INVESTIGACIÓN VIH

Alcamí (ISCIII) acude al ‘crowdfunding’ para pasar el bache en uno de sus proyectos

Efefuturo.- El responsable de la Unidad de Inmunopatología del Sida del Instituto de Salud Carlos III, José Alcamí, ha acudido al “crowdfunding” o micromecenazgo para poder continuar con su investigación sobre la proteína Transportina 3, implicada tanto en la infección por VIH como en una enfermedad rara.

<p>Técnico de laboratorio de investigación. Imagen de archivo. NGG/EFE.</p>

Técnico de laboratorio de investigación. Imagen de archivo. NGG/EFE.

Alcamí ha subido su petición a la plataforma Precipita y en concreto solicita financiación -un máximo de 25.000 euros- para que una de las personas de su equipo, una investigadora post-doctoral, continúe en el proyecto (su contrato vence a principios de 2017).

‘Crowdfunding’ para pasar el bache


El proyecto -“el tratamiento de una enfermedad muscular rara, la LGMD-1F, más cerca gracias al virus del sida”- no dispone de una financiación específica para su realización y sus responsables han pedido financiación a distintas agencias o fundaciones nacionales e internacionales, hasta ahora sin éxito, explica a Efe Alcamí.
Este investigador seguirá presentado el citado proyecto a distintas convocatorias para lograr una financiación continuada, pero mientras necesita “salvar el bache de este año” y conseguir dinero para continuar con la contratación del personal investigador.

La proteína Transportina 3 y su relación con el VIH y la distrofia muscular de cinturas LGMD-1F la estudian conjuntamente cuatro grupos de investigación en España: del Instituto de Salud Carlos III, Hospital La Fe de Valencia, Vall d’Hebron Institut de Recerca de Barcelona e Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA de la Universidad de Valencia.

<p>Imagen de archivo de José Alcamí, del ISCIII, quien ha acudido al 'crowdfunding' para pasar 'el bache' en uno de sus proyectos EFE/Alba García.</p>

Imagen de archivo de José Alcamí, del ISCIII, quien ha acudido al ‘crowdfunding’ para pasar ‘el bache’ en uno de sus proyectos EFE/Alba García.



La distrofia muscular de cinturas LGMD-1F afecta ya a ocho generaciones de una única familia, que actualmente viven en el levante español y en Italia. Son muy pocos pacientes, entre 100 y 200 afectados, pero albergan una de las claves que puede permitir tratar a un grupo de enfermos mucho mayor, los enfermos de SIDA.

Dado que el gen de la Transportina 3 (TNPO3) está implicado en el proceso de infección del virus del SIDA y es el principal causante de la citada enfermedad rara, los científicos estudian los mecanismos moleculares de esta rara afección para buscar fármacos contra esta enfermedad rara y para desarrollar nuevos antirretrovirales contra el VIH.
Si entendemos cómo la transportina mutante que causa la LGMD-1F impide que el virus del SIDA infecte la célula, podremos alterarla, modificarla para que no pueda ser “microbús viral” y abrir una nueva vía de tratamiento que puede beneficiar a millones de personas, infectadas y en riesgo de infección, subraya Alcamí.

Para ello, los científicos colaboran con la asociación “Conquistando Escalones” de pacientes afectados por esta enfermedad rara y otros grupos de investigación de Gran Bretaña y Bélgica.

Dos enfermedades muy distintas pero unidas


Este proyecto reúne la investigación sobre dos enfermedades, la LGMA-1F y el SIDA: estas dos enfermedades tan distintas tienen un nexo común y esa relación es lo que hace a este proyecto único.

Según Alcamí, una de las características más fascinantes de la investigación es la interacción con otras áreas del saber: es lo que llamamos conocimiento de frontera y justo esto, el estar en “tierra de nadie”, es lo que hace difícil su financiación en España. Efefuturo
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Ciencia
Alcamí ha subido su petición a la plataforma Precipita y en concreto solicita financiación -un máximo de 25.000 euros- para que una de las personas de su equipo, una investigadora post-doctoral, continúe en el proyecto (su contrato vence a principios de 2017).

‘Crowdfunding’ para pasar el bache


El proyecto -“el tratamiento de una enfermedad muscular rara, la LGMD-1F, más cerca gracias al virus del sida”- no dispone de una financiación específica para su realización y sus responsables han pedido financiación a distintas agencias o fundaciones nacionales e internacionales, hasta ahora sin éxito, explica a Efe Alcamí.
Este investigador seguirá presentado el citado proyecto a distintas convocatorias para lograr una financiación continuada, pero mientras necesita “salvar el bache de este año” y conseguir dinero para continuar con la contratación del personal investigador.

La proteína Transportina 3 y su relación con el VIH y la distrofia muscular de cinturas LGMD-1F la estudian conjuntamente cuatro grupos de investigación en España: del Instituto de Salud Carlos III, Hospital La Fe de Valencia, Vall d’Hebron Institut de Recerca de Barcelona e Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA de la Universidad de Valencia.

<p>Imagen de archivo de José Alcamí, del ISCIII, quien ha acudido al 'crowdfunding' para pasar 'el bache' en uno de sus proyectos EFE/Alba García.</p>

Imagen de archivo de José Alcamí, del ISCIII, quien ha acudido al ‘crowdfunding’ para pasar ‘el bache’ en uno de sus proyectos EFE/Alba García.



La distrofia muscular de cinturas LGMD-1F afecta ya a ocho generaciones de una única familia, que actualmente viven en el levante español y en Italia. Son muy pocos pacientes, entre 100 y 200 afectados, pero albergan una de las claves que puede permitir tratar a un grupo de enfermos mucho mayor, los enfermos de SIDA.

Dado que el gen de la Transportina 3 (TNPO3) está implicado en el proceso de infección del virus del SIDA y es el principal causante de la citada enfermedad rara, los científicos estudian los mecanismos moleculares de esta rara afección para buscar fármacos contra esta enfermedad rara y para desarrollar nuevos antirretrovirales contra el VIH.
Si entendemos cómo la transportina mutante que causa la LGMD-1F impide que el virus del SIDA infecte la célula, podremos alterarla, modificarla para que no pueda ser “microbús viral” y abrir una nueva vía de tratamiento que puede beneficiar a millones de personas, infectadas y en riesgo de infección, subraya Alcamí.

Para ello, los científicos colaboran con la asociación “Conquistando Escalones” de pacientes afectados por esta enfermedad rara y otros grupos de investigación de Gran Bretaña y Bélgica.

Dos enfermedades muy distintas pero unidas


Este proyecto reúne la investigación sobre dos enfermedades, la LGMA-1F y el SIDA: estas dos enfermedades tan distintas tienen un nexo común y esa relación es lo que hace a este proyecto único.

Según Alcamí, una de las características más fascinantes de la investigación es la interacción con otras áreas del saber: es lo que llamamos conocimiento de frontera y justo esto, el estar en “tierra de nadie”, es lo que hace difícil su financiación en España. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?