TECNOLOGÍA CIBERSEGURIDAD

El INCIBE identificó y desactivó 115.000 ataques cibernéticos en 2016

El director del INCIBE, Alberto Hernández, ha asegurado hoy que el organismo que preside identificó y desactivó 115.000 amenazas cibernéticas en 2016.

<p>Alberto Hernández, director del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), durante su intervención. EFE/Manuel Moncada</p>

Alberto Hernández, director del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), durante su intervención. EFE/Manuel Moncada

Durante su ponencia en el II Foro de la Movilidad e Internet de las Cosas (IdC) celebrado hoy en Madrid, Hernández ha subrayado el “muy importante” papel que cobra el ciudadano ante los avances tecnológicos “ya que ha de estar concienciado con las buenas prácticas de seguridad” para prevenir ataques.

Hernández ha recordado que el IdC es un área que tendrá una gran repercusión futura ya que se prevé que en los próximos cinco años estará conectados “más de 50.000 millones de dispositivos“.

Amenazas globales como el ‘ransomware’ (programa informático malicioso) “WannaCry” han puesto de manifiesto “los nuevos riesgos a los que nos enfrentamos“, con ciberdelincuentes “cada vez más preparados y con objetivos claros para monetizar la información robada“.

Una superficie de ataque cada vez mayor


El creciente número de dispositivos conectados ha multiplicado la superficie de ataque (vectores por donde los delincuentes pueden acceder a los sistemas), una situación que se agrava por la falta de autorizaciones de verificación, contraseñas débiles y sobre todo servicios e interfaces innecesarios que facilitan la aparición de brechas en la seguridad“, ha explicado.

Casos de espionaje como el de la muñeca Barbie con reconocimiento de voz, brechas de seguridad en el sistema de asistencia remota del Jeep Cherokee o incluso ataques sanitarios en los marcapasos que podrían provocar un paro cardiaco, son solo una muestra de que “la seguridad IdT es un problema de todos: empresas, fabricantes y usuarios“.

Internet de las cosas en casa


Televisiones inteligentes, reconocimiento de voz, cámaras, ‘routers’ domésticos…, todos tenemos dispositivos de IdC en casa y pocos son conscientes de que estamos ante una responsabilidad compartida” ha insistido Hernández.

El director del INCIBE ha destacado la diversificación de riesgos derivada de la cantidad de vectores de ataque porque es “difícil aislar los problemas, parar y reiniciar los sistemas“.

Talento contra los ataques


De ahí, la importancia de las actualizaciones y, sobre todo, de “reclutar talento en ciberseguridad” para empresas e instituciones, ya que la falta de profesionales “va a condicionar las soluciones“.

Raúl Siles, responsable del área de amenazas y Sensibilización del Centro de Estudios en Movilidad e IdC, la organización responsable del foro, ha señalado los vectores “físico y de comunicaciones, tanto cableadas como inalámbricas“, como los más destacables. Efefuturo
Durante su ponencia en el II Foro de la Movilidad e Internet de las Cosas (IdC) celebrado hoy en Madrid, Hernández ha subrayado el “muy importante” papel que cobra el ciudadano ante los avances tecnológicos “ya que ha de estar concienciado con las buenas prácticas de seguridad” para prevenir ataques.

Hernández ha recordado que el IdC es un área que tendrá una gran repercusión futura ya que se prevé que en los próximos cinco años estará conectados “más de 50.000 millones de dispositivos“.

Amenazas globales como el ‘ransomware’ (programa informático malicioso) “WannaCry” han puesto de manifiesto “los nuevos riesgos a los que nos enfrentamos“, con ciberdelincuentes “cada vez más preparados y con objetivos claros para monetizar la información robada“.

Una superficie de ataque cada vez mayor


El creciente número de dispositivos conectados ha multiplicado la superficie de ataque (vectores por donde los delincuentes pueden acceder a los sistemas), una situación que se agrava por la falta de autorizaciones de verificación, contraseñas débiles y sobre todo servicios e interfaces innecesarios que facilitan la aparición de brechas en la seguridad“, ha explicado.

Casos de espionaje como el de la muñeca Barbie con reconocimiento de voz, brechas de seguridad en el sistema de asistencia remota del Jeep Cherokee o incluso ataques sanitarios en los marcapasos que podrían provocar un paro cardiaco, son solo una muestra de que “la seguridad IdT es un problema de todos: empresas, fabricantes y usuarios“.

Internet de las cosas en casa


Televisiones inteligentes, reconocimiento de voz, cámaras, ‘routers’ domésticos…, todos tenemos dispositivos de IdC en casa y pocos son conscientes de que estamos ante una responsabilidad compartida” ha insistido Hernández.

El director del INCIBE ha destacado la diversificación de riesgos derivada de la cantidad de vectores de ataque porque es “difícil aislar los problemas, parar y reiniciar los sistemas“.

Talento contra los ataques


De ahí, la importancia de las actualizaciones y, sobre todo, de “reclutar talento en ciberseguridad” para empresas e instituciones, ya que la falta de profesionales “va a condicionar las soluciones“.

Raúl Siles, responsable del área de amenazas y Sensibilización del Centro de Estudios en Movilidad e IdC, la organización responsable del foro, ha señalado los vectores “físico y de comunicaciones, tanto cableadas como inalámbricas“, como los más destacables. Efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?