ONDAS GRAVITACIONALES

LISA Pathfinder da un paso más en la búsqueda de las ondas gravitacionales

EFEFUTURO.- Hace ya más de un siglo, Albert Einstein habló en su teoría de la Relatividad General de las ondas gravitacionales; la semana pasada, la última gran predicción del físico sobre el universo se confirmó: las ondas gravitacionales existen y un experimento en EE.UU. las detectó por primera vez (LIGO).

LISA Pathfinder da un paso más en la búsqueda de las ondas gravitacionales
Estas ondas proceden de algunos de los eventos más violentos del cosmos, como los agujeros negros o las supernovas, capaces de sacudir el espacio-tiempo, produciendo las resultantes ondulaciones en su tejido.

La Agencia Espacial Europea (ESA) también se ha apuntado a la búsqueda de estas ondas, con la misión LISA Pathfinder lanzada al espacio el pasado 3 de diciembre. El satélite pretende captar las ondas gravitacionales más puras a una distancia lo suficientemente grande como para evitar las interferencias terrestres: unos 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección al Sol.

Los cubos en el interior de la carga útil de LISA Pathfinder, imagen cedida por la ESA./EFE



Ahora, LISA ha liberado sus dos masas de pruebas -cubos-, y pronto comenzará su compleja misión científica, tratando de mantenerlas en las condiciones de caída libre “más precisas jamás logradas” para validar las tecnologías necesarias para observar ondas gravitatorias desde el espacio, explica la ESA en un comunicado.

Las dos masas de pruebas, unos cubos de 46 milímetros de lado, de una aleación de oro y platino, ya están flotando libremente en el corazón del satélite, a unos pocos milímetros de las paredes de sus carcasas.Los dos cubos se encuentran a una distancia de 38 centímetros y sólo los conectan una serie de haces láser.

“Enviamos estos cubos al espacio para recrear unas condiciones que son imposibles de conseguir bajo la influencia del campo gravitatorio de nuestro planeta”, detalla Paul McNamara, científico de este proyecto.

“Estas condiciones son las únicas que nos permiten llevar a cabo nuestro estudio en la caída libre más pura que podamos imaginar. Estamos impacientes por empezar a hacer experimentos en este impresionante laboratorio gravitatorio”.

Gravedad cero


Sin embargo, aún tendrán que esperar otra semana antes de que los cubos se dejen completamente a merced de la gravedad, sin que ninguna otra fuerza actúe sobre ellos.

Será entonces cuando (23 de febrero) la misión entre en “su modo de ciencia” y se comporte justamente a la inversa: los cubos permanecerán en caída libre y el satélite medirá cualquier desplazamiento de las carcasas hacia ellos, y lo corregirá utilizando un avanzado sistema de micro-propulsión, manteniendo en todo momento al satélite centrado sobre las masas.

Los científicos pasarán varios meses realizando experimentos para determinar con qué precisión es posible mantener la posición relativa de las dos masas en caída libre, aunque esperan que se consiga una precisión del orden de una millonésima de milímetro. EFEfuturo
Etiquetado con: , ,
Publicado en: Astrofísica     Espacio

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login