INGENIERÍA

Los hermanos Delhuyar, homenajeados por UR y RAI como reformadores de ingeniería de minas

Logroño  (EFE_tec).- La Universidad de La Rioja (UR) ha rendido hoy un homenaje a los logroñeses Juan José y Fausto Delhuyar, quienes lograron aislar el wolframio en 1783, como un “acto de justicia histórica” por ser los grandes reformadores de la ingeniería de minas tanto en España como en los países del Imperio.

Los hermanos Delhuyar, homenajeados por UR y RAI como reformadores de ingeniería de minas
Así lo ha destacado el organizador de este acto y catedrático de la Universidad de Zaragoza, Manuel Silva, quien ha hecho declaraciones a los periodistas antes del inicio de esta jornada académica, a la que han asistido el presidente del Gobierno regional, José Ignacio Ceniceros, y el rector de la UR, Julio Rubio. También ha participado el presidente de la Real Academia de Ingeniería (RAI), Elías Fereres, que es la entidad que ha promovido este reconocimiento, al que se han sumado el Gobierno riojano, el Ayuntamiento de Logroño, la UR, el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de La Rioja y otras instituciones.

Silva, quien es académico de la RAI, ha ensalzado el trabajo científico que desarrollaron los hermanos Delhuyar, especialmente en en Colombia y México, donde aplicaron los conocimientos científicos y económicos más modernos que había en Europa en aquella época y emprendieron una total “renovación”.

Aislamiento del wolframio


Ha explicado que las trayectorias de los dos hermanos químicos fueron “muy dispares”, de modo que el mayor, Juan José, quien fue “clave” en el aislamiento del wolframio, “tuvo muy mala suerte en la vida”. Según sus datos, Juan José (Logroño, 1754-Bogotá, 1796) fue espía y estaba pagado por la Marina, de modo que tuvo que diseñar unos cañones que superaran a los escoceses, para lo que el Gobierno español lo trasladó a Suecia, que en aquella época estaba a la vanguardia de la ciencia química.

Tras pasar una temporada con su hermano Fausto (Logroño, 1755-Madrid, 1833) en Vergara (Guipúzcoa), lograron aislar el wolframio, que fue el primer elemento químico descubierto sin ser extraído de la naturaleza.

El Gobierno español retiró lo envió a Nueva Granada, la Colombia actual, lo que supuso en realidad “un destierro”, y además, un cuñado riojano que se llevó “lo traicionó”, después un minero lo acuchilló y murió con solo 42 años, ha relatando Silva.

Sin embargo, su hermano Fausto tuvo una trayectoria “muy diferente”, después de pasar una temporada en Vergara donde trabajó como catedrático de Química, visitó varias universidades europeas y después se marchó a México, donde construyó la Escuela de Ingeniería “más importante” de América Latina y la primera que se hizo en ese continente.

A su vuelta a España, mantuvo una actitud “noble” con el rey Fernando VII y colaboró en la redacción de la nueva Ley de Minas, que puso las bases al desarrollo de la minería del siglo XIX, que fue “muy importante” para recuperar las arcas “depauperadas” del país durante esos años, ha indicado.

Ejemplo y acicate para nuevas generaciones


En su intervención en la apertura de este acto, Ceniceros ha resaltado que “el ejemplo de los hermanos Delhuyar puede ser un estímulo y un acicate para las nuevas generaciones de investigadores y científicos de la comunidad” y ha asegurado que La Rioja quiere “seguir contribuyendo al avance de la ciencia”.

Además de reafirmar el compromiso del Gobierno regional de “proyectar la labor pionera de los hermanos Delhuyar hacia el futuro”, ha incidido en el “orgullo permanente” que supone para La Rioja y los riojanos “el avance científico” derivado del aislamiento del wolframio.

Por su parte, Rubio ha agradecido que la Real Academia de Ingeniería haya escogido La Rioja para celebrar su reunión bienal y rendir este homenaje a los hermanos Delhuyar.
Ha recordado que ayer se colocó una placa en la casa natal de estos químicos, que actualmente acoge la sociedad gastronómica “La becada”, en la calle Santiago de Logroño.

En esta jornada académica han intervenido como ponentes, además de Silva, otros investigadores, quienes han repasado aspectos relacionados con la trayectoria de los hermanos Delhuyar y el impacto que sus actuaciones y el azar tuvieron en el desarrollo de la minería.

Entre ellos, destacan Pascual Román Polo, de la Universidad del País Vasco; Julio Sánchez Gómez, de la Universidad de Salamanca; Joaquín Pérez Melero, del Archivo General de Simancas; y el también académico de la RAI, José Luis Diaz Fernández, de la Fundación Repsol. EFE_tec
Publicado en: Ciencia     Humanidades
Así lo ha destacado el organizador de este acto y catedrático de la Universidad de Zaragoza, Manuel Silva, quien ha hecho declaraciones a los periodistas antes del inicio de esta jornada académica, a la que han asistido el presidente del Gobierno regional, José Ignacio Ceniceros, y el rector de la UR, Julio Rubio. También ha participado el presidente de la Real Academia de Ingeniería (RAI), Elías Fereres, que es la entidad que ha promovido este reconocimiento, al que se han sumado el Gobierno riojano, el Ayuntamiento de Logroño, la UR, el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de La Rioja y otras instituciones.

Silva, quien es académico de la RAI, ha ensalzado el trabajo científico que desarrollaron los hermanos Delhuyar, especialmente en en Colombia y México, donde aplicaron los conocimientos científicos y económicos más modernos que había en Europa en aquella época y emprendieron una total “renovación”.

Aislamiento del wolframio


Ha explicado que las trayectorias de los dos hermanos químicos fueron “muy dispares”, de modo que el mayor, Juan José, quien fue “clave” en el aislamiento del wolframio, “tuvo muy mala suerte en la vida”. Según sus datos, Juan José (Logroño, 1754-Bogotá, 1796) fue espía y estaba pagado por la Marina, de modo que tuvo que diseñar unos cañones que superaran a los escoceses, para lo que el Gobierno español lo trasladó a Suecia, que en aquella época estaba a la vanguardia de la ciencia química.

Tras pasar una temporada con su hermano Fausto (Logroño, 1755-Madrid, 1833) en Vergara (Guipúzcoa), lograron aislar el wolframio, que fue el primer elemento químico descubierto sin ser extraído de la naturaleza.

El Gobierno español retiró lo envió a Nueva Granada, la Colombia actual, lo que supuso en realidad “un destierro”, y además, un cuñado riojano que se llevó “lo traicionó”, después un minero lo acuchilló y murió con solo 42 años, ha relatando Silva.

Sin embargo, su hermano Fausto tuvo una trayectoria “muy diferente”, después de pasar una temporada en Vergara donde trabajó como catedrático de Química, visitó varias universidades europeas y después se marchó a México, donde construyó la Escuela de Ingeniería “más importante” de América Latina y la primera que se hizo en ese continente.

A su vuelta a España, mantuvo una actitud “noble” con el rey Fernando VII y colaboró en la redacción de la nueva Ley de Minas, que puso las bases al desarrollo de la minería del siglo XIX, que fue “muy importante” para recuperar las arcas “depauperadas” del país durante esos años, ha indicado.

Ejemplo y acicate para nuevas generaciones


En su intervención en la apertura de este acto, Ceniceros ha resaltado que “el ejemplo de los hermanos Delhuyar puede ser un estímulo y un acicate para las nuevas generaciones de investigadores y científicos de la comunidad” y ha asegurado que La Rioja quiere “seguir contribuyendo al avance de la ciencia”.

Además de reafirmar el compromiso del Gobierno regional de “proyectar la labor pionera de los hermanos Delhuyar hacia el futuro”, ha incidido en el “orgullo permanente” que supone para La Rioja y los riojanos “el avance científico” derivado del aislamiento del wolframio.

Por su parte, Rubio ha agradecido que la Real Academia de Ingeniería haya escogido La Rioja para celebrar su reunión bienal y rendir este homenaje a los hermanos Delhuyar.
Ha recordado que ayer se colocó una placa en la casa natal de estos químicos, que actualmente acoge la sociedad gastronómica “La becada”, en la calle Santiago de Logroño.

En esta jornada académica han intervenido como ponentes, además de Silva, otros investigadores, quienes han repasado aspectos relacionados con la trayectoria de los hermanos Delhuyar y el impacto que sus actuaciones y el azar tuvieron en el desarrollo de la minería.

Entre ellos, destacan Pascual Román Polo, de la Universidad del País Vasco; Julio Sánchez Gómez, de la Universidad de Salamanca; Joaquín Pérez Melero, del Archivo General de Simancas; y el también académico de la RAI, José Luis Diaz Fernández, de la Fundación Repsol. EFE_tec

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?