evolución humana

Los “Homo” habitaron zonas áridas y de pastizales en el Plioceno

Científicos en EE.UU. han constatado que los antepasados más antiguos del hombre actual habitaron una zona árida y de extensas llanuras cubiertas de pastizales, según revela un estudio que publica la revista Nature Ecology and Evolution.

<p>Cráneo de un Australopithecus sediba, un homínido de hace casi dos millones de años hallado en 2008 en una cueva de la región sudafricana de St

Cráneo de un Australopithecus sediba, un homínido de hace casi dos millones de años hallado en 2008 en una cueva de la región sudafricana de Sterkfontein. EFE

La investigación, desarrollada por la Arizona State University (ASU), aporta los primeros datos sobre el contexto ecológico de la época del Plioceno en que tuvo lugar el proceso de transición del Australopiteco al Homo.

Esa evaluación arroja luz sobre el entorno del fósil del homínido hallado en 2013 por expertos de la ASU en el yacimiento Ledi-Geraru en el estado regional de Afar, en Etiopía, que, con 2,8 millones de años de antigüedad, se convirtió en el más antiguo encontrado hasta ahora del género Homo, al que pertenece el hombre actual.

El análisis de ese fósil apuntó entonces a que la divergencia de nuestro género ocurrió casi medio millón de años antes de lo que se había concluido anteriormente.

Reconstruir el medioambiente para explicar por qué

Después de este descubrimiento, expertos de la ASU han centrado su atención en la reconstrucción del medioambiente de este antepasado para tratar de explicar por qué y cuándo apareció en esa zona del continente africano.

El descubridor del ejemplar de Austrolopithecus Afarensis llamado "Lucy", Donald Johanson, y el codirector de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, durante su visita al Museo de la Evolución Humana de Burgos en 2013. EFE/Santi Otero

El descubridor del ejemplar de Austrolopithecus Afarensis llamado “Lucy”, Donald Johanson, y el codirector de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, en el Museo de la Evolución Humana. EFE/Santi Otero

Para ello, los paleoantropólogos usaron fósiles como si fueran “máquinas del tiempo” para recrear aquellos entornos, de manera que si los restos de animales pertenecían a jirafas o monos podían deducir que estos se alimentaban de hojas de árboles, lo que, a su vez, indicaba que esa zona era boscosa y con precipitaciones de lluvia abundantes.

Si, por el contrario, los fósiles de animales apuntaban a que pastaban hierba, como hacen, por ejemplo, los antílopes, aquellos paisajes hubiesen sido extensas áridas planicies cubiertas de hierba.

En este sentido, la comunidad científica ha sostenido desde hace tiempo que el enfriamiento global y la expansión de ambientes herbáceos sentaron las bases para los comienzos del Homo.

“Cada vez hay más pruebas que refuerzan esa conexión, pero, hasta ahora, no hemos tenido datos medioambientales concretos sobre los orígenes del ‘Homo’, toda vez que (ese momento) se ha retrasado”, explica en un comunicado uno de los autores de este estudio, Joshua Robinson, del Instituto de Orígenes Humanos de la ASU.

Análisis de isótopos

El análisis de isótopos estables de fósiles de dientes llevó a estos investigadores a constatar que los primeros Homo de Ledi-Geraru vivieron en extensos pastizales áridos durante el Plioceno.

Los resultados demostraron que casi todos los animales hallados junto a esos primeros humanos en esa zona se alimentaban de hierba, incluidos algunos que también consumían cantidades significativas de hojas de árboles anteriores a hace 2,8 millones de años.

Por contra, la dieta del Homo de Ledi-Geraru, parece que no se distingue de la del Australopiteco, lo que sugiere que los orígenes del hombre moderno no están marcados por un cambio alimenticio.

“No nos sorprendió demasiado el hecho de la que la dieta de los primeros ‘Homo’ fuera similar a la del ‘Australopiteco’. Pero sí nos sorprendió que su dieta no cambiara cuando sí lo hizo la de todos los animales del entorno”, señala otro de los expertos, Chris Campisano.

Al situar al Homo de Ledi-Geraru en un contexto regional, los científicos deducen que los medioambientes en esta zona de África oriental no eran homogéneos en ese periodo.

La ecología del bajo valle de Awash pasó de ser un paisaje húmedo y arbolado hace unos 3 millones de años, coincidiendo con la desaparición del Australopiteco, a uno seco y cubierto de pastizales hace 2,8 millones de años, con la aparición del Homo.

El hogar de Lucy en el Plioceno

En esta zona del valle Awash, en Hadar -a unos 30 kilómetros de Ledi-Geraru-, se encontraron en 1974 los famosos fósiles del homínido Lucy, un Australopiteco afarensis de 3,2 millones de años de antigüedad.

No obstante, la secuencia geológica en Hadar acaba hace unos 2,95 millones de años y, por tanto, no hay información sobre el importante periodo de transición que abarca el final del Australopiteco y los primeros Homos.

Aunque la especie de Lucy sobrevivió a muchos cambios medioambientales en la secuencia de Hadar, parece que la especie fue incapaz de sobrevivir cuando se extendieron los paisajes abiertos en la zona de Afar durante el Plioceno tardío”, apunta John Rowan, del ASU. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Humanidades

10:00

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

BANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

CyT en 60 minutos #CyTen60min

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

DialogosComunicación_300x125_SmartCity

verde_gif_300x90

verde_gif_300x90Blogs de ciencia y tecnología

Blogosfera de Ciencia y Tecnología

Información medioambiental
Map

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?