ASTRONOMÍA ROBOTIZADA

Extremadura alquila cada noche su cielo a astrónomos de todo el mundo

Aficionados a la astronomía fundamentalmente del norte de Europa, pero también de otros países como Estados Unidos, Rusia, Chile, Abu Dabi y Dubái observan cada noche el cielo de Extremadura, donde tienen instalados sus telescopios que controlan remotamente a miles de kilómetros desde sus propias casas.

<p>Imagen de archivo de un cúmulo de estrellas. Imagen facilitada por el IAC.</p>

Imagen de archivo de un cúmulo de estrellas. Imagen facilitada por el IAC.

“Tan cerca como necesites, tan lejos como quieras”, es el lema del complejo de astroturismo Entre Encinas y Estrellas (e-EyE), situado en Higuera la Real (Badajoz), en plena dehesa extremeña, para ofertar sus observatorios modulares destinados al alojamiento de telescopios robóticos que se pueden controlar remotamente desde cualquier lugar del mundo a través de internet.

Treinta telescopios


Actualmente son 30 los telescopios colocados en este complejo, que puede ya considerarse como un centro de referencia europeo en la observación astronómica robotizada al ser el que cuenta con un mayor número de equipos instalados, sin competir lógicamente con los observatorios profesionales, como el de Calar Alto, en Almería, o el el Instituto Astrofísico de Canarias.

Entre Encinas y Estrellas es un proyecto privado, desarrollado por una pareja de navarros, José Luis Quiñones y Cristina Fabo, aficionados también a la astronomía y que se consideran “enamorados de los cielos extremeños” desde hace 20 años, cuando llegaron a trabajar a la comunidad autónoma para montar una empresa belga destinada a envases de plástico.

“Cuando una persona desea realmente algo, el universo entero conspira para que pueda realizar su sueño”, según José Luis Quiñones, quien parafrasea a Paulo Coelho para resumir el desarrollo de su proyecto, que comenzó su andadura hace tres años, tras instalar su propio telescopio en la parcela que había adquirido en Higuera La Real.



El cielo extremeño


La idea surgió con la intención de querer acercar el limpio cielo extremeño que ellos ya disfrutaban a otros astrónomos que tienen equipos pero sólo podían utilizarlos pocos días al año por vivir en zonas muy contaminadas lumínicamente o con malas condiciones para la observación astronómica.

Se trataba de combinar un hobbie con la experiencia empresarial para poner en marcha una iniciativa muy tecnológica pero a la vez muy sostenible con el medio rural, apunta Quiñones, quien aclara que “quieren ganar dinero para poder sobrevivir”, pero no persiguen únicamente el rendimiento económico, sino crear también una comunidad de astronomía a través de foros, cursos o servicios de formación.

Por ello, además de los observatorios modulares, Entre Encinas y Estrellas cuenta con tres casas de turismo rural, que ofrecen, además, “un viaje a través del universo” con sesiones de observación astronómica o cenas bajo la vía láctea.

Según José Luis Quiñones, los telescopios instalados en Higuera La Real pueden tener un coste que va desde los 30.000 a más de los 100.00 euros, por lo que los observatorios disponen de un completo sistema de seguridad para proteger los equipos en caso de mal tiempo o sobretensiones de la red eléctrica, así como dispositivos perimetrales y cámaras de vídeo-vigilancia y meteorológica las 24 horas del día.

Además, cuentan con un equipo técnico con amplia experiencia pues han participado con el Instituto Astrofísico de Canarias en el seguimiento de eclipses, caza de asteroides o en expediciones científicas a Groenlandia para observar las auroras boreales.

Turismo estelar


El perfil de estos “inquilinos de cielo” es el de una persona bastante inquieta intelectualmente, en su mayor parte empresarios, pues se trata de un hobbie que, además de no ser barato, “requiere mucha destreza y conocimientos en muchos ámbitos”, explica Quiñones.

Especialmente “increíble” para él es el caso de un astrónomo profesional ya retirado que, “después de pasarse toda la vida trabajando en Chile a la búsqueda de agujeros negros, ahora su pasión es tener su propio telescopio donde por fin puede ver las estrellas”.

José Luis Quiñones destaca la importancia de la colaboración de los astrónomos aficionados o semiprofesionales con los grandes centros científicos y, en ese sentido, relata la experiencia de uno de sus clientes que, junto con un astrofísico ruso, ha descubierto una supernova y una estrella doble variable muy extraña.
Etiquetado con: , ,
Publicado en: Espacio

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login