LIBRO ELECTRÓNICO

Expertos critican las reticencias hacia el libro digital, en el III Congreso del Libro Electrónico de Barbastro

EFEFUTURO.- En el III Congreso del Libro Electrónico de Barbastro (Huesca)  los expertos que han participado han criticado hoy las reticencias de las grandes empresas editoriales a potenciar de una forma decidida el mercado digital en respuesta a la progresiva caída de las ventas de la edición en papel.

<p> La Universidad Instituto de Empresa (IE) de Segovia ha comenzado a fomentar el uso del libro electrónico entre los alumnos de primer curso de la

La Universidad Instituto de Empresa (IE) de Segovia ha comenzado a fomentar el uso del libro electrónico entre los alumnos de primer curso de la Escuela de Comunicaciones. EFE/Juan Martín Misis

Esta es una de las conclusiones que se han puesto de manifiesto en la clausura de este encuentro de referencia en torno a la realidad actual y perspectivas del libro electrónico, que este año ha ampliado sus horizontes para analizar la situación del mercado editorial digital en Hispanoamérica.

El escrito de conclusiones, redactado por el periodista Darío Pescador, comienza con el aviso dado al inicio del congreso por el editor digital Javier Celaya al advertir que a pesar de haber perdido cinco años un 40 por ciento de su cuota de mercado, el sector editorial tradicional se muestra “resistente” al cambio.

Señala el documento que por cada euro nuevo que se gana en el mercado digital se pierden tres en el del papel, y resalta que todavía para la industria tradicional una venta digital sigue siendo “no un éxito sino la pérdida de un lector en papel”.

Los expertos constatan que el crecimiento de los libros digitales, que cada vez suman más modelos, formatos y plataformas, es exponencial, lo que le permite duplicar cada año sus resultados.

Esta situación destaca el mercado digital en Latinoamérica, que superado el “campo de minas” que suponían tiempo atrás los aranceles, las divisas y la logística para convertirse en un “campo abonado” para el libro electrónico en Español.

“Cuando todo el mundo tiene la pantalla de un smartphone en la mano -subraya Pescador-, hacer las américas es hoy más que nunca un asunto de bits, no de átomos”.

El congreso ha constatado que la experiencia del libro no se transmite ahora sólo “encuadernada” sino que viaja “de pantalla y pantalla”, con multitud de comentarios en las redes sociales que pueden incrementar hasta en un 80 por ciento las ventas de un libro digital.

Los expertos señalan, además, que uno de cada cuatro libros digitales son autoeditados, una situación derivada de la creciente conciencia de los autores de no necesitar del apoyo de una gran editorial para difundir su trabajo.

A su juicio, “nuevos autores, escribiendo nuevos libros para nuevos lectores, necesitan nuevas leyes, nuevos mercados e intermediarios eficaces, que les ayuden a volar en lugar de cortarles las alas”.

El escrito de conclusiones responsabiliza, por otra parte, al “miedo” de los editores y a la “inacción” de los gobiernos a las dificultades que atraviesan las bibliotecas para adaptarse en la actualidad a su función de difundir la cultura.

Incide, asimismo, en la necesidad de “poner fin” al precio fijo por los libros digitales y de adaptarse a las demandas de los lectores y a la disposición de éstos a pagar “lo que ellos consideran justo por esa experiencia”.

Advierten que esta misma situación fue la que puso en crisis años atrás a la industria de la música y obligó a llevar un proceso de adaptación al nuevo mercado. EFEfuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Dispositivos

Esta es una de las conclusiones que se han puesto de manifiesto en la clausura de este encuentro de referencia en torno a la realidad actual y perspectivas del libro electrónico, que este año ha ampliado sus horizontes para analizar la situación del mercado editorial digital en Hispanoamérica.

El escrito de conclusiones, redactado por el periodista Darío Pescador, comienza con el aviso dado al inicio del congreso por el editor digital Javier Celaya al advertir que a pesar de haber perdido cinco años un 40 por ciento de su cuota de mercado, el sector editorial tradicional se muestra “resistente” al cambio.

Señala el documento que por cada euro nuevo que se gana en el mercado digital se pierden tres en el del papel, y resalta que todavía para la industria tradicional una venta digital sigue siendo “no un éxito sino la pérdida de un lector en papel”.

Los expertos constatan que el crecimiento de los libros digitales, que cada vez suman más modelos, formatos y plataformas, es exponencial, lo que le permite duplicar cada año sus resultados.

Esta situación destaca el mercado digital en Latinoamérica, que superado el “campo de minas” que suponían tiempo atrás los aranceles, las divisas y la logística para convertirse en un “campo abonado” para el libro electrónico en Español.

“Cuando todo el mundo tiene la pantalla de un smartphone en la mano -subraya Pescador-, hacer las américas es hoy más que nunca un asunto de bits, no de átomos”.

El congreso ha constatado que la experiencia del libro no se transmite ahora sólo “encuadernada” sino que viaja “de pantalla y pantalla”, con multitud de comentarios en las redes sociales que pueden incrementar hasta en un 80 por ciento las ventas de un libro digital.

Los expertos señalan, además, que uno de cada cuatro libros digitales son autoeditados, una situación derivada de la creciente conciencia de los autores de no necesitar del apoyo de una gran editorial para difundir su trabajo.

A su juicio, “nuevos autores, escribiendo nuevos libros para nuevos lectores, necesitan nuevas leyes, nuevos mercados e intermediarios eficaces, que les ayuden a volar en lugar de cortarles las alas”.

El escrito de conclusiones responsabiliza, por otra parte, al “miedo” de los editores y a la “inacción” de los gobiernos a las dificultades que atraviesan las bibliotecas para adaptarse en la actualidad a su función de difundir la cultura.

Incide, asimismo, en la necesidad de “poner fin” al precio fijo por los libros digitales y de adaptarse a las demandas de los lectores y a la disposición de éstos a pagar “lo que ellos consideran justo por esa experiencia”.

Advierten que esta misma situación fue la que puso en crisis años atrás a la industria de la música y obligó a llevar un proceso de adaptación al nuevo mercado. EFEfuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?