EGIPTO ARQUEOLOGÍA

Un jardín funerario en Egipto con semillas intactas de hace 4.000 años

El jardín funerario de hace 4.000 años hallado por un equipo de arqueólogos españoles en la colina de Dra Abu el-Naga, en Luxor (Egipto), conserva multitud de semillas “en perfecto estado”, que, a la espera de un análisis, podrían ser de cilantro, berenjena, cebolla o melón.

<p>Fotografía cedida por el Ministerio de Antigüedades egipcio que muestra a unos arqueólogos durante unos trabajos en un jardín funerario de hace

Fotografía cedida por el Ministerio de Antigüedades egipcio que muestra a unos arqueólogos durante unos trabajos en un jardín funerario de hace casi 4.000 años, en Luxor, Egipcio

El descubrimiento de este jardín funerario se dio a conocer ayer en El Cairo y hoy el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha ofrecido más detalles sobre el mismo que, además de confirmar las costumbres funerarias en el antiguo Egipto, abre una pequeña ventana a la botánica y medio ambiente de la antigua Tebas.


Por las representaciones en las paredes de las tumbas, los investigadores sabían de la existencia de este tipo de jardines, pero nunca antes se había encontrado uno físicamente -se habían descubierto otros dos en Amarna y Nubia pero posteriores en el tiempo y relacionados con el hábitat y no con rituales funerarios-.




“Es la primera vez que la arqueología confirma lo que se deducía por la iconografía”, ha confirmado en rueda de prensa José Manuel Galán, investigador del CSIC y director del proyecto Djehuty.



Se trata de un pequeño jardín o huerto rectangular, que estuvo elevado medio metro del suelo y dividido en cuadrados, en los que se mantienen las semillas “intactas” que se plantaron en su día.



Una tumba para un difunto de muy alto rango


Fue localizado en el patio abierto a la entrada de una tumba tallada en una roca, muy probablemente de la dinastía XII (2000 a. C), Reino Medio, -por sus dimensiones los investigadores creen que perteneció a un individuo de muy alto rango, aunque aún no saben quién. Luego la tumba fue reutilizada por otros y también saqueada-.


El jardín mide tres metros y está compartimentado en cuadrados de unos 30 centímetros y en una de sus esquinas se recuperó la raíz y el tronco de un tamarisco que aún se mantenía erguido (según las creencias del antiguo Egipto, cuando el difunto salía al exterior para disfrutar de las ofrendas esperaba en una rama de tamarisco).




Fotografía cedida por el Ministerio de Antigüedades egipcio que muestra un jardín funerario de hace casi 4.000 años descubierto en Luxor, Egipto.

Fotografía cedida por el Ministerio de Antigüedades egipcio que muestra un jardín funerario de hace casi 4.000 años descubierto en Luxor, Egipto.


Asimismo, hallaron un tazón con dátiles y frutos que pudieron entregarse como ofrenda.


La “espectacular conservación” de las semillas puede deberse a que la entrada de la tumba se llenó de arena muy fina como consecuencia de una gran riada, según Galán, quien ha recalcado que ahora hay que analizarlas para saber exactamente qué son.



Semillas de cilantro


No obstante, a simple vista llama la atención lo que “creemos podría ser cilantro”.


En este sentido, ha detallado que este se usaba mucho en la cocina, pero también por sus supuestas propiedades contra el veneno de las serpientes, tal y como lo explican los papiros médicos: en la tumba de Tutankamón se encontraron semillas de cilantro así que no es de extrañar que aquí también.


Las plantas de este jardín podrían asimismo tener un fuerte componente simbólico y un papel en los rituales funerarios. Se sabe que palmeras, sicomoros o perseas estaban asociadas con la capacidad de resurrección del difunto y plantas como la lechuga tenía connotaciones de fertilidad y por tanto de vuelta a la vida.




Otra posibilidad, según Galán, es que parte de lo allí plantado estuviera vinculado a las ofrendas; si es así, podríamos encontrar semillas de pepino, cebolla, berenjena, melón o sandía, “frutos o vegetales que sabemos se ofrecían regularmente a los muertos”.



En cuanto a si las semillas podrían volver a germinar, Galán ha relatado: “me conformo con identificar las especies y recrear lo que pudo ser el jardín ritual y a través de eso hacernos una idea del clima o medio ambiente. Lo otro es de ‘parque jurásico’; no sé si sería posible, no puedo contestar a esas preguntas”.


Además, adosada a la fachada de la tumba con la que se relaciona por el momento el jardín, descubrieron también una pequeña capilla de adobe, con tres estelas o lápidas de piedra en su interior.


Son posteriores a la tumba y al jardín; datan de la dinastía XIII, en torno al año 1800 a. C. Efefuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Humanidades

10:00

Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?