PALEONTOLOGÍA IGNITAS

Hallan una nueva madriguera fósil de hace 6 millones de años en Lepe (Huelva)

EFEFUTURO.- Los responsables del Grupo de Investigación de Paleobiología del Neógeno Marino de la Universidad de Barcelona y de la Universidad de Huelva han descrito una nueva construcción subterránea fósil del Mioceno superior, de hace 6 millones de años, hallada en el municipio de Lepe (Huelva).

<p>Icnitas de camello de hace unos seis millones de años. EFE</p>

Icnitas de camello de hace unos seis millones de años. EFE

Se trata de dos pozos verticales y paralelos conectados entre sí por un túnel horizontal y semicircular excepcionalmente conservador que revela cada una de las etapas de desarrollo de una traza (estructura) fósil desde su origen hasta su estadio final, y permite acuñar el nuevo concepto de icnogenia.

Los paleontólogos, que han publicado su hallazgo en la revista “Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology“, han bautizado la estructura con el nombre de ‘Lepeichnus Giberti’, en homenaje al municipio de Lepe y en memoria del paleontólogo Jordi María de Gibert Atienza, profesor de la Universidad de Barcelona.

La investigación la han dirigido Zain Belaústegui, Jordi Martinell y Rosa Domènech, del Departamento de Dinámica de la Tierra y del Océano y del Instituto de Investigación de la biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio); Fernando Muñiz (Universidad de Huelva), y M. Gabriela Mangano y Luis A. Buatois (Universidad de Saskatchewan, Canadá).

La icnología es una disciplina de la paleontología que estudia las trazas o huellas fósiles que ha dejado la actividad de los organismos en el pasado.

La importancia de los icnofósiles radica en que la mayor parte se conservan in situ, es decir, proporcionan información directa del paleoambiente en el que se generaron.

También constituyen un registro del comportamiento del animal productor que generalmente está ligado a las condiciones paleoambientales, y a menudo son el único registro de determinados organismos (por ejemplo, los de cuerpo blando) con unas características corporales que favorecen que no se fosilicen.

Un hallazgo nuevo y excepcional

Según ha explicado Zain Belaústegui, primer autor del trabajo, “a grandes rasgos, Lepeichnus Giberti es un icnotaxon nuevo y excepcional, que consiste en dos pozos verticales y paralelos conectados entre sí por un túnel horizontal y semicircular, se ramifica una galería en forma de gancho”.

El carácter excepcional de L. Gibert se debe a que por primera vez se ha encontrado el registro fósil de cada una de las etapas de desarrollo de la estructura subterránea fosilizada.

Esto ha permitido describir con detalle cómo fue su proceso de construcción

Un equipo de arqueólogos trabaja en un yacimiento de icnitas en La Rioja. EFE/Raquel Manzanares

Un equipo de arqueólogos trabaja en un yacimiento de icnitas en La Rioja. EFE/Raquel Manzanares

Según Belaústegui, “es como si en la actualidad monitorizásemos un organismo excavador y cogiéramos una secuencia de fotografías de su proceso de excavación. Esto es exactamente lo que hemos observado con L. Gibert, pero en lugar de fotografías, estas etapas se han conservado como fósiles”.

Los icnotaxones son los términos utilizados por los icnólogos para ordenar y clasificar estas trazas fósiles con características definidas.

Belaústegui ha explicado que el estado de preservación de L. Gibert es excepcional: el sedimento de grano fino que rellenó estas madrigueras -tras ser abandonados por su productor- y la posterior oxidación ferrugosa de las paredes ha favorecido que se conserven los detalles más delicados (por ejemplo, pequeños arañazos que seguramente dejaron los apéndices del animal productor).

Hace unos 6 millones de años, el área en la que se encuentra el fósil se correspondería con un entrante de bahía poco profundo y protegido del oleaje y las tormentas, afectado probablemente por mareas y con unos fondos ricos en materia orgánica y nutrientes.

“Estas serían las condiciones idóneas para albergar las grandes poblaciones de la especie (probablemente un crustáceo decápodo) que excavó los Lepeichnus”.

“Otros organismos, como las anémonas, otro tipo de crustáceos, e incluso cetáceos y selacios, habrían habitado este medio”, ha concluido Belaústegui. EFE

Publicado en: Humanidades

10:00

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?