INVESTIGACIÓN BOTÁNICA

El botánico Juan Isern Batlló ‘vuelve’ al Real Jardín Botánico

Efefuturo.- Juan Isern Batlló y Carrera fue un destacado botánico y miembro, entre otros cargos, de la Comisión Científica del Pacífico (1862-1866) del Real Jardín Botánico de Madrid. Ahora, gracias a dos de sus tataranietas ‘vuelve’ a este centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

<p>Juan Isern se sacó esta foto en un estudio de Valparaíso, Chile, durante una expedición científica. Imagen facilitada por el Real Jardín Botá

Juan Isern se sacó esta foto en un estudio de Valparaíso, Chile, durante una expedición científica. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico.

Dolores y Pilar Rodríguez Veiga Isern han donado al archivo del Real Jardín Botánico la reproducción de una fotografía suya, coincidiendo con el 150 aniversario de su muerte el pasado año.

Isern fue un destacado botánico miembro de la Comisión Científica del Pacífico que, entre otros objetivos, tenía la labor de enriquecer los fondos de los museos españoles y contribuir a desarrollar el programa de aclimatación de animales y vegetales exóticos que fuesen útiles a la economía española.

Los conocimientos de Juan Isern llamaron la atención

Nació en Girona en 1821 y se trasladó a Barcelona para dedicarse a su carrera científica, donde sus conocimientos botánicos llamaron la atención de varios botánicos europeos, como Bentham, Willkomm y, sobre todo Webb, con el que herborizó en los Pirineos, informa el Botánico en una nota de prensa.

En 1851 ocupa la plaza de colector de Museo de Ciencias Naturales de Madrid, en el que estaba integrado el Real Jardín Botánico, y después como ayudante de la cátedra de Botánica de la Facultad de Ciencias. Durante esta época, Isern se ocupó de la biblioteca del jardín y del aumento y preparación de colecciones.

En 1862 fue invitado a formar parte de la comisión científica del Pacífico, que recorrió Cabo Verde, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador.

En 1865, junto a sus compañeros de expedición Jiménez de la Espada, Francisco de Paula Martínez y Manuel Almagro, se internó en la Amazonía ecuatoriana donde contrajo una enfermedad incurable que le causaría la muerte acaecida el 23 de enero de 1866, pocos días después de volver de la expedición.

Un herbario con 25.000 ejemplares

En el Real Jardín Botánico se conserva el herbario de la Comisión. En total, más de 25.000 ejemplares de plantas secas macaronésicas y americanas colectadas, principalmente, por Juan Isern.

También, se conservan las plantas recogidas durante sus excursiones por la Península, así como el diario de la expedición, que ingresó en el Archivo del Jardín Botánico en 1926.

Precisamente, sus tataranietas Dolores y Pilar Rodríguez, junto a Paloma Blanco Fernández, del CSIC, publicaron en 2006 un libro con el diario de la citada expedición: “El estudiante de las hierbas: Diario del botánico Juan Isern Batlló y Carrera (1862-1866)”.

Parte del herbario de Juan Isern. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico.

Parte del herbario de Juan Isern. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico.

La foto que ahora se aporta de este investigador al archivo del Botánico, y que apareció después de la publicación del libro, fue realizada durante esa expedición, concretamente en un estudio fotográfico de Valparaíso, en Chile, como acredita el reverso de la instantánea, explica a Efe Pilar Rodríguez.

José Cuatrecasas, uno de los botánicos tropicalistas más importantes del siglo XX y director del Real Jardín Botánico en 1936, describiría a Isern como, “un botánico de corazón, alma noble, trabajador infatigable y héroe de la Expedición”. Efefuturo

Publicado en: Ciencia

Dolores y Pilar Rodríguez Veiga Isern han donado al archivo del Real Jardín Botánico la reproducción de una fotografía suya, coincidiendo con el 150 aniversario de su muerte el pasado año.

Isern fue un destacado botánico miembro de la Comisión Científica del Pacífico que, entre otros objetivos, tenía la labor de enriquecer los fondos de los museos españoles y contribuir a desarrollar el programa de aclimatación de animales y vegetales exóticos que fuesen útiles a la economía española.

Los conocimientos de Juan Isern llamaron la atención

Nació en Girona en 1821 y se trasladó a Barcelona para dedicarse a su carrera científica, donde sus conocimientos botánicos llamaron la atención de varios botánicos europeos, como Bentham, Willkomm y, sobre todo Webb, con el que herborizó en los Pirineos, informa el Botánico en una nota de prensa.

En 1851 ocupa la plaza de colector de Museo de Ciencias Naturales de Madrid, en el que estaba integrado el Real Jardín Botánico, y después como ayudante de la cátedra de Botánica de la Facultad de Ciencias. Durante esta época, Isern se ocupó de la biblioteca del jardín y del aumento y preparación de colecciones.

En 1862 fue invitado a formar parte de la comisión científica del Pacífico, que recorrió Cabo Verde, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador.

En 1865, junto a sus compañeros de expedición Jiménez de la Espada, Francisco de Paula Martínez y Manuel Almagro, se internó en la Amazonía ecuatoriana donde contrajo una enfermedad incurable que le causaría la muerte acaecida el 23 de enero de 1866, pocos días después de volver de la expedición.

Un herbario con 25.000 ejemplares

En el Real Jardín Botánico se conserva el herbario de la Comisión. En total, más de 25.000 ejemplares de plantas secas macaronésicas y americanas colectadas, principalmente, por Juan Isern.

También, se conservan las plantas recogidas durante sus excursiones por la Península, así como el diario de la expedición, que ingresó en el Archivo del Jardín Botánico en 1926.

Precisamente, sus tataranietas Dolores y Pilar Rodríguez, junto a Paloma Blanco Fernández, del CSIC, publicaron en 2006 un libro con el diario de la citada expedición: “El estudiante de las hierbas: Diario del botánico Juan Isern Batlló y Carrera (1862-1866)”.

Parte del herbario de Juan Isern. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico.

Parte del herbario de Juan Isern. Imagen facilitada por el Real Jardín Botánico.

La foto que ahora se aporta de este investigador al archivo del Botánico, y que apareció después de la publicación del libro, fue realizada durante esa expedición, concretamente en un estudio fotográfico de Valparaíso, en Chile, como acredita el reverso de la instantánea, explica a Efe Pilar Rodríguez.

José Cuatrecasas, uno de los botánicos tropicalistas más importantes del siglo XX y director del Real Jardín Botánico en 1936, describiría a Isern como, “un botánico de corazón, alma noble, trabajador infatigable y héroe de la Expedición”. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?