CIERVOS EVOLUCIÓN

Nuevas claves sobre el origen y evolución de los ciervos

A partir del análisis de la estructura tridimensional del oído interno de distintas especies actuales y extintas de ciervos, un equipo de investigadores ha sido capaz de revelar algunas claves hasta ahora desconocidas sobre su origen y evolución, como que el gamo actual está estrechamente emparentado con el ciervo gigante Megaloceros, que vivió en el Pleistoceno.

<p>El gamo común (Dama dama) es una de las especies actuales incluidas en el estudio. Imagen de B. Navez facilitada por el ICP.</p>

El gamo común (Dama dama) es una de las especies actuales incluidas en el estudio. Imagen de B. Navez facilitada por el ICP.

Los resultados de la investigación, en la que ha participado el investigador del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) Daniel DeMiguel, los publica la revista Scientífic Reports, que explica que la evolución de los cérvidos, una de las familias de mamíferos más diversificada, es un enigma que todavía no se ha descifrado completamente.

La investigación, en la que han participado científicos de Suiza, España, Francia, Reino Unido y China, ha utilizado técnicas de tomografía computarizada (TC) para reconstruir tridimensionalmente el oído interno de 29 especies de cérvidos, actuales y extintas.

El oído interno, clave para desvelar secretos


“El oído interno es una estructura de suma relevancia para los paleontólogos, no solo porque es el órgano responsable del sentido del equilibrio, de la audición, y el responsable de ciertos rasgos de la locomoción, sino también porque su morfología es diferente en cada linaje, y esto nos permite poder clasificar los especímenes de manera muy precisa, y testar hipótesis sobre su origen y evolución”, ha explicado DeMiguel.
“Las técnicas actuales nos permiten tomar medidas muy precisas del oído que luego podemos comparar con las actuales para observar cómo ha evolucionado esta estructura morfológica a lo largo del tiempo”, ha añadido el investigador.

El uso de este método analítico cuantitativo se ha mostrado muy preciso, ya que las conclusiones obtenidas sobre la relación entre las especies de este grupo concuerdan con los datos obtenidos mediante el análisis de ADN.

El estudio clarifica algunas cuestiones desconocidas hasta el momento, y demuestra, por ejemplo, que el ciervo gigante Megaloceros, que vivió en el Pleistoceno, está estrechamente emparentado con el actual gamo, a pesar de la diferencia de tamaño.

Alces y pequeños ciervos ratón


Del mismo modo, la investigación ha revelado que el ciervo acuático pertenece al mismo grupo que los alces y los pequeños ciervos ratón.

Los cérvidos (familia Cervidae) actuales incluyen 55 especies diferentes y es una de las familias más diversas de todos los artiodáctilos (grupo en el que se encuentran jirafas, bóvidos, mósquidos o ciervos almizcleros).

Están presentes en todos los continentes del mundo excepto en Australia y en la Antártida, aunque el grueso de grupos se concentra en América del Sur y África, y viven en ambientes que abarcan desde la tundra helada en Groenlandia a los bosques ecuatoriales de la India.

El estudio también revela que la explosión de biodiversidad que dio lugar a la mayoría de linajes que han evolucionado y llegado hasta la actualidad tuvo lugar hace 15 millones de años, unos 6 millones de años antes de lo que se creía hasta el momento, probablemente debido al desarrollo de una organización social muy compleja, con una marcada selección sexual y competencia entre machos, y de la adaptación a cambios climáticos. Efefuturo
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Ciencia
Los resultados de la investigación, en la que ha participado el investigador del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) Daniel DeMiguel, los publica la revista Scientífic Reports, que explica que la evolución de los cérvidos, una de las familias de mamíferos más diversificada, es un enigma que todavía no se ha descifrado completamente.

La investigación, en la que han participado científicos de Suiza, España, Francia, Reino Unido y China, ha utilizado técnicas de tomografía computarizada (TC) para reconstruir tridimensionalmente el oído interno de 29 especies de cérvidos, actuales y extintas.

El oído interno, clave para desvelar secretos


“El oído interno es una estructura de suma relevancia para los paleontólogos, no solo porque es el órgano responsable del sentido del equilibrio, de la audición, y el responsable de ciertos rasgos de la locomoción, sino también porque su morfología es diferente en cada linaje, y esto nos permite poder clasificar los especímenes de manera muy precisa, y testar hipótesis sobre su origen y evolución”, ha explicado DeMiguel.
“Las técnicas actuales nos permiten tomar medidas muy precisas del oído que luego podemos comparar con las actuales para observar cómo ha evolucionado esta estructura morfológica a lo largo del tiempo”, ha añadido el investigador.

El uso de este método analítico cuantitativo se ha mostrado muy preciso, ya que las conclusiones obtenidas sobre la relación entre las especies de este grupo concuerdan con los datos obtenidos mediante el análisis de ADN.

El estudio clarifica algunas cuestiones desconocidas hasta el momento, y demuestra, por ejemplo, que el ciervo gigante Megaloceros, que vivió en el Pleistoceno, está estrechamente emparentado con el actual gamo, a pesar de la diferencia de tamaño.

Alces y pequeños ciervos ratón


Del mismo modo, la investigación ha revelado que el ciervo acuático pertenece al mismo grupo que los alces y los pequeños ciervos ratón.

Los cérvidos (familia Cervidae) actuales incluyen 55 especies diferentes y es una de las familias más diversas de todos los artiodáctilos (grupo en el que se encuentran jirafas, bóvidos, mósquidos o ciervos almizcleros).

Están presentes en todos los continentes del mundo excepto en Australia y en la Antártida, aunque el grueso de grupos se concentra en América del Sur y África, y viven en ambientes que abarcan desde la tundra helada en Groenlandia a los bosques ecuatoriales de la India.

El estudio también revela que la explosión de biodiversidad que dio lugar a la mayoría de linajes que han evolucionado y llegado hasta la actualidad tuvo lugar hace 15 millones de años, unos 6 millones de años antes de lo que se creía hasta el momento, probablemente debido al desarrollo de una organización social muy compleja, con una marcada selección sexual y competencia entre machos, y de la adaptación a cambios climáticos. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?