuticas.

“Actualmente los fármacos utilizados para prevenir el infarto de miocardio controlan la presión arterial y el colesterol pero este hallazgo abre una nueva vía para buscar nuevos medicamentos que regulen la actividad de la arteria, y contribuir así a reducir y prevenir esta enfermedad”.

Por último, el estudio ha buscado las posibles diferencias genéticas que hay en las distintas formas de cardiopatía isquémica, y ha descubierto que comparten un 95 % de la base genética y sólo unos pocos genes están implicados en que la dolencia acabe en angina de pecho o infarto de miocardio.

El hallazgo será útil para intentar modular estos genes y sus proteínas para intentar que la enfermedad -al ser detectada en un paciente-, “progrese hacia formas más benignas y tratables como la angina y no tan graves como un infarto de miocardio”, concluye el investigador. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?