INVESTIGACIÓN FINANCIACIÓN

Investigar es rentable

Los doctores e investigadores pioneros Valentí Fuster, Josep Tabernero y Mara Dierssen han pedido que se financie más y mejor la investigación en España, ya que es rentable económicamente.

<p>Laboratorio: toma de muestras para una analítica. EFE/J.A. Aragón</p>

Laboratorio: toma de muestras para una analítica. EFE/J.A. Aragón

Los tres investigadores han intervenido en un encuentro, organizado por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País (SEBAP) y la Fundación la Caixa.

Josep Tabernero, director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y presidente electo de la European Society for Medical Oncology (ESMO), ha contado que su equipo solo cuenta con  un 5% de fondos públicos.

Este porcentaje equivale a un millón de euros, pero ahorra al sistema unos 12 millones, ya que gracias a la investigación evitan recetar un 45% de fármacos oncológicos, por lo que, ha dicho, “se ve claro que desde el punto económico es rentable”.

Mara Dierssen, investigadora principal de Neurobiología Celular y Sistemas del Centro de Regulación Genómica (CRG), ha remarcado que “en España todavía no nos creemos que la ciencia es el motor del futuro” y ha hecho hincapié en el hecho de que hay “una visión cortoplacista” que incluso ha llegado a los investigadores, que antes de empezar auguran que “esto va a curar tal cosa” para poder obtener financiación.

Foto de archivo del cardiólogo español Valentín Fuster. EFE/Miguel Rajmil



Valentí Fuster, director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y médico jefe del Mount Sinai Medical Center de Nueva York, cree que en España “se da poco dinero a mucha gente” y que lo ideal sería que se seleccionara mejor “al buen investigador” como ya ocurre en otros países como Estados Unidos.

Fuster, que ha publicado artículos científicos sobre sus investigaciones en más de 900 revistas, ha alertado de que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte y que en España producen el doble de muertes que el cáncer, y que sin embargo nadie ha podido calcular el coste que esto supone en tratamientos.

Fuster se ha mostrado esperanzado de cara al futuro, ya que a pesar de que la incidencia de dichas enfermedades tiene una tendencia creciente, la tecnología para prevenirlas se ha “abaratado muchísimo: por 10 dólares podremos ver las arterias de un paciente”.
Tabernero, pionero en tratamientos biológicos contra el cáncer, o lo que es lo mismo bacterias o virus que ataquen las células tumorales, ha explicado que, gracias a la tecnología, ahora en su equipo son “capaces de analizar las alteraciones de cada paciente, con lo que podemos dar medicamentos innovadores en base a esos resultados”.

“Otra de las grandes revoluciones es la inmunoterapia, que nuestras células sean capaces de curarnos”, ha declarado el oncólogo, y ha sentenciado que “todo lo que dejemos de hacer en investigación, se traducirá en un peor nivel de vida”, por lo que los investigadores deben “convencer a la sociedad de que entienda que la financiación da sus frutos”.

Los tres investigadores coinciden en que las nuevas tecnologías facilitarán mucho el tratamiento de muchas enfermedades en los próximos años: “el Big Data ayudará al conocimiento” ha asegurado Tabernero y ha calificado de “muy interesante” el sistema sanitario español, ya que su acceso universal permite obtener datos de un gran número de enfermos.

Cuando la investigación es un negocio


La científica Mara Dierssen. EFE/Ricardo Suárez



Mara Dierssen, que centra su investigación en enfermedades como el Síndrome de Down o trastornos de pánico y ansiedad, ha explicado que “se debería replantear el modelo de negocio” ya que en su grupo han descubierto que un componente del té verde “ayuda a mejorar la cognición en enfermedades como el Síndrome de Down” pero que “no interesa dar financiación para algo que no se puede patentar”.

A pesar de que muchos medicamentos se están encareciendo, Tabernero remarca que “nunca hemos estado tan bien como ahora” y Fuster ha incidido en que la investigación “llevará a la igualdad social”.

Los tres investigadores han coincidido en que la investigación en nuestro país destaca por su calidad, más que su cantidad; de hecho es uno de los países europeos con un porcentaje más bajo en investigación respecto a su PIB, menos de un 2%, y que la gran mayoría procede de fondos privados.

Sin embargo, los tres han valorado las investigaciones que se llevan a cabo en nuestro país, ya que de los miles de artículos científicos que se han publicado en los últimos años aproximadamente un 10% lo han hecho en las que están consideradas como las revistas con más prestigio. EFE
Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia
Los tres investigadores han intervenido en un encuentro, organizado por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País (SEBAP) y la Fundación la Caixa.

Josep Tabernero, director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y presidente electo de la European Society for Medical Oncology (ESMO), ha contado que su equipo solo cuenta con  un 5% de fondos públicos.

Este porcentaje equivale a un millón de euros, pero ahorra al sistema unos 12 millones, ya que gracias a la investigación evitan recetar un 45% de fármacos oncológicos, por lo que, ha dicho, “se ve claro que desde el punto económico es rentable”.

Mara Dierssen, investigadora principal de Neurobiología Celular y Sistemas del Centro de Regulación Genómica (CRG), ha remarcado que “en España todavía no nos creemos que la ciencia es el motor del futuro” y ha hecho hincapié en el hecho de que hay “una visión cortoplacista” que incluso ha llegado a los investigadores, que antes de empezar auguran que “esto va a curar tal cosa” para poder obtener financiación.

Foto de archivo del cardiólogo español Valentín Fuster. EFE/Miguel Rajmil



Valentí Fuster, director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y médico jefe del Mount Sinai Medical Center de Nueva York, cree que en España “se da poco dinero a mucha gente” y que lo ideal sería que se seleccionara mejor “al buen investigador” como ya ocurre en otros países como Estados Unidos.

Fuster, que ha publicado artículos científicos sobre sus investigaciones en más de 900 revistas, ha alertado de que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte y que en España producen el doble de muertes que el cáncer, y que sin embargo nadie ha podido calcular el coste que esto supone en tratamientos.

Fuster se ha mostrado esperanzado de cara al futuro, ya que a pesar de que la incidencia de dichas enfermedades tiene una tendencia creciente, la tecnología para prevenirlas se ha “abaratado muchísimo: por 10 dólares podremos ver las arterias de un paciente”.
Tabernero, pionero en tratamientos biológicos contra el cáncer, o lo que es lo mismo bacterias o virus que ataquen las células tumorales, ha explicado que, gracias a la tecnología, ahora en su equipo son “capaces de analizar las alteraciones de cada paciente, con lo que podemos dar medicamentos innovadores en base a esos resultados”.

“Otra de las grandes revoluciones es la inmunoterapia, que nuestras células sean capaces de curarnos”, ha declarado el oncólogo, y ha sentenciado que “todo lo que dejemos de hacer en investigación, se traducirá en un peor nivel de vida”, por lo que los investigadores deben “convencer a la sociedad de que entienda que la financiación da sus frutos”.

Los tres investigadores coinciden en que las nuevas tecnologías facilitarán mucho el tratamiento de muchas enfermedades en los próximos años: “el Big Data ayudará al conocimiento” ha asegurado Tabernero y ha calificado de “muy interesante” el sistema sanitario español, ya que su acceso universal permite obtener datos de un gran número de enfermos.

Cuando la investigación es un negocio


La científica Mara Dierssen. EFE/Ricardo Suárez



Mara Dierssen, que centra su investigación en enfermedades como el Síndrome de Down o trastornos de pánico y ansiedad, ha explicado que “se debería replantear el modelo de negocio” ya que en su grupo han descubierto que un componente del té verde “ayuda a mejorar la cognición en enfermedades como el Síndrome de Down” pero que “no interesa dar financiación para algo que no se puede patentar”.

A pesar de que muchos medicamentos se están encareciendo, Tabernero remarca que “nunca hemos estado tan bien como ahora” y Fuster ha incidido en que la investigación “llevará a la igualdad social”.

Los tres investigadores han coincidido en que la investigación en nuestro país destaca por su calidad, más que su cantidad; de hecho es uno de los países europeos con un porcentaje más bajo en investigación respecto a su PIB, menos de un 2%, y que la gran mayoría procede de fondos privados.

Sin embargo, los tres han valorado las investigaciones que se llevan a cabo en nuestro país, ya que de los miles de artículos científicos que se han publicado en los últimos años aproximadamente un 10% lo han hecho en las que están consideradas como las revistas con más prestigio. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?