ciencia láser

El futuro de las comunicaciones láser se estrena a ritmo de señales de humo

Efefuturo.- “Hello world!”. Son solo doce caracteres, pero pueden haber inaugurado una nueva etapa en el mundo de las comunicaciones al viajar en un láser proyectado sobre el mar desde La Palma hasta Tenerife, aunque paradójicamente lo hicieran a una velocidad propia de las antiguas señales de humo.

<p>Transmisiones de datos por láser realizadas desde la cumbre de La Palma hasta la de Tenerife, en la que se observa el haz de luz atravesando el ci

Transmisiones de datos por láser realizadas desde la cumbre de La Palma hasta la de Tenerife, en la que se observa el haz de luz atravesando el cielo nocturno sobre la Caldera de Taburiente.
EFE/IQOQI-Universidad de Viena/Mario Krenn

Las comunicaciones basadas en la luz hace tiempo que han revolucionado el mundo, pero por ahora solo a través de cables de fibra óptica, que ya abastecen a millones hogares de servicios de internet a velocidades de 300 megabits por segundo.

Sin embargo, los avances en la transmisión de información con fotones como medio de transporte a través de espacios abiertos apenas han comenzado a experimentarse… y es una pena, porque es imposible tender un cable de fibra óptica desde la Tierra hasta un satélite, con lo que el envío de datos hacia el espacio está limitado por el rendimiento de los sistemas de microondas.

Siete investigadores de cuatro organismos científicos de Austria (el Centro de Ciencia y Tecnología Cuántica, el Instituto de Óptica e Información Cuántica, la Universidad de Viena y la Academia de las Ciencias) y del Centro Max Planck de Fotónica Cuántica y Extrema de Otawa (Canadá) publican este mes un experimento con el que acaban de pulverizar todos los récords mundiales de comunicación por láser.

De 3 a 144 kilómetros

Si hasta la fecha la máxima distancia a la que se había conseguido enviar datos de esa manera no superaba los tres kilómetros -hito que se consiguió en Viena-, el experimento del que da cuenta este mes la revista  Proceedings of the National Academy of Sciences de los Estados Unidos, más conocida por sus siglas “PNAS”, multiplica esa cota casi por 50.

De hecho, sus autores han enviado datos codificados con un rayo láser como portador desde el Observatorio del Roque de Los Muchachos, en la cumbre de La Palma, hasta el Observatorio del Teide, en Tenerife; es decir, a través de 143 kilómetros de distancia sobre el Atlántico, salvando las dificultades que comportan las nubes y las turbulencias atmosféricas.

Para ello, han utilizado haces de luz en espiral OAM para enviar desde la cumbre de La Palma una serie de códigos que se proyectaban en forma de imágenes sobre la pared de un telescopio de Tenerife y eran reconocidos por un ordenador gracias a un algoritmo.

A pesar de la distorsión sufrida por la luz al atravesar 143 kilómetros de atmósfera, el sistema solo tuvo un 8,33 % de errores por letra y descifró el mensaje con una única equivocación, la exclamación final, que fue confundida con una “P”. Eso sí, aunque el láser viajase a la velocidad de la luz (lo que significa que el rayo tardaba en cruzar de isla a isla cinco milésimas de segundo), enviar ese “¡Hola mundo!” requirió cuatro minutos y medio.

Comunicaciones láser

“La transmisión completa duró 271 segundos, una velocidad comparable con la de las señales de humo, el primer sistema de comunicación a larga distancia de la antigüedad”, escriben los autores del artículo, cuyo primer firmante es Mario Krenn.

El primer terminal láser del Sistema Europeo de Retransmisión de Datos (EDRS) ya está en el espacio a bordo de su satélite anfitrión.ESA

El primer terminal láser del Sistema Europeo de Retransmisión de Datos (EDRS) ya está en el espacio a bordo de su satélite anfitrión. ESA

Los responsables de trabajo subrayan que lo importante es que esta transmisión por láser desde La Palma hasta Tenerife demuestra que el envío de datos por este procedimiento en espacios abiertos es posible y recuerdan que, de hecho, en cortas distancias ya se han conseguido altas velocidades (400 Gbits/segundo a 120 metros, en Los Ángeles). Ello, añaden, convierten este sistema en un “prometedor candidato tanto para comunicaciones clásicas como cuánticas”.

Además, remarcan que el “grosor efectivo” de la atmósfera en vertical es de solo seis kilómetros (23 veces menos que el trayecto entre los dos observatorios astronómicos canarios), así que las comunicaciones ópticas desde la Tierra a un satélite “no estarían limitadas por las turbulencias”.

El Instituto de Astrofísica de Canarias, responsable de los observatorios que la Agencia Espacial Europea emplea desde hace años para este tipo de experimentos, no tiene duda: el láser es el futuro para la transmisión de datos en el espacio, como se puso de manifiesto en el congreso que organizó en marzo precisamente sobre este mismo asunto. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Espacio

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login