OCÉANOS CONTAMINACIÓN

La contaminación por combustibles fósiles y petróleo llega a los océanos por el aire

EFEFUTURO.- Los contaminantes procedentes del uso de combustibles fósiles, incendios y vertidos de petróleo alcanzan los océanos a través de la atmósfera, según un estudio que estima en 90.000 toneladas al mes la cantidad que se deposita en la superficie del Atlántico, Pacífico e Índico.

<p>EFE/Wang Hoof</p>

EFE/Wang Hoof

Los resultados de este trabajo se publican en la revista Nature Geoscience y se basan en muestras de aire (gases y aerosoles), de lluvia y de agua de superficie del océano recogidas durante la campaña de circunnavegación del buque Hespérides dentro de la Expedición Malaspina.

En una nota de prensa, el CSIC destaca la importancia de conocer la dinámica de dichos contaminantes para entender tanto sus efectos en los ecosistemas oceánicos como en el ciclo de carbono global.

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs por sus siglas en inglés) son contaminantes que proceden del uso de combustibles fósiles, incendios, vertidos de petróleo así como otras fuentes antropogénicas y naturales y se transportan a través de la atmósfera hasta el océano abierto.

Los científicos señalan que del carbono que se deposita en el océano a escala global, el correspondiente a compuestos aromáticos supone el equivalente al 15 por ciento de lo que entra por deposición de CO2, “una cifra mayor de la esperada”.

“Los hidrocarburos aromáticos policíclicos son contaminantes ubicuos y abundantes en el medio ambiente además de un componente del carbono orgánico poco estudiado en los flujos atmósfera-océano”, explica Jordi Dachs, investigador del CSIC en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua de Barcelona

90.000 toneladas de hidrocarburos cada mes

El estudio refleja que cada mes llegan al Atlántico, Pacífico e Índico unas 90.000 toneladas de hidrocarburos aromáticos policíclicos desde la atmósfera, una cantidad cuatro veces mayor que la generada en 2010 durante el hundimiento de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon en el golfo de México.

Aunque las implicaciones concretas de las concentraciones de hidrocarburos aromáticos polícíclicos son por el momento “inciertas”, los investigadores apuntan a que podrían afectar a largo plazo a los seres vivos oceánicos y a los ciclos de formación de nubes, entre otros.

Belén González-Gaya, investigadora del Instituto de Química Orgánica General en Madrid, destaca la escasez de información sobre la contaminación de estos hidrocarburos en el océano, lo que ha sido necesario realizar un estudio global para conocer la relevancia de estos flujos a nivel planetario. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia

Los resultados de este trabajo se publican en la revista Nature Geoscience y se basan en muestras de aire (gases y aerosoles), de lluvia y de agua de superficie del océano recogidas durante la campaña de circunnavegación del buque Hespérides dentro de la Expedición Malaspina.

En una nota de prensa, el CSIC destaca la importancia de conocer la dinámica de dichos contaminantes para entender tanto sus efectos en los ecosistemas oceánicos como en el ciclo de carbono global.

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs por sus siglas en inglés) son contaminantes que proceden del uso de combustibles fósiles, incendios, vertidos de petróleo así como otras fuentes antropogénicas y naturales y se transportan a través de la atmósfera hasta el océano abierto.

Los científicos señalan que del carbono que se deposita en el océano a escala global, el correspondiente a compuestos aromáticos supone el equivalente al 15 por ciento de lo que entra por deposición de CO2, “una cifra mayor de la esperada”.

“Los hidrocarburos aromáticos policíclicos son contaminantes ubicuos y abundantes en el medio ambiente además de un componente del carbono orgánico poco estudiado en los flujos atmósfera-océano”, explica Jordi Dachs, investigador del CSIC en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua de Barcelona

90.000 toneladas de hidrocarburos cada mes

El estudio refleja que cada mes llegan al Atlántico, Pacífico e Índico unas 90.000 toneladas de hidrocarburos aromáticos policíclicos desde la atmósfera, una cantidad cuatro veces mayor que la generada en 2010 durante el hundimiento de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon en el golfo de México.

Aunque las implicaciones concretas de las concentraciones de hidrocarburos aromáticos polícíclicos son por el momento “inciertas”, los investigadores apuntan a que podrían afectar a largo plazo a los seres vivos oceánicos y a los ciclos de formación de nubes, entre otros.

Belén González-Gaya, investigadora del Instituto de Química Orgánica General en Madrid, destaca la escasez de información sobre la contaminación de estos hidrocarburos en el océano, lo que ha sido necesario realizar un estudio global para conocer la relevancia de estos flujos a nivel planetario. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?