paleontología invertebrados

Los hiolitos ya tienen su lugar en el árbol de la vida

Efefuturo.- Los hiolitos, unos extraños animales de forma cónica que vivieron hace unos 530 millones de años y fueron de los primeros en desarrollar un esqueleto externo mineralizado, han encontrado por fin su sitio en el árbol de la vida, tras determinarse que pertenecieron al grupo de los lofoforados.

<p>Ilustración de un lofoforado. Credit: Artist: Danielle Dufault. © Royal Ontario Museum</p>

Ilustración de un lofoforado. Credit: Artist: Danielle Dufault. © Royal Ontario Museum

Este hallazgo sobre los hiolitos aporta un nuevo enfoque sobre la diversificación de los procesos de adaptación del cuerpo que sucedieron durante las primeras fases de la explosión del periodo Cámbrico, cuando se produjo el estallido de vida más intenso conocido.

Descritos por primera vez hace 175 años, durante mucho tiempo se creyó que pertenecían a la misma familia que los caracoles, calamares y otros moluscos, pero un estudio publicado en Nature señala que se enmarcan en el grupo de los invertebrados conocidos como lofoforados.

Los hiolitos

Para llegar a esa conclusión, paleontólogos de la Universidad de Toronto realizaron un análisis de tejidos blandos fosilizados de dichas criaturas de concha pequeña que vivieron durante la era Paleozoica.

Los hiolitos estuvieron presentes a partir del arranque del periodo cámbrico aproximadamente hace 540 millones de años, pero su su anatomía poco habitual y un historial incompleto de fósiles había impedido que se les agrupara bajo una clasificación definitiva.

Fósil del Glaciar Stanley de un lofoforado en posición retraída, con 6 tentáculos en el lado izquierdo. Crédito: Museo Real de Ontario

Fósil del Glaciar Stanley de un lofoforado en posición retraída, con 6 tentáculos en el lado izquierdo. Crédito: Museo Real de Ontario

El análisis fue realizado por Joseph Moysiuk y un grupo de colegas de la Universidad de Toronto (Canadá), que estudiaron más de 1.500 espécimen de hiolitos obtenidos del esquisto de Burgess, en la Columbia Británica (Canadá) y el esquisto de Spence, en Utah (EE.UU.).

Algunos de esos fósiles analizados contenían tejidos blandos que se encontraban bien conservados y permitieron a los autores del estudio identificar un aparato de alimentación con forma de tentáculos, característico de un grupo de animales llamado lofoforados.

La reconstrucción de los Hyolithid Haplophrentis reveló que ese espécimen empleaba un par de estructuras largas y curvadas para elevar su cuerpo por encima de la superficie marina.

Los expertos creen que su trabajo establece un debate paleontológico y enfatiza la importancia de la preservación del tejido blando para resolver la historia evolutiva de ciertas especies. EFE

Publicado en: Humanidades

10:00

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?