INVESTIGACIÓN TESTOSTERONA

Diseñan un sensor de fibra óptica para detectar testosterona en orina y agua

El profesor riojano de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) Miguel Hernáez ha avanzado a Efe que va a diseñar unos sensores de fibra óptica para medir la presencia de testosterona y podrían aplicarse para detectar esta sustancia en la orina en controles de dopaje o en aguas contaminadas.

<p>Un científico en un laboratorio. EFE IMRE Foldi</p>

Un científico en un laboratorio. EFE IMRE Foldi

Miguel Hernáez Sáenz de Záitigui (Cuzcurrita de Río Tirón, La Rioja, 1980) ha conseguido un contrato de investigación Marie Sklodowska-Curie concedido por la Unión Europea (UE) para desarrollar este proyecto durante los próximos dos años en la Universidad de East Anglia, en Norwich (Reino Unido).

La metodología que desarrollarán es “muy novedosa”, ya que no se ha utilizado “nunca”, y si funciona, ha aclarado que se podría aplicar para desarrollar sensores utilizables en la detección de otras moléculas.

Hernáez, quien ha pasado unos días en su localidad natal, ha explicado que se eligió la testosterona en este proyecto porque su detección tiene aplicaciones en medicina y en medio ambiente y, además, por sus características, es “totalmente afín” a los polímeros que desarrolla la Universidad de East Anglia.

Entre las posibles aplicaciones figuran los controles de dopaje

Entre las posibles aplicaciones de los frutos de esta investigación, ha citado su uso en los análisis de orina de los controles de dopaje, dado que la testosterona puede utilizarse para mejorar el rendimiento deportivo y en otras pruebas de salud para medir la fertilidad.

También se podría usar en controles medioambientales para evaluar la composición del agua porque esta hormona sexual masculina empeora su calidad, ha asegurado.

El estudio de este doctor en Ingeniería de Telecomunicación será supervisado por Andrew G. Mayes, profesor de la Escuela de Química de la Universidad de East Anglia y líder de un equipo de investigación que colabora con el Grupo de Sensores de Fibra Óptica de la UPNA, con el que Hernáez realizó su tesis doctoral.

Un hombre trabajando en el laboratorio. EFE Antonio Lacerda

Un hombre trabajando en el laboratorio. EFE Antonio Lacerda

Aunque hasta el próximo mes de septiembre no comenzará esta investigación, en la actualidad ya se encuentra en la Universidad de East Anglia, donde intentará dar alguna clase relacionada con la electrónica digital, como hace habitualmente en Pamplona.

El Grupo de Sensores de Fibra Óptica de la UPNA se encarga de diseñar distintos tipos de dispositivos en este material para medir diferentes valores, como temperatura, humedad y gases, ha explicado.

Se han desarrollado también biosensores

Además, han desarrollado biosensores para detectar la presencia de determinadas moléculas.

Por su parte, el grupo de investigación liderado por el profesor Andrew G. Mayes se dedica a elaborar unos materiales especiales de polímeros que son capaces de cambiar su estructura en presencia de una molécula determinada.

En su proyecto, Hernáez pretende combinar el trabajo de ambos equipos universitarios para poder fabricar nuevos sensores de fibra óptica.

Según ha relatado, los polímeros del grupo del profesor Mayes son “muy versátiles”, de modo que se pueden desarrollar para moléculas de características muy diferentes.

Tras titularse en Ingeniería de Telecomunicación en la UPNA, donde también cursó el Máster en Comunicaciones y realizó su tesis doctoral sobre sensores de fibra óptica, en los últimos nueve años ha investigado en el Grupo de Sensores de esta universidad y ha participado en diez proyectos financiados con ayudas públicas y privadas.

Este riojano ha realizado estancias de investigación durante tres periodos distintos en las universidades británicas Aston University, en Birmingham, y actualmente, en la de East Anglia. EFE.

rpi/alg

Publicado en: Ciencia

Miguel Hernáez Sáenz de Záitigui (Cuzcurrita de Río Tirón, La Rioja, 1980) ha conseguido un contrato de investigación Marie Sklodowska-Curie concedido por la Unión Europea (UE) para desarrollar este proyecto durante los próximos dos años en la Universidad de East Anglia, en Norwich (Reino Unido).

La metodología que desarrollarán es “muy novedosa”, ya que no se ha utilizado “nunca”, y si funciona, ha aclarado que se podría aplicar para desarrollar sensores utilizables en la detección de otras moléculas.

Hernáez, quien ha pasado unos días en su localidad natal, ha explicado que se eligió la testosterona en este proyecto porque su detección tiene aplicaciones en medicina y en medio ambiente y, además, por sus características, es “totalmente afín” a los polímeros que desarrolla la Universidad de East Anglia.

Entre las posibles aplicaciones figuran los controles de dopaje

Entre las posibles aplicaciones de los frutos de esta investigación, ha citado su uso en los análisis de orina de los controles de dopaje, dado que la testosterona puede utilizarse para mejorar el rendimiento deportivo y en otras pruebas de salud para medir la fertilidad.

También se podría usar en controles medioambientales para evaluar la composición del agua porque esta hormona sexual masculina empeora su calidad, ha asegurado.

El estudio de este doctor en Ingeniería de Telecomunicación será supervisado por Andrew G. Mayes, profesor de la Escuela de Química de la Universidad de East Anglia y líder de un equipo de investigación que colabora con el Grupo de Sensores de Fibra Óptica de la UPNA, con el que Hernáez realizó su tesis doctoral.

Un hombre trabajando en el laboratorio. EFE Antonio Lacerda

Un hombre trabajando en el laboratorio. EFE Antonio Lacerda

Aunque hasta el próximo mes de septiembre no comenzará esta investigación, en la actualidad ya se encuentra en la Universidad de East Anglia, donde intentará dar alguna clase relacionada con la electrónica digital, como hace habitualmente en Pamplona.

El Grupo de Sensores de Fibra Óptica de la UPNA se encarga de diseñar distintos tipos de dispositivos en este material para medir diferentes valores, como temperatura, humedad y gases, ha explicado.

Se han desarrollado también biosensores

Además, han desarrollado biosensores para detectar la presencia de determinadas moléculas.

Por su parte, el grupo de investigación liderado por el profesor Andrew G. Mayes se dedica a elaborar unos materiales especiales de polímeros que son capaces de cambiar su estructura en presencia de una molécula determinada.

En su proyecto, Hernáez pretende combinar el trabajo de ambos equipos universitarios para poder fabricar nuevos sensores de fibra óptica.

Según ha relatado, los polímeros del grupo del profesor Mayes son “muy versátiles”, de modo que se pueden desarrollar para moléculas de características muy diferentes.

Tras titularse en Ingeniería de Telecomunicación en la UPNA, donde también cursó el Máster en Comunicaciones y realizó su tesis doctoral sobre sensores de fibra óptica, en los últimos nueve años ha investigado en el Grupo de Sensores de esta universidad y ha participado en diez proyectos financiados con ayudas públicas y privadas.

Este riojano ha realizado estancias de investigación durante tres periodos distintos en las universidades británicas Aston University, en Birmingham, y actualmente, en la de East Anglia. EFE.

rpi/alg

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?