INNOVACIÓN SATELITES

Un nuevo instrumento ayudará al Sentinel-2 a escanear los recursos hídricos

La misión Sentinel-2, satélites europeos de observación de la Tierra, tendrá en unos años un acompañante, TIRI, que le “perseguirá” en su órbita para recoger datos en infrarrojo, una información que, combinada, servirá para optimizar los recursos hídricos del planeta y la producción agrícola.

<p>Recreación de TIRI, el satélite que acompañará al Sentinel-2. ©Thales Alenia Space</p>

Recreación de TIRI, el satélite que acompañará al Sentinel-2. ©Thales Alenia Space

TIRI es un instrumento que irá abordo de un pequeño satélite y el encargado de su desarrollo es la empresa Thales Alenia Space España, que lidera un consorcio en el que también están las empresas Sener (España), Leonardo (Italia) y Thales Alenia Space Francia.

Para su desarrollo y construcción, la filial española de Thales firmó un contrato con la Agencia Espacial Europea (ESA).

Técnicos trabajando en un instrumento óptico ©Thales Alenia Space

Técnicos trabajando en un instrumento óptico ©Thales Alenia Space



Así, Sentinel-2, que forma parte del proyecto Copérnico de la ESA y cuya órbita recorre la superficie terrestre cada cinco días, estará acompañado, “a modo de tren“, por este pequeño satélite, que incluirá como único instrumento a TIRI, han confirmado a Efe fuentes de Thales Alenia Space España.

TIRI (Thermal Infra-Red Imager) posee tres bandas infrarrojas de entre 8 y 12 micrómetros, situadas a cada lado y que utilizará en la recogida de datos.

Este instrumento es un modelo innovado, más barato de producir y de menor tamaño que los utilizados actualmente para las mismas funciones.

El nuevo modelo


El nuevo diseño no necesita refrigeración, lo que permite incorporar técnicas de adquisición de datos innovadoras que hacen “que el instrumento sea de alguna forma comparable con otro mucho más voluminoso y costoso“, ha explicado a EFE el responsable técnico del proyecto, David Gulleno.
“Este tipo de instrumentos suelen utilizar detectores fotónicos y se han de refrigerar de forma activa durante el vuelo. Lo que nosotros hemos desarrollado es otra posibilidad: utilizamos microbolómetros que no necesitan refrigeración activa en vuelo, lo que a su vez nos permite relajar los requerimientos de masa y potencia del instrumento”, ha puntualizado Gulleno.

Tras haber decidido la arquitectura definitiva del instrumento y sus especificaciones, el proyecto se encuentra a punto de pasar a su segunda fase, que consistirá en realizar un prototipo físico del aparato para reducir los riesgos y aumentar el nivel de la tecnología disponible.

La iniciativa comenzó en 2016 y se espera que la segunda fase dure unos 24 meses, tras la cual quedaría acabada y a la espera de una fecha de puesta en órbita. Efefuturo
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Espacio

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login