PALEONTOLOGÍA YACIMIENTO

Hallan el esqueleto de un tapir de 3,1 millones de años en Girona

Un nuevo esqueleto de bóvido de 3,1 millones de años de antigüedad ha sido hallado en la localidad gerundense de Caldes de Malavella en el yacimiento conocido como Camp dels Ninots.

<p>Restos del tapir descubierto durante esta excavación - Ayuntamiento de Caldes de Malavella</p>

Restos del tapir descubierto durante esta excavación - Ayuntamiento de Caldes de Malavella

El esqueleto se ha encontrado con la estructura original en el marco de una campaña de excavación del Instituto Catalán de Paleoecogía Humana y Evolución Social (IPHES) en la que también se han recuperado huellas vegetales, peces y pequeños vertebrados que facilitarán la reconstrucción de lo que fue un lago.

Con este hallazgo, realizado gracias al trabajo de un equipo internacional de investigadores y estudiantes de diversas universidades y centros de investigación, el Camp dels Ninots concentra ya el 70% del registro fósil de esta especie.
El nuevo esqueleto, de la especie Tapirus arvernensis, está en conexión anatómica y corresponde a un individuo adulto que vivió en el lago que se encontraba en este lugar, que contaba con una importante fauna, que murió repentinamente por causas que se desconocen y cuyos esqueletos se depositaron en el fondo.

Si bien en Europa hay muchos otros yacimientos con restos aislados de tapir, el Camp dels Ninots es el único que los conserva enteros, en conexión anatómica y en un estado excepcional“, subrayan Bruno Gómez y Gerard Campeny, investigadores del IPHES y codirectores de este proyecto de investigación.

Las medidas del tapir que ha aparecido estos días serían las correspondientes a un individuo juvenil de aproximadamente 1,80 m de largo y 1,30 m de altura, que debería pesar unos 250 kilogramos y pertenecía a la especie Tapirus arvernensis.

Mediterráneo, clima subtropical y bosques de laurisilva


Hace 3,1 millones de años los tapires eran muy abundantes en el Mediterráneo, en un momento en que regía un clima subtropical, más húmedo que el actual, con temperaturas relativamente suaves, poca estacionalidad y abundantes precipitaciones.

Uno de los rasgos característicos de la vegetación de la Europa occidental de aquella época es que estaba caracterizada por bosques de laurel (laurisilva) de hoja perenne como las que hoy encontramos en el sureste de China o el Delta del Mississippi, donde predominan, por ejemplo, los llamados cipreses de los pantanos.

En el yacimiento del Camp dels Ninots se ha podido reconstruir el paisaje de esta zona gracias a las abundantes huellas de restos vegetales, esencialmente hojas y frutos, que han quedado atrapadas en sus sedimentos.
Según el estudio, la zona tenía vegetación acuática, con plantas que vivían sumergidas en zonas poco profundas y someras, vegetación típica del bosque de riera con chopos, sauces, etc. y laurisilva, con laureles, encinas, acebos y algunos árboles caducifolios como los nogales.

Es en este contexto ambiental donde los tapires encontraron las condiciones idóneas para vivir.

Excavaciones estos días en el Camp dels Ninots. Crédito: Ayuntamiento de Caldes de Malavella



Estos animales son mamíferos muy corpulentos que basan su alimentación en hojas y frutas, de las cuales, en este entorno, podían disponer durante prácticamente todo el año.

La presencia de las aguas del antiguo lago del Camp dels Ninots proporcionaba no sólo la comida suficiente sino también refugio para los posibles ataques de carnívoros de la zona.

Con el esqueleto de tapir localizado este año, junto con los otros cuatro de campañas de excavación anteriores, todos ellos de edades diferentes, se demuestra que el entorno del Camp dels Ninots era el adecuado para vivir una población estable de este tipo de animales tan extraordinarios.

Su extinción en Europa, a principios del Pleistoceno, hace entre 2,8 y 2,5 millones de años, es consecuencia de un cambio climático regido por la ciclicidad de los periodos glaciares e interglaciares, momento en que el paisaje subtropical fue sustituido por una vegetación de tipo mediterránea.

Actualmente, los tapires se encuentran en zonas muy concretas de Centroamérica y Asia, especialmente en China y Sumatra.

El tapirus indicus, de pelaje blanco y negro, es la especie viva más relacionada con la que vivió el Camp dels Ninots. EFE

 
Publicado en: Humanidades

10:00

Máster de Periodismo de Agencia

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?