investigación exoplanetas

Detectan por primera vez titanio en la atmósfera de un exoplaneta

Un equipo internacional de científicos ha detectado por primera vez la presencia de elementos pesados como el óxido de titanio en la atmósfera del exoplaneta WASP-19b, uno de los más de 3.500 planetas descubiertos fuera de nuestro Sistema Solar.

<p>Recreación artística de WASP-19b. Crédito: ESO/M. Kornmesser.</p>

Recreación artística de WASP-19b. Crédito: ESO/M. Kornmesser.

El trabajo, publicado en Nature, ha sido realizado por científicos de centros de investigación de Alemania, Portugal, Reino Unido y España.

Por sus características, WASP-19b está catalogado como “Júpiter caliente“, un tipo de planeta masivo que, al contrario de lo que ocurre con los gigantes gaseosos del Sistema Solar, está muy próximo a su estrella.

De hecho, este planeta está tan cerca de su estrella madre que tiene el periodo orbital más corto jamás observado: “tarda menos de 20 horas en dar una vuelta alrededor de su estrella, frente a los 365 días que emplea la Tierra en orbitar al Sol”, ha avanzado en declaraciones a Efe el físico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y coautor del estudio Antonio Claret.

Su cercanía a su estrella madre hace que el planeta esté “muy achatado y deformado por las fuerzas de marea del astro”, porque se encuentra “cerca del límite de Roche, que es la distancia mínima a la que un planeta puede aproximarse a su estrella madre sin ser destruido por las fuerzas de marea”.

“WASP-19b está muy cerca de ese punto, y probablemente con el tiempo las fuerzas de cohesión no serán suficientes y acabará siendo destruido por las fuerzas de marea de la estrella“, sostiene Claret.

De hecho, “ya hemos iniciado el estudio teórico de este sistema para comprobar cómo evolucionan las fuerzas de marea en condiciones tan extremas”, apunta el físico.

Salvo por esta cuestión, este exoplaneta es bastante parecido a nuestro Júpiter, un poco mayor y con un 15 % más de masa pero con una temperatura por encima de los 2.000 grados centígrados.
El eclipse podrá ser visto a lo largo de una franja de más de 110 kilómetros de ancho que atraviesa el país desde la costa del Pacífico a la del Atlántico, partiendo de Oregón a Carolina del Sur, en la que la Luna cubrirá completamente el disco visible del Sol. NASA.

WASP-19b cuenta con una estrella madre similar al Sol. Imagen de la NASA.




Su estrella madre es muy parecida al Sol, con un 90 % de la masa solar y una temperatura también muy similares, aunque este astro rota “unas tres veces más rápido que nuestro Sol”, puntualiza.

Separando la luz


Aunque este sistema planetario ya se conocía, el estudio se ha llevado a cabo en los últimos dos años, en los que un equipo multidisciplinar de científicos ha hecho “grandes esfuerzos de observación y cálculos teóricos para obtener el espectro puro de la atmósfera de WASP-19b”.

Desde el punto de vista técnico, la observación se ha llevado a cabo con el instrumento FORS2, acoplado al Very Large Telescope de ESO (VLT) de Chile y encargado de analizar cuidadosamente la luz procedente del sistema observado.

El espectro de transmisión -la técnica utilizada en el estudio- ha permitido evaluar los dos espectros de luz (el del planeta y su estrella) en diferentes fases.

La técnica permite separar la luz de ambos astros y, mediante espectroscopía de alta resolución, se determinan los elementos químicos que componen la atmósfera del planeta.

Posteriormente, los científicos llevaron a cabo una serie de correcciones necesarias para eliminar la influencia de la atmósfera terrestre y de las manchas de tipo solar, perturbaciones que son eliminadas mediante cálculos matemáticos.

Titanio, agua y polvo en suspensión


Todo este trabajo ha permitido determinar, por primera vez y con un alto grado de fiabilidad, que la atmósfera de WASP-19b tiene óxido de Titanio y otros elementos como agua, sodio o calima (polvo en suspensión).

Encontrar óxido de titanio es importante porque ayudará a comprender cómo se comporta este material en condiciones extremas, y es que, en altas temperaturas, este material absorbe el calor, lo que determina la estructura de la temperatura atmosférica y la circulación, “algo así como lo que hace el ozono de la Tierra, que absorbe la luz ultravioleta y protege el planeta”, puntualiza Claret. EFE

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login