INVESTIGACIÓN CÁNCER

El CNIO crea ratones con telómeros más largos sin tocar sus genes

EFEFUTURO.- Un equipo de investigadores del CNIO ha logrado crear ratones con telómeros -extremos de los cromosomas- más largos de lo normal y con menos signos de envejecimiento molecular, y lo ha hecho sin manipular sus genes, que hasta ahora era la técnica habitual.

<p>Imagen del ojo que muestra en verde las células con telómeros hiperlargos y en rojo los telómeros. / CNIO</p>

Imagen del ojo que muestra en verde las células con telómeros hiperlargos y en rojo los telómeros. / CNIO

El estudio, realizado por el grupo de Telómeros y Telomerasa del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en colaboración con la Unidad de Ratones Transgénicos del mismo Centro, ha sido dirigido por Maria A. Blasco y por Elisa Varela, y se publica hoy en la revista científica Nature Communications.

Los científicos del CNIO han creado ratones con telómeros hiperlargos y con un menor envejecimiento molecular, con una nueva técnica basada en cambios epigenéticos, lo que supone un avance importante para la medicina regenerativa.

Los telómeros, situados en los extremos de los cromosomas, son los encargados de proteger la información genética del organismo y de mantener el estado juvenil de nuestra células.

Por que, cada vez que una célula del cuerpo se divide, copia el material genético (el ADN) de los cromosomas, pero en cada división celular, los telómeros se acortan hasta que llega un punto en que son tan cortos que se vuelven tóxicos para la célula, que deja de replicarse y es eliminada por el organismo.

Ese daño celular se va acumulando con el tiempo (envejecimiento) y, al final, aparecen las enfermedades.

Por contra, cuando los telómeros tienen una longitud extra -cosa que logró por primera vez el grupo del CNIO dirigido por Blasco con una enzima llamada telomerasa- protegen contra el envejecimiento y las enfermedades asociadas a él, alargando significativamente la vida de los ratones.

Investigaciones precedentes

En 2009, investigadores del CNIO describieron cómo el cultivo in vitro de células pluripotentes iPS (capaces de transformarse en cualquier tipo de célula como las madre) provocaba el alargamiento de los telómeros hasta generar “telómeros hiperlargos”.

Dos años después, una nueva investigación también dirigida por Elisa Varela explicaba que este fenómeno también ocurría de forma espontánea en las células madre embrionarias cultivadas in vitro, cuyos telómeros crecían hasta el doble de la longitud normal.

El trabajo publicado hoy en Nature Communications va un paso más allá y demuestra que estas células dan lugar a ratones con telómeros hiperlargos, y que envejecen más despacio.

Menos daños en el ADN y menos tumores

El estudio ha comprobado que las células con telómeros hiperlargos de estos ratones parecen ser perfectamente funcionales.

Al analizar los tejidos en diferentes momentos (0, 1, 6 y 12 meses de vida), estas células mantenían el gradiente extra de longitud (decrecían con el tiempo pero a un ritmo normal), presentaban menor acumulación de daños en el ADN y tenían mayor capacidad para la reparación de heridas en la piel.

Además, los animales tenían una menor incidencia de aparición de tumores -tanto esporádicos como inducidos- que los ratones normales.

Estos resultados demuestran que las células madre pluripotentes portadoras de telómeros hiperlargos pueden dar lugar a organismos con telómeros más largos y cuyas células se mantienen jóvenes más tiempo.

Los autores del trabajo, de izquierda a derecha: Miguel A. Muñoz-Lorente, Maria A. Blasco, Sagrario Ortega, Elisa Varela, Agueda M. Tejera. / CNIO

Los autores del trabajo, de izquierda a derecha: Miguel A. Muñoz-Lorente, Maria A. Blasco, Sagrario Ortega, Elisa Varela, Agueda M. Tejera. / CNIO

Para Varela y Blasco, se trata de “una prueba de concepto de que es posible generar tejidos adultos con telómeros más largos de lo normal en ausencia de modificaciones genéticas”.

El estudio podría ser una ventaja en el campo de la medicina regenerativa, donde se está estudiando cómo usar células iPS para generar tipos celulares adultos para terapias celulares.

El siguiente paso en el que ya trabaja el Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO será “generar una nueva especie de ratón que tenga los telómeros de todas sus células el doble de largos de lo normal”, para determinar, entre otras cosas, si estos animales vivirían más tiempo y con menos cáncer, explican Blasco y Varela. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

El estudio, realizado por el grupo de Telómeros y Telomerasa del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en colaboración con la Unidad de Ratones Transgénicos del mismo Centro, ha sido dirigido por Maria A. Blasco y por Elisa Varela, y se publica hoy en la revista científica Nature Communications.

Los científicos del CNIO han creado ratones con telómeros hiperlargos y con un menor envejecimiento molecular, con una nueva técnica basada en cambios epigenéticos, lo que supone un avance importante para la medicina regenerativa.

Los telómeros, situados en los extremos de los cromosomas, son los encargados de proteger la información genética del organismo y de mantener el estado juvenil de nuestra células.

Por que, cada vez que una célula del cuerpo se divide, copia el material genético (el ADN) de los cromosomas, pero en cada división celular, los telómeros se acortan hasta que llega un punto en que son tan cortos que se vuelven tóxicos para la célula, que deja de replicarse y es eliminada por el organismo.

Ese daño celular se va acumulando con el tiempo (envejecimiento) y, al final, aparecen las enfermedades.

Por contra, cuando los telómeros tienen una longitud extra -cosa que logró por primera vez el grupo del CNIO dirigido por Blasco con una enzima llamada telomerasa- protegen contra el envejecimiento y las enfermedades asociadas a él, alargando significativamente la vida de los ratones.

Investigaciones precedentes

En 2009, investigadores del CNIO describieron cómo el cultivo in vitro de células pluripotentes iPS (capaces de transformarse en cualquier tipo de célula como las madre) provocaba el alargamiento de los telómeros hasta generar “telómeros hiperlargos”.

Dos años después, una nueva investigación también dirigida por Elisa Varela explicaba que este fenómeno también ocurría de forma espontánea en las células madre embrionarias cultivadas in vitro, cuyos telómeros crecían hasta el doble de la longitud normal.

El trabajo publicado hoy en Nature Communications va un paso más allá y demuestra que estas células dan lugar a ratones con telómeros hiperlargos, y que envejecen más despacio.

Menos daños en el ADN y menos tumores

El estudio ha comprobado que las células con telómeros hiperlargos de estos ratones parecen ser perfectamente funcionales.

Al analizar los tejidos en diferentes momentos (0, 1, 6 y 12 meses de vida), estas células mantenían el gradiente extra de longitud (decrecían con el tiempo pero a un ritmo normal), presentaban menor acumulación de daños en el ADN y tenían mayor capacidad para la reparación de heridas en la piel.

Además, los animales tenían una menor incidencia de aparición de tumores -tanto esporádicos como inducidos- que los ratones normales.

Estos resultados demuestran que las células madre pluripotentes portadoras de telómeros hiperlargos pueden dar lugar a organismos con telómeros más largos y cuyas células se mantienen jóvenes más tiempo.

Los autores del trabajo, de izquierda a derecha: Miguel A. Muñoz-Lorente, Maria A. Blasco, Sagrario Ortega, Elisa Varela, Agueda M. Tejera. / CNIO

Los autores del trabajo, de izquierda a derecha: Miguel A. Muñoz-Lorente, Maria A. Blasco, Sagrario Ortega, Elisa Varela, Agueda M. Tejera. / CNIO

Para Varela y Blasco, se trata de “una prueba de concepto de que es posible generar tejidos adultos con telómeros más largos de lo normal en ausencia de modificaciones genéticas”.

El estudio podría ser una ventaja en el campo de la medicina regenerativa, donde se está estudiando cómo usar células iPS para generar tipos celulares adultos para terapias celulares.

El siguiente paso en el que ya trabaja el Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO será “generar una nueva especie de ratón que tenga los telómeros de todas sus células el doble de largos de lo normal”, para determinar, entre otras cosas, si estos animales vivirían más tiempo y con menos cáncer, explican Blasco y Varela. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?