INVESTIGACIÓN ANIMALES

Desvelan las relaciones evolutivas de las jirafas ibéricas del Mioceno

EFEFUTURO.- Científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han desvelado la posición en el árbol evolutivo del jiráfido ‘Decennatherium pachecoi’, una especie que vivió en España hace aproximadamente entre 11 y 9 millones de años durante el Mioceno superior.

<p>El estudio también recoge un análisis de las relaciones de parentesco de la familia de las jirafas ('Giraffidae') en el que aparecen más de 30 e

El estudio también recoge un análisis de las relaciones de parentesco de la familia de las jirafas ('Giraffidae') en el que aparecen más de 30 especies de las que se han comparado 47 caracteres morfológicos. EFE/Patrick B.Kraemer

Así lo indica un comunicado de prensa del citado organismo en el que se indica que la investigación, publicada en el ‘Journal of Vertebrate Paleontology’, “amplía el área de distribución conocida de este grupo hasta la Península Ibérica”.
El paleontólogo Israel M. Sánchez, colaborador del MNCN, ha explicado que aunque los fósiles de este animal se conocían desde hace décadas, “sus relaciones de parentesco con el resto de jirafas (fósiles y actuales) y con el otro gran jiráfido del Mioceno ibérico, ‘Birgerbohlinia’, eran aún un misterio”.

“Hasta ahora se consideraba que las dos especies de jiráfidos ibéricos del Mioceno, ‘Decennatherium pachecoi’ y ‘Birgerbohlinia schaubi’, estaban directamente emparentadas, pero los resultados de este trabajo descartan esta hipótesis”, ha matizado el científico.
El estudio del material fósil demuestra que ‘Decennatherium’ pertenecía al grupo de los ‘samoterinos’, unas jirafas gigantes extinguidas que tenían cuatro osiconos, los apéndices craneales característicos de las jirafas.

Asimismo, ‘Birgerbohlinia’ aparece como perteneciente al grupo de los ‘sivaterinos’, jiráfidos también gigantescos que habitaron la zona que va desde el norte de África hasta la India.

María Ríos, investigadora del MNCN, ha indicado que la investigación aclara que “la asociación que se hacía entre ambas especies no era correcta”.

De izquierda a derecha: Los yacimientos ibéricos donde se han encontrado fósiles de 'Decennatherium pachecoi'. Metacarpiano de 'Decennatherium pachecoi'. Vistas dorsal, palmar y proximal. Huesos recuperados del esqueleto de 'Decennatherium pachecoi'. EFE/ MNCN-CSIC

De izquierda a derecha: Los yacimientos ibéricos donde se han encontrado fósiles de ‘Decennatherium
pachecoi’. Metacarpiano de ‘Decennatherium pachecoi’. Vistas dorsal, palmar y proximal. Huesos
recuperados del esqueleto de ‘Decennatherium pachecoi’. EFE/ MNCN-CSIC


Marco natural de extensión 


Además, “hemos comprobado que el marco natural de extensión de los ‘samoterinos’ no se limitaba a Asia y a parte de la región mediterránea, sino que llegaba hasta a la Península Ibérica”, ha matizado Ríos.
El trabajo también incluye un análisis de las relaciones de parentesco de la familia de las jirafas (‘Giraffidae’), en el que aparecen más de 30 especies de las que se han comparado 47 caracteres morfológicos.

Entre las especies analizadas están los únicos representantes actuales de la familia, la jirafa (‘Giraffa camelopardalis’), y el okapi (‘Okapia johnstoni’), una especie de mamífero artiodáctilo.

Para la reunión de todos los datos requeridos para el análisis, los paleontólogos han revisado el material fósil de las colecciones del MNCN, del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y del American Museum of Natural History de Nueva York.EFEFUTURO
Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia
Así lo indica un comunicado de prensa del citado organismo en el que se indica que la investigación, publicada en el ‘Journal of Vertebrate Paleontology’, “amplía el área de distribución conocida de este grupo hasta la Península Ibérica”.
El paleontólogo Israel M. Sánchez, colaborador del MNCN, ha explicado que aunque los fósiles de este animal se conocían desde hace décadas, “sus relaciones de parentesco con el resto de jirafas (fósiles y actuales) y con el otro gran jiráfido del Mioceno ibérico, ‘Birgerbohlinia’, eran aún un misterio”.

“Hasta ahora se consideraba que las dos especies de jiráfidos ibéricos del Mioceno, ‘Decennatherium pachecoi’ y ‘Birgerbohlinia schaubi’, estaban directamente emparentadas, pero los resultados de este trabajo descartan esta hipótesis”, ha matizado el científico.
El estudio del material fósil demuestra que ‘Decennatherium’ pertenecía al grupo de los ‘samoterinos’, unas jirafas gigantes extinguidas que tenían cuatro osiconos, los apéndices craneales característicos de las jirafas.

Asimismo, ‘Birgerbohlinia’ aparece como perteneciente al grupo de los ‘sivaterinos’, jiráfidos también gigantescos que habitaron la zona que va desde el norte de África hasta la India.

María Ríos, investigadora del MNCN, ha indicado que la investigación aclara que “la asociación que se hacía entre ambas especies no era correcta”.

De izquierda a derecha: Los yacimientos ibéricos donde se han encontrado fósiles de 'Decennatherium pachecoi'. Metacarpiano de 'Decennatherium pachecoi'. Vistas dorsal, palmar y proximal. Huesos recuperados del esqueleto de 'Decennatherium pachecoi'. EFE/ MNCN-CSIC

De izquierda a derecha: Los yacimientos ibéricos donde se han encontrado fósiles de ‘Decennatherium
pachecoi’. Metacarpiano de ‘Decennatherium pachecoi’. Vistas dorsal, palmar y proximal. Huesos
recuperados del esqueleto de ‘Decennatherium pachecoi’. EFE/ MNCN-CSIC


Marco natural de extensión 


Además, “hemos comprobado que el marco natural de extensión de los ‘samoterinos’ no se limitaba a Asia y a parte de la región mediterránea, sino que llegaba hasta a la Península Ibérica”, ha matizado Ríos.
El trabajo también incluye un análisis de las relaciones de parentesco de la familia de las jirafas (‘Giraffidae’), en el que aparecen más de 30 especies de las que se han comparado 47 caracteres morfológicos.

Entre las especies analizadas están los únicos representantes actuales de la familia, la jirafa (‘Giraffa camelopardalis’), y el okapi (‘Okapia johnstoni’), una especie de mamífero artiodáctilo.

Para la reunión de todos los datos requeridos para el análisis, los paleontólogos han revisado el material fósil de las colecciones del MNCN, del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y del American Museum of Natural History de Nueva York.EFEFUTURO

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?