MISIÓN PATHFINDER

El LISA Pathfinder inicia su misión en busca de las ondas gravitacionales

EFEFUTURO.-  El satélite científico europeo LISA Pathfinder despegó hoy, dando inicio una misión pionera que busca captar directamente por primera vez las ondas gravitacionales y así, a largo plazo, contribuir al estudio de supernovas y agujeros negros.

<p>Fotografía facilitada por la Agencia Europea Espacial (ESA) de una recreación del satélite científico europeo LISA Pathfinder una vez situado e

Fotografía facilitada por la Agencia Europea Espacial (ESA) de una recreación del satélite científico europeo LISA Pathfinder una vez situado en su destino final, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra.

Con un día de retraso por un incidente técnico, el artefacto despegó a bordo de un cohete Vega del puerto espacial de la localidad de Kourou, en la Guayana Francesa, a las 4.04 GMT, según confirmó el centro de operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA), situado en la ciudad alemana de Darmstadt.

El satélite se desacopló del cohete a las 5.50 GMT, con éxito y según lo previsto, culminando la primera fase de un complejo proceso de alejamiento progresivo, de camino hasta su posición final a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra.

“Hemos recibido con éxito la primera señal del LISA Pathfinder. Estamos extremadamente contentos”, aseguró minutos después de la separación el director de Vuelo del centro de operaciones de la ESA, Andreas Rudolph.

Los próximos diez días serán claves para seguir alejando de forma progresiva al LISA Pathfinder de la Tierra y durante este período la ESA tiene previstas una serie de maniobras críticas que implicarán a 50 científicos trabajando a turnos día y noche.

Hasta el 11 de diciembre, se encenderán seis veces los módulos de propulsión del satélite, haciendo que tras cada ocasión la órbita elíptica que trace la nave sea mucho más amplia.

Un mes después encenderá sus módulos de propulsión

Una vez concluida esta fase, la nave volverá un mes después a encender sus módulos de propulsión para continuar su ruta en dirección al Sol, hasta alcanzar a finales de enero el denominado Punto Lagrange 1.

Este lugar es idóneo para los experimentos del LISA Pathfinder, pues es donde las fuerzas de gravedad de la Tierra y el Sol se contrarrestan, anulando esas interferencias.

El director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA, Álvaro Giménez, destacó que entonces empezará “el reto para los científicos”, pues esta “nave muy especial” está “intentando algo que nunca antes se ha probado”.

Despegue de un cohete con una misión europea.

Fotografía facilitada por la Agencia Europea Espacial (ESA) del lanzamiento del cohete Vega a bordo del cual despegó el satélite científico europeo LISA Pathfinder. 

El corazón de la misión son dos masas cúbicas idénticas, de 46 milímetros de lado y dos kilos, hechas de una aleación de oro y platino, que flotan en el interior de un complejo mecanismo que las mantiene aisladas y controla todas las condiciones externas.

El objetivo es medir con la máxima precisión (hasta el picometro, la trillonésima parte de un metro) cómo se comportan estas masas, dispuestas a una distancia constante de 38 centímetros, y detectar cualquier diferencia entre ellas, ya que sin influencia exterior deberían moverse en perfecta sincronía.

Giménez, que tildó la misión de “muy ambiciosa”, indicó no obstante que el LISA Pathfinder es “sólo un paso, aunque uno grande” dentro de un proyecto aún mayor.

Si la tecnología se demuestra precisa y fiable, la ESA aspira a poner en marcha para 2034 el proyecto eLISA, que constaría de tres satélites conformando un triángulo de cinco millones de kilómetros de lado, con una de estas masas cada uno.

Los científicos apuntan que tras las variaciones que se puedan registrar en las mediciones en cada uno de estos satélites podrían esconderse las ondas gravitacionales, un elemento que postuló Albert Einstein hace cien años en su Teoría General de la Relatividad.

Según los expertos las ondas gravitacionales del espacio, unas ondulaciones producidas en el continuo espacio-tiempo por acontecimientos muy violentos como la explosión de una supernova o la fusión de dos agujeros negros, son abundantes y contienen información clave, como la causa de su origen.

Entre esa información podrían hallarse, agregan los expertos, claves sobre algunas de las incógnitas fundamentales del cosmos pendientes de resolución, como datos sobre el Big Bang que dio lugar al universo.

Hasta el momento la comunidad científica nunca ha logrado captar directamente estas ondas, pese a tener constancia indirecta de su existencia.

Para su identificación y análisis faltan aún años, aunque desde hoy pueden estar más cerca, tras el lanzamiento del LISA Pathfinder.

El lanzamiento se ha seguido también desde el IEEC-CSIC de Barcelona

El lanzamiento se ha seguido también desde el Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC) de Barcelona, cuyo grupo de Astronomía Gravitacional-LISA ha creado el ordenador a bordo, los sistemas de diagnóstico de altísima estabilidad y sensibilidad, y el software de control de ambos.

Carlos F. Sopuerta, investigador principal de este grupo, ha afirmado que “han sido unos segundos muy intensos, después de más de diez años de trabajo en la misión. Y ha ido todo muy rápido. El cohete se ha metido en seguida entre las nubes y ha ido todo según lo previsto”.

Miquel Nofrarias, investigador del grupo que ha podido vivir el lanzamiento desde Kourou, ha destacado la emoción del lanzamiento: “Es un momento muy emocionante después de tantos años de dedicación. Cuesta de creer que nuestro hardware ya esté en órbita”.

Lluís Gesa, otro de los investigadores que se encuentra en el centro de operaciones de ESA, en Darmstadt (Alemania), ha coincidido en que “ha sido una sensación brutal, difícil de explicar. Una mezcla de satisfacción por el trabajo realizado y la emoción por todo lo que significa”.

Tecnología española en LISA Pathfinder

Buena parte de esa tecnología del satélite la ha creado el grupo de Astronomía Gravitacional-LISA del Instituto de Ciencias del Espacio, centro conjunto del Instituto de Estudios Espaciales de Catalunya (IEEC) y el CSIC que han diseñado, construido y programado la Unidad de Gestión de Datos (DMU), el ordenador a bordo que controla los experimentos científicos de la misión y que recibirá la información de todos los sensores para realizar diversas maniobras de reposicionamiento cada segundo.

El ordenador de Lisa Pathfinder

La unidad de gestión de datos DMU de Sener, que controla los experimentos científicos de la misión Lisa Pathfinder (imagen facilitada por esta empresa).

En la construcción de la DMU ha colaborado la empresa española SENER, y GMV ha participado en la verificación del software.

Además, este grupo ha sido el responsable del sistema de diagnóstico: el conjunto de sensores y actuadores de alta sensibilidad y precisión para el control térmico y magnético, en el que han colaborado también investigadores del Grup de Recerca en Ciències i Tecnologies de l’Espai (IEECUPC), y un monitor de radiación de partículas cósmicas ionizadas, en el que ha participado el Institut de Física d’Altes Energies (IFAE) de la UAB. EFEfuturo

Etiquetado con: ,
Publicado en: Espacio

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login