INVESTIGACIÓN ANTÁRTICA

La placa de hielo de Antártica es clave en los cambios climáticos

Efefuturo.- El comportamiento de la placa de hielo de la Antártica juega un papel clave en los cambios climáticos regionales y globales, según revela una investigación que publica la revista Nature.

<p>Imagen de la Antártida. EFE.</p>

Imagen de la Antártida. EFE.

El estudio, desarrollado por expertos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) junto a colegas de Nueva Zelanda, Alemania y EE.UU., sugiere que la influencia de la placa de hielo ártica sobre el clima de la zona y del resto del planeta podría explicar también por qué el hielo marino en el hemisferio sur ha seguido aumentando, a pesar del calentamiento experimentado en el resto del mundo.

Hasta ahora, los modelos de cambio climático que analizan datos de varios miles de años de antigüedad no han tenido en cuenta la variabilidad climática que ha quedado impresa en los registros paleoclimáticos, recuerdan los autores.

Esta circunstancia es observable, apuntan, en los registros obtenidos en zonas como el Mar de Escocia.

La mayoría de los icebergs que se desprenden de la capa de hielo antártica deambulan por esta región como consecuencia de la circulación atmosférica y oceánica“, señala en un comunicado Michael Weber, paleoclimatólogo de la Universidad de Cambridge y coautor del estudio.

Los icebergs, destaca, contienen “grava” que se deposita en una capa de sedimentos sobre el suelo oceánico y su análisis y datación demuestran que, durante los últimos 8.000 años, “hubo siglos en los que se depositó más grava y menos en otros”, lo que demuestra que tiene un “comportamiento dinámico”.

La hipótesis de trabajo de este grupo de científicos partió de la evidencia de que los modelos climáticos usados hasta ahora han pasado por alto un elemento crucial del sistema climático general.

En este sentido, constataron que los citados periodos de alternancia entre pérdidas de masa de hielo y aumento de ésta ocurridos durante los últimos 8.000 años han tenido “un efecto de cascada” sobre todo el sistema climático.

“Existe una variabilidad natural en las partes más profundas del océano adyacente a la placa de hielo antártica, parecida a la Oscilación del Pacífico y a la de El Niño o La Niña, pero que ocurre en una escala de tiempo de siglos que provoca pequeños, pero significativos cambios de temperatura”, aporta Andreas Schmittner, de la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.).

Los expertos sostienen que la comunidad científica ha sabido desde hace décadas que los pequeños cambios en el clima pueden tener un impacto considerable sobre la extensa capa de hielo antártica, pero con este nuevo estudio revelan que también sucede al revés.

La placa de hielo antártica oriental, más vulnerable de lo calculado

A este respecto, otra investigación que también publica Nature informa de que la placa de hielo antártica oriental parece ser más vulnerable de lo que se creía hasta ahora como consecuencia de los fuertes vientos que llevan aire caliente y desplazan la nieve de su superficie.

Esa es la principal conclusión a la que han llegado un grupo de expertos en Bélgica, Holanda y Alemania, tras analizar datos obtenidos sobre el terreno, de modelos climáticos e imágenes de satélites.

Hielo antártico

Vista de un bloque de hielo en la Antártida, uno de los lugares del mundo donde más se notan los efectos del cambio climático. EFE Dean Leawins

Las proyecciones actuales, dicen, arrojan importantes incertidumbres respecto a la contribución de la subida del nivel del mar de la Antártica debido, en parte, a que el comportamiento de su propia capa de hielo es todavía impredecible

“En Antártica oriental se observan pocos cambios climáticos porque esta zona está muy aislada del resto del mundo”, explica Jan Lenaerts, miembro de las universidades de Utrecht y de Leuven, ambas en Bélgica.

No obstante, para sorpresa de la comunidad científica, las placas de hielo de algunas regiones de Antártica oriental se están derritiendo más rápidamente de lo previsto, lo que sugiere que son “extremadamente sensibles al cambio climático”.

El causante es el “fuerte y persistente” viento que transporta a esa zona aire caliente y seco, el cual desplaza la nieve y “ennegrece la superficie”, que, a su vez, absorbe más calor del sol.

El resultado es “un microclima local más templado” donde aparecen un pequeño número de “puntos calientes”, entre ellos, un misterioso cráter localizado hace unos años en la plataforma de hielo Rey Balduino.

“Entonces, los medios de comunicación indicaron que el cráter era, probablemente, consecuencia del impacto de un meteorito”, cuenta Lenaerts, quien confirma que se trata de un “lago colapsado”, con un “molino en su interior”, un agujero por el que vierte el agua al océano.

“Es una gran sorpresa. Estos molinos son típico de Groenlandia. Y nunca habíamos visto uno antes en una plataforma de hielo”, confirma Stef Lhermitte, de la Universidad de Leuven.

Asimismo, descubrieron que existe un gran número de “lagos con agua derretida” escondidos bajo la superficie del hielo, algunos de los cuales tienen varios kilómetros de tamaño.

“¿Es esta una prueba del cambio climático? La cantidad de agua que se derrite (en el cráter) difiere enormemente de un año a otro, pero está claro que aumenta durante los años calientes”, advierte Lhermitte. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia

El estudio, desarrollado por expertos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) junto a colegas de Nueva Zelanda, Alemania y EE.UU., sugiere que la influencia de la placa de hielo ártica sobre el clima de la zona y del resto del planeta podría explicar también por qué el hielo marino en el hemisferio sur ha seguido aumentando, a pesar del calentamiento experimentado en el resto del mundo.

Hasta ahora, los modelos de cambio climático que analizan datos de varios miles de años de antigüedad no han tenido en cuenta la variabilidad climática que ha quedado impresa en los registros paleoclimáticos, recuerdan los autores.

Esta circunstancia es observable, apuntan, en los registros obtenidos en zonas como el Mar de Escocia.

La mayoría de los icebergs que se desprenden de la capa de hielo antártica deambulan por esta región como consecuencia de la circulación atmosférica y oceánica“, señala en un comunicado Michael Weber, paleoclimatólogo de la Universidad de Cambridge y coautor del estudio.

Los icebergs, destaca, contienen “grava” que se deposita en una capa de sedimentos sobre el suelo oceánico y su análisis y datación demuestran que, durante los últimos 8.000 años, “hubo siglos en los que se depositó más grava y menos en otros”, lo que demuestra que tiene un “comportamiento dinámico”.

La hipótesis de trabajo de este grupo de científicos partió de la evidencia de que los modelos climáticos usados hasta ahora han pasado por alto un elemento crucial del sistema climático general.

En este sentido, constataron que los citados periodos de alternancia entre pérdidas de masa de hielo y aumento de ésta ocurridos durante los últimos 8.000 años han tenido “un efecto de cascada” sobre todo el sistema climático.

“Existe una variabilidad natural en las partes más profundas del océano adyacente a la placa de hielo antártica, parecida a la Oscilación del Pacífico y a la de El Niño o La Niña, pero que ocurre en una escala de tiempo de siglos que provoca pequeños, pero significativos cambios de temperatura”, aporta Andreas Schmittner, de la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.).

Los expertos sostienen que la comunidad científica ha sabido desde hace décadas que los pequeños cambios en el clima pueden tener un impacto considerable sobre la extensa capa de hielo antártica, pero con este nuevo estudio revelan que también sucede al revés.

La placa de hielo antártica oriental, más vulnerable de lo calculado

A este respecto, otra investigación que también publica Nature informa de que la placa de hielo antártica oriental parece ser más vulnerable de lo que se creía hasta ahora como consecuencia de los fuertes vientos que llevan aire caliente y desplazan la nieve de su superficie.

Esa es la principal conclusión a la que han llegado un grupo de expertos en Bélgica, Holanda y Alemania, tras analizar datos obtenidos sobre el terreno, de modelos climáticos e imágenes de satélites.

Hielo antártico

Vista de un bloque de hielo en la Antártida, uno de los lugares del mundo donde más se notan los efectos del cambio climático. EFE Dean Leawins

Las proyecciones actuales, dicen, arrojan importantes incertidumbres respecto a la contribución de la subida del nivel del mar de la Antártica debido, en parte, a que el comportamiento de su propia capa de hielo es todavía impredecible

“En Antártica oriental se observan pocos cambios climáticos porque esta zona está muy aislada del resto del mundo”, explica Jan Lenaerts, miembro de las universidades de Utrecht y de Leuven, ambas en Bélgica.

No obstante, para sorpresa de la comunidad científica, las placas de hielo de algunas regiones de Antártica oriental se están derritiendo más rápidamente de lo previsto, lo que sugiere que son “extremadamente sensibles al cambio climático”.

El causante es el “fuerte y persistente” viento que transporta a esa zona aire caliente y seco, el cual desplaza la nieve y “ennegrece la superficie”, que, a su vez, absorbe más calor del sol.

El resultado es “un microclima local más templado” donde aparecen un pequeño número de “puntos calientes”, entre ellos, un misterioso cráter localizado hace unos años en la plataforma de hielo Rey Balduino.

“Entonces, los medios de comunicación indicaron que el cráter era, probablemente, consecuencia del impacto de un meteorito”, cuenta Lenaerts, quien confirma que se trata de un “lago colapsado”, con un “molino en su interior”, un agujero por el que vierte el agua al océano.

“Es una gran sorpresa. Estos molinos son típico de Groenlandia. Y nunca habíamos visto uno antes en una plataforma de hielo”, confirma Stef Lhermitte, de la Universidad de Leuven.

Asimismo, descubrieron que existe un gran número de “lagos con agua derretida” escondidos bajo la superficie del hielo, algunos de los cuales tienen varios kilómetros de tamaño.

“¿Es esta una prueba del cambio climático? La cantidad de agua que se derrite (en el cráter) difiere enormemente de un año a otro, pero está claro que aumenta durante los años calientes”, advierte Lhermitte. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?