INVESTIGACIÓN CÁNCER

La lombriz que provoca cáncer, una oportunidad para la ciencia

EFEFUTURO.- El médico infectólogo colombiano que atendió el “extraordinario” caso que permitió descubrir células cancerosas de un parásito intestinal que pueden causar tumores en una persona considera que esta revelación “abre” la puerta a nuevas investigaciones y a diagnósticos “oportunos”.

<p>Fotografía del médico infectólogo de la Clínica Universitaria Bolivariana de Medellín (Colombia), Carlos Andrés Agudelo (d), y la médica inf

Fotografía del médico infectólogo de la Clínica Universitaria Bolivariana de Medellín (Colombia), Carlos Andrés Agudelo (d), y la médica infectóloga del Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín, Alicia Hidrón (i), durante la entrevista. EFE/LUIS EDUARDO NORIEGA.

“Es un caso excepcional. Puede que ocurran más casos futuros, pero serán esporádicos”, declaró en una entrevista con Efe el médico Carlos Andrés Agudelo, que atendió al paciente en la Clínica Universitaria Bolivariana de la ciudad colombiana de Medellín.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos anunciaron la semana pasada que este insólito caso que ha conmocionado a la comunidad científica mundial se dio en Colombia en 2013.

El informe, que salió publicado la semana pasada en New England Journal of Medicine, advierte sobre el riesgo de que otros casos similares que puedan darse sean diagnosticados como cáncer humano, especialmente en países en desarrollo donde este tipo de parásito (Hymenolepis nana) es común.

Agudelo aseguró que esta revelación “abre la puerta a nuevas investigaciones, hipótesis y preguntas”, y además permitirá a los médicos del mundo que enfrenten un caso similar “hacer un diagnóstico oportuno y evaluar las opciones de tratamiento”.

Pero aclaró que el descubrimiento “no significa” que a las personas que tengan este parásito les vaya a dar un cáncer, e indicó que ahora los investigadores tendrán una “nueva visión entre el hospedero (paciente) y el parásito, y de cómo es la relación entre cáncer e infección”.

El paciente atendido por Agudelo tenía 41 años, sufría el VIH y tenía su sistema inmunológico debilitado.

“El paciente tenía las defensas bajas porque había abandonado el tratamiento. Vino por un cuadro de tos, fiebre y pérdida de peso”, relató el infectólogo sobre el caso.

Unas radiografías de tórax que mostraba masas pulmonares con características que “sugerían” un cáncer hicieron que se “orientaran las sospechas” en esa dirección, por lo que tomaron muestra de esas células, que fueron revisadas por los patólogos colombianos Lucy Díazgranados y Alejandro Vélez.

Las imágenes de esas biopsias fueron enviadas a diferentes médicos en Colombia, España, México, Australia y Estados Unidos. Microbiólogos, patólogos e infectólogos analizaron esa muestra, pero ninguno tuvo respuesta.

Mientras se daban los primeros avances del experto de los CDC, el paciente colombiano desarrolló otras complicaciones e infecciones asociadas a la progresión del VIH; estuvo cuatro meses en la clínica, desde que fue a consulta hasta que falleció.

“El cáncer progresó. Le empezaron a salir lesiones en el cuello e hizo una complicación renal asociada a los medicamentos que estaba recibiendo. El paciente estaba cansado, con dolor y sufriendo por no saber qué le pasaba”, dijo Agudelo a Efe.

El médico relató que 72 horas antes de que el paciente falleciera, el doctor Atis Muehlenbacs envió unos “resultados preliminares” en los que hablaba de un parásito, una lombriz solitaria que trasmitía células cancerosas a humanos.

La lombriz solitaria afecta a cerca de 75 millones de personas, en especial a niños, personas con sistemas inmunes débiles o quienes toman esteroides.

“El comportamiento de este parásito es muy novedoso, es la primera vez que se reporta algo así en un humano. Merece muchos más estudios a fondo, porque el componente de inmunosupresión del paciente probablemente jugó un rol importante”, apuntó Alicia Hidrón, médica infectóloga que también participó en el estudio. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia

“Es un caso excepcional. Puede que ocurran más casos futuros, pero serán esporádicos”, declaró en una entrevista con Efe el médico Carlos Andrés Agudelo, que atendió al paciente en la Clínica Universitaria Bolivariana de la ciudad colombiana de Medellín.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos anunciaron la semana pasada que este insólito caso que ha conmocionado a la comunidad científica mundial se dio en Colombia en 2013.

El informe, que salió publicado la semana pasada en New England Journal of Medicine, advierte sobre el riesgo de que otros casos similares que puedan darse sean diagnosticados como cáncer humano, especialmente en países en desarrollo donde este tipo de parásito (Hymenolepis nana) es común.

Agudelo aseguró que esta revelación “abre la puerta a nuevas investigaciones, hipótesis y preguntas”, y además permitirá a los médicos del mundo que enfrenten un caso similar “hacer un diagnóstico oportuno y evaluar las opciones de tratamiento”.

Pero aclaró que el descubrimiento “no significa” que a las personas que tengan este parásito les vaya a dar un cáncer, e indicó que ahora los investigadores tendrán una “nueva visión entre el hospedero (paciente) y el parásito, y de cómo es la relación entre cáncer e infección”.

El paciente atendido por Agudelo tenía 41 años, sufría el VIH y tenía su sistema inmunológico debilitado.

“El paciente tenía las defensas bajas porque había abandonado el tratamiento. Vino por un cuadro de tos, fiebre y pérdida de peso”, relató el infectólogo sobre el caso.

Unas radiografías de tórax que mostraba masas pulmonares con características que “sugerían” un cáncer hicieron que se “orientaran las sospechas” en esa dirección, por lo que tomaron muestra de esas células, que fueron revisadas por los patólogos colombianos Lucy Díazgranados y Alejandro Vélez.

Las imágenes de esas biopsias fueron enviadas a diferentes médicos en Colombia, España, México, Australia y Estados Unidos. Microbiólogos, patólogos e infectólogos analizaron esa muestra, pero ninguno tuvo respuesta.

Mientras se daban los primeros avances del experto de los CDC, el paciente colombiano desarrolló otras complicaciones e infecciones asociadas a la progresión del VIH; estuvo cuatro meses en la clínica, desde que fue a consulta hasta que falleció.

“El cáncer progresó. Le empezaron a salir lesiones en el cuello e hizo una complicación renal asociada a los medicamentos que estaba recibiendo. El paciente estaba cansado, con dolor y sufriendo por no saber qué le pasaba”, dijo Agudelo a Efe.

El médico relató que 72 horas antes de que el paciente falleciera, el doctor Atis Muehlenbacs envió unos “resultados preliminares” en los que hablaba de un parásito, una lombriz solitaria que trasmitía células cancerosas a humanos.

La lombriz solitaria afecta a cerca de 75 millones de personas, en especial a niños, personas con sistemas inmunes débiles o quienes toman esteroides.

“El comportamiento de este parásito es muy novedoso, es la primera vez que se reporta algo así en un humano. Merece muchos más estudios a fondo, porque el componente de inmunosupresión del paciente probablemente jugó un rol importante”, apuntó Alicia Hidrón, médica infectóloga que también participó en el estudio. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?