INVESTIGACIÓN MALARIA

Plasmodium vivax, ¿el inmortal?

EFEFUTURO.- El Plasmodium vivax, causante de 16 millones de casos de malaria al año en todo el mundo, lleva miles de años ‘acomodándose’ a las circunstancias locales, una capacidad adaptativa que ha convertido a este parásito en un desafío para los científicos que buscan vacunas y fármacos para combatirlo.

<p>Hematíes en varias etaptas de la infección por Plasmodium vivax en pacientes en Tailandia. Crédito: Wanlapa Roobsoong, Universidad de Mahidol (T

Hematíes en varias etaptas de la infección por Plasmodium vivax en pacientes en Tailandia. Crédito: Wanlapa Roobsoong, Universidad de Mahidol (Tailandia)

Hay cuatro clases de Plasmodium que transmiten la malaria a los humanos: el P. vivax, P. malariae, P. ovale y P. falciparum (éste último es el más letal y prevalente en África), y entre los cuatro, cada año causan 400 millones de casos de malaria en el mundo.




El más extendido globalmente y el que mejor se ha adaptado a las circunstancias a lo largo de los siglos es el Plasmodium vivax, según sendos estudios publicados en Nature Genetics, que son el mayor esfuerzo investigador realizado hasta la fecha.



Ambos estudios servirán para saber un poco más sobre esta enfermedad, sobre su origen y difusión global pero, sobre todo, ayudarán a conocer cómo este parásito se está adaptando a los cambios y se está haciendo resistente a los medicamentos actuales.



400 genomas de P. vivax


El primer trabajo, financiado por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Estados Unidos, ha secuenciado el genoma completo de casi 195 cepas de Plasmodium vivax de América Latina y Asia.


El segundo, dirigido por el investigador Dominic Kwiatkowski, del Wellcome Trust Sanger Institute (Hinxton, Reino Unido), ha analizado el genoma de otras 200 cepas de P. vivax, de Asia y Pacífico.


“Históricamente el P. vivax ha quedado en un segundo plano, por detrás del más letal, el P. falciparum, pero esta cepa es una gran carga para la salud pública en muchos países”, advierte el director del NIAID, Anthony S. Fauci.


El P. vivax es el más extendido globalmente, con presencia en América Latina, parte de África, y Asia y Pacífico.


Gracias a la gran cantidad de información genómica proporcionada por estos estudios, “la primera conclusión que se extrae es la gran diversidad genética de este parásito, que es mucho más diverso que el falciparum, explica a EFE el investigador del ISGlobal y coautor del estudio, Ivo Mueller.



Las migraciones que dispersaron la malaria


Probablemente, esta diversidad genética responde a las migraciones humanas a lo largo de la historia, y en cómo se distribuyó el parásito por el mundo.




Así, el estudio constata que los parásitos de América Latina son muy distintos de los de Asia, Madagascar e India y, probablemente, “muy cercanos” a los que había en España y Portugal en el siglo XVI -cuando todavía había muchísima malaria en Europa-, y que llegaron al nuevo continente con los conquistadores europeos.



“Creemos que los parásitos de América Latina son los descendientes de los europeos, y por eso son tan diferentes a los de Asia”, afirma Mueller.




Foto de archivo de un mosquito de la especie Anopheles gambiae, responsables de transmitir los parásitos causantes de la malaria, es fotografiado mientras extrae sangre en el Centro Internacional para la Psicología y Ecología de los Insectos, encargado de encontrar soluciones a las enfermedades que transmiten.

Foto de archivo de un mosquito de la especie Anopheles gambiae, responsables de transmitir los parásitos causantes de la malaria. EFE/STEPHEN MORRISON 


El estudio también constata que los parásitos de Madagascar e India son muy diversos, probablemente por ser áreas de tránsito dentro de la ruta de las especias.


Sin embargo, dentro de Asia, el gran movimiento de pueblos en los últimos 5.000 años, ha hecho que en este continente los parásitos sean más parecidos, mientras que los de lugares como Papúa Nueva Guinea, en el Pacífico, son cepas muy diferentes de las de Asia.


Otra conclusión del estudio es que la diversidad genética del parásito también se debe al propio mosquito, que es vector que utiliza el P. vivax para llegar hasta los humanos. Una vez ahí, anidan en el hígado de la persona infectada y provocan la malaria.


“Los mosquitos han tenido mucho que ver con la estructura del parásito a nivel global porque los parásitos han tenido que adaptarse a estos animales”, sostiene el investigador de ISGlobal.



Resistencia a los fármacos


Finalmente, ambos estudios comparten una última conclusión: “el parásito P. vivax sigue evolucionando y adaptándose a los tratamientos antimaláricos utilizados en los últimos 40 o 50 años (especialmente la sulfadoxina pirametamina), a las diferencias regionales del huésped humano, y a las del mosquito vector”.


“Existe una creciente resistencia a los medicamentos utilizados en los últimos 50 años. Estos fármacos han cambiado la estructura genética del parásito y ya no sirven para tratar malaria vivax en muchas regiones del planeta”, explica Mueller.


Estos resultados constatan la variable epidemiológica de esta especie de parásito y exigen “amplitud de enfoques” para eliminar al P. vivax a nivel mundial, advierte el estudio. EFE




Dos estudios publicados en Nature Genetics analizan el genoma de casi 400 cepas del parásito Plasmodium vivax.

Dos estudios publicados en Nature Genetics analizan el genoma de casi 400 cepas del parásito Plasmodium vivax.

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia

Hay cuatro clases de Plasmodium que transmiten la malaria a los humanos: el P. vivax, P. malariae, P. ovale y P. falciparum (éste último es el más letal y prevalente en África), y entre los cuatro, cada año causan 400 millones de casos de malaria en el mundo.




El más extendido globalmente y el que mejor se ha adaptado a las circunstancias a lo largo de los siglos es el Plasmodium vivax, según sendos estudios publicados en Nature Genetics, que son el mayor esfuerzo investigador realizado hasta la fecha.



Ambos estudios servirán para saber un poco más sobre esta enfermedad, sobre su origen y difusión global pero, sobre todo, ayudarán a conocer cómo este parásito se está adaptando a los cambios y se está haciendo resistente a los medicamentos actuales.



400 genomas de P. vivax


El primer trabajo, financiado por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Estados Unidos, ha secuenciado el genoma completo de casi 195 cepas de Plasmodium vivax de América Latina y Asia.


El segundo, dirigido por el investigador Dominic Kwiatkowski, del Wellcome Trust Sanger Institute (Hinxton, Reino Unido), ha analizado el genoma de otras 200 cepas de P. vivax, de Asia y Pacífico.


“Históricamente el P. vivax ha quedado en un segundo plano, por detrás del más letal, el P. falciparum, pero esta cepa es una gran carga para la salud pública en muchos países”, advierte el director del NIAID, Anthony S. Fauci.


El P. vivax es el más extendido globalmente, con presencia en América Latina, parte de África, y Asia y Pacífico.


Gracias a la gran cantidad de información genómica proporcionada por estos estudios, “la primera conclusión que se extrae es la gran diversidad genética de este parásito, que es mucho más diverso que el falciparum, explica a EFE el investigador del ISGlobal y coautor del estudio, Ivo Mueller.



Las migraciones que dispersaron la malaria


Probablemente, esta diversidad genética responde a las migraciones humanas a lo largo de la historia, y en cómo se distribuyó el parásito por el mundo.




Así, el estudio constata que los parásitos de América Latina son muy distintos de los de Asia, Madagascar e India y, probablemente, “muy cercanos” a los que había en España y Portugal en el siglo XVI -cuando todavía había muchísima malaria en Europa-, y que llegaron al nuevo continente con los conquistadores europeos.



“Creemos que los parásitos de América Latina son los descendientes de los europeos, y por eso son tan diferentes a los de Asia”, afirma Mueller.




Foto de archivo de un mosquito de la especie Anopheles gambiae, responsables de transmitir los parásitos causantes de la malaria, es fotografiado mientras extrae sangre en el Centro Internacional para la Psicología y Ecología de los Insectos, encargado de encontrar soluciones a las enfermedades que transmiten.

Foto de archivo de un mosquito de la especie Anopheles gambiae, responsables de transmitir los parásitos causantes de la malaria. EFE/STEPHEN MORRISON 


El estudio también constata que los parásitos de Madagascar e India son muy diversos, probablemente por ser áreas de tránsito dentro de la ruta de las especias.


Sin embargo, dentro de Asia, el gran movimiento de pueblos en los últimos 5.000 años, ha hecho que en este continente los parásitos sean más parecidos, mientras que los de lugares como Papúa Nueva Guinea, en el Pacífico, son cepas muy diferentes de las de Asia.


Otra conclusión del estudio es que la diversidad genética del parásito también se debe al propio mosquito, que es vector que utiliza el P. vivax para llegar hasta los humanos. Una vez ahí, anidan en el hígado de la persona infectada y provocan la malaria.


“Los mosquitos han tenido mucho que ver con la estructura del parásito a nivel global porque los parásitos han tenido que adaptarse a estos animales”, sostiene el investigador de ISGlobal.



Resistencia a los fármacos


Finalmente, ambos estudios comparten una última conclusión: “el parásito P. vivax sigue evolucionando y adaptándose a los tratamientos antimaláricos utilizados en los últimos 40 o 50 años (especialmente la sulfadoxina pirametamina), a las diferencias regionales del huésped humano, y a las del mosquito vector”.


“Existe una creciente resistencia a los medicamentos utilizados en los últimos 50 años. Estos fármacos han cambiado la estructura genética del parásito y ya no sirven para tratar malaria vivax en muchas regiones del planeta”, explica Mueller.


Estos resultados constatan la variable epidemiológica de esta especie de parásito y exigen “amplitud de enfoques” para eliminar al P. vivax a nivel mundial, advierte el estudio. EFE




Dos estudios publicados en Nature Genetics analizan el genoma de casi 400 cepas del parásito Plasmodium vivax.

Dos estudios publicados en Nature Genetics analizan el genoma de casi 400 cepas del parásito Plasmodium vivax.

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?