LIBRO CIENCIA

Carlos Chordá (biólogo): el pensamiento crítico, la mejor vacuna contra las pseudociencias

EFEFUTURO.- El creacionismo, la homeopatía, la astrología, la numerología, la terapia menstrual, la magnetoterapia o las terapias florales son pseudociencias, “charlatanerías”, afirma el biólogo Carlos Chordá, para quien “la mejor vacuna” para combatirlas es “pararse a pensar” y fomentar el pensamiento crítico.

<p>Chordá dice que le gustaría que quien leyera 'Más ciencia para Nicolás' dijera: me ha hecho pensar y a partir de ahora voy a buscar informació

Chordá dice que le gustaría que quien leyera 'Más ciencia para Nicolás' dijera: me ha hecho pensar y a partir de ahora voy a buscar información fiable.Imagen de archivo de varios alumnos a su llegada al colegio. EFE/MIGUEL ANGEL MOLINA.

“Hay que buscar la verdad, información fiable y no quedarse solo con las opiniones porque hay cosas que no son opinables”, señala a Efe este profesor de ciencia en secundaria en Tafalla (Navarra), quien recientemente ha publicado Más ciencia para Nicolás.

Editado por Laetoli, este libro aparece diez años después de Ciencia para Nicolás, y en ambos Chordá se dirige a un joven estudiante imaginario (Nicolás) a quien le habla de ciencia, “esa actividad humana que nos proporciona una forma de pensar racional”.
A diferencia del primero, más libro de texto, en este segundo el autor escribe sobre todo de la relación entre sociedad y ciencia, con un estilo directo y para adolescentes y adultos: “éste es más relajado, pero también más polémico; es más de chinchar”, resume.

Y es que el autor, con múltiples ejemplos, puede “chinchar” a políticos, “que saben poco de ciencia”, a farmacéuticos, que la mayoría accede a vender homeopatía, a ONG que critican los transgénicos o a medios de comunicación por sus errores científicos.

Buscar información fiable


“Me gustaría que quien lo leyera dijera: me ha hecho pensar y a partir de ahora voy a buscar información fiable”.

En definitiva, al igual que en su día a día como docente, Chordá quiere que este libro ayude a fomentar el pensamiento crítico, “bastante poco extendido entre la sociedad”, declara: “Yo no trato de convencer a nadie, sino que la gente se pare a pensar”. 

El biólogo y profesor Carlos Chordá. Autor: Mikel Berrio (imagen facilitada por Chordá).



Para eso, este profesor de Física y Química -entre otras materias- menciona por ejemplo las pseudociencias, sobre todo la homeopatía, la que “más rabia” le da por ser la más extendida y porque el hecho de que las farmacias la vendan -solo tres en España se niegan a dispensarla, dice- le da una legitimidad que es falsa.

En el capítulo “Ni medicinas ni alternativas”, este biólogo denuncia el “timo para la salud” que supone un método sin base científica y caro: “al menos las farmacias no debían ser proactivas”.

Chordá, quien recuerda que detrás de la frase “a mí me funciona” de mucha gente está el efecto placebo, asegura no entender a los médicos que la recetan y apunta que detrás de esto y de la venta en las farmacias está el factor económico: “cuando llevan años dispensando homeopatía se lo terminan creyendo, como justificación”.

“Es como si vas a un planetario y quien lo dirige es astrólogo”, lamenta este biólogo, quien celebra que la Universidad Barcelona anunciara este mes la supresión de su máster en homeopatía tras un informe de la Facultad de Medicina por falta de base científica.

En ciencia no hay bandos


Precisamente Chordá quiere que los ciudadanos no se crean todo lo que les cuentan y señala que en ciencia “no hay bandos en absoluto”.

En este sentido, pone como ejemplo que los expertos que estudian el clima tienen pruebas que demuestran que el incremento de las temperaturas está relacionado, lo más probable, con los niveles de CO2 en la atmósfera: aquí no hay bandos, prácticamente todos lo piensan.

El problema está en que en la calle se ha extendido la idea de que hay científicos que lo defienden y otros que no, y “eso es manipular las cosas”, subraya Chordá, para quien los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad a la hora de informar.

Informar y divulgar la ciencia


Si bien en general últimamente cada vez se hace más y mejor ciencia en los medios españoles, este biólogo cree que la especialización es clave, al igual que la formación y apunta que sería interesante estudiar una asignatura de ciencia en la carrera.

En cuanto a los científicos y si divulgan bien, Chordá afirma que la gran mayoría no y que, si no exigible, sería “altamente recomendable” que lo hicieran, sobre todo si sus investigaciones reciben dinero público (no obstante, los hay muy buenos y algunos -dice- están en la plataforma divulgativa Naukas.com).

“El rigor no está reñido con contar las cosas para un público generalista, lo que es más difícil”, concluye este profesor. EFEfuturo
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Ciencia
“Hay que buscar la verdad, información fiable y no quedarse solo con las opiniones porque hay cosas que no son opinables”, señala a Efe este profesor de ciencia en secundaria en Tafalla (Navarra), quien recientemente ha publicado Más ciencia para Nicolás.

Editado por Laetoli, este libro aparece diez años después de Ciencia para Nicolás, y en ambos Chordá se dirige a un joven estudiante imaginario (Nicolás) a quien le habla de ciencia, “esa actividad humana que nos proporciona una forma de pensar racional”.
A diferencia del primero, más libro de texto, en este segundo el autor escribe sobre todo de la relación entre sociedad y ciencia, con un estilo directo y para adolescentes y adultos: “éste es más relajado, pero también más polémico; es más de chinchar”, resume.

Y es que el autor, con múltiples ejemplos, puede “chinchar” a políticos, “que saben poco de ciencia”, a farmacéuticos, que la mayoría accede a vender homeopatía, a ONG que critican los transgénicos o a medios de comunicación por sus errores científicos.

Buscar información fiable


“Me gustaría que quien lo leyera dijera: me ha hecho pensar y a partir de ahora voy a buscar información fiable”.

En definitiva, al igual que en su día a día como docente, Chordá quiere que este libro ayude a fomentar el pensamiento crítico, “bastante poco extendido entre la sociedad”, declara: “Yo no trato de convencer a nadie, sino que la gente se pare a pensar”. 

El biólogo y profesor Carlos Chordá. Autor: Mikel Berrio (imagen facilitada por Chordá).



Para eso, este profesor de Física y Química -entre otras materias- menciona por ejemplo las pseudociencias, sobre todo la homeopatía, la que “más rabia” le da por ser la más extendida y porque el hecho de que las farmacias la vendan -solo tres en España se niegan a dispensarla, dice- le da una legitimidad que es falsa.

En el capítulo “Ni medicinas ni alternativas”, este biólogo denuncia el “timo para la salud” que supone un método sin base científica y caro: “al menos las farmacias no debían ser proactivas”.

Chordá, quien recuerda que detrás de la frase “a mí me funciona” de mucha gente está el efecto placebo, asegura no entender a los médicos que la recetan y apunta que detrás de esto y de la venta en las farmacias está el factor económico: “cuando llevan años dispensando homeopatía se lo terminan creyendo, como justificación”.

“Es como si vas a un planetario y quien lo dirige es astrólogo”, lamenta este biólogo, quien celebra que la Universidad Barcelona anunciara este mes la supresión de su máster en homeopatía tras un informe de la Facultad de Medicina por falta de base científica.

En ciencia no hay bandos


Precisamente Chordá quiere que los ciudadanos no se crean todo lo que les cuentan y señala que en ciencia “no hay bandos en absoluto”.

En este sentido, pone como ejemplo que los expertos que estudian el clima tienen pruebas que demuestran que el incremento de las temperaturas está relacionado, lo más probable, con los niveles de CO2 en la atmósfera: aquí no hay bandos, prácticamente todos lo piensan.

El problema está en que en la calle se ha extendido la idea de que hay científicos que lo defienden y otros que no, y “eso es manipular las cosas”, subraya Chordá, para quien los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad a la hora de informar.

Informar y divulgar la ciencia


Si bien en general últimamente cada vez se hace más y mejor ciencia en los medios españoles, este biólogo cree que la especialización es clave, al igual que la formación y apunta que sería interesante estudiar una asignatura de ciencia en la carrera.

En cuanto a los científicos y si divulgan bien, Chordá afirma que la gran mayoría no y que, si no exigible, sería “altamente recomendable” que lo hicieran, sobre todo si sus investigaciones reciben dinero público (no obstante, los hay muy buenos y algunos -dice- están en la plataforma divulgativa Naukas.com).

“El rigor no está reñido con contar las cosas para un público generalista, lo que es más difícil”, concluye este profesor. EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?