VIRUS OCÉANOS

Los océanos tienen tres veces más tipos de virus de los que se creía

Los biólogos han elevado a 867 el número de tipos de virus conocidos que viven los océanos, el triple de lo que se creía hasta ahora, según una investigación del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC) y de la Ohio State University (EEUU) que publica la revista Nature.

<p>Imágenes de microscopia electrónica de transmisión de dos tipos de virus marinos de doble cadena de ADN.  De izquierda a derecha: Myoviridae (co

Imágenes de microscopia electrónica de transmisión de dos tipos de virus marinos de doble cadena de ADN. De izquierda a derecha: Myoviridae (cola contráctil); varios Siphoviridae y un Siphoviridae (cola curva y no contráctil). Autora imágenes: Elena Lara.

La elaboración de este nuevo catálogo de virus oceánicos aporta nuevos datos sobre su relevancia ecológica en la naturaleza y ha descubierto muchos genes funcionales en los virus que tienen un papel biogeoquímico en el océano.

El estudio ha concluido que las entidades biológicas oceánicas más pequeñas, los virus, aparte de muy abundantes, son mucho más diversos de lo que se pensaba, y son mediadores y moduladores de funciones biogeoquímicas oceánicas esenciales.

El trabajo ha sido posible gracias a las muestras recogidas por las expediciones Tara Oceans y Malaspina-2010, que dieron la vuelta al mundo estudiando los océanos.

A 4.000 metros

Los investigadores recogieron muestras del océano Atlántico, Pacífico, Índico y Mediterráneo, desde la superficie hasta los 4.000 metros de profundidad, y en las muestras recogidas, concentraron los virus y utilizaron herramientas bioinformáticas para analizarlos.

“Hemos logrado reconstruir y catalogar una gran cantidad de virus genéticamente diferentes que se agrupan en grupos que comparten propiedades similares”, ha explicado en un comunicado del ICM-CSIC el profesor Simon Roux, del laboratorio del profesor Matthew Sullivan, en la Ohio State University, que ha liderado el trabajo.

Este trabajo no sólo ha generado un catálogo relativamente completo de los virus oceánicos sino que también revela nuevos mecanismos con los que cuales los virus modulan los gases de efecto invernadero y la energía en los océanos“, ha apostillado Sullivan.

El trabajo ha utilizado las herramientas de la metagenómica y la bioinformática para unir los fragmentos de ácidos nucleicos de las muestras como si fueran un rompecabezas, con lo que se genera un “virioma del océano”.

Más del triple de virus

Los investigadores han identificado 15.222 poblaciones virales que se pueden agrupar en, como mínimo, 867 grupos con propiedades similares, y muy diferentes unos grupos de otros.

“Esto triplica el número de virus oceánicos conocidos”, ha afirmado la investigadora del ICM Silvia G. Acinas.

“De estos 867 grupos, 38 son abundantes y comprenden la mayor parte de virus oceánicos. Y dos tercios de las 15.222 poblaciones se describen por primera vez en este trabajo”, ha añadido.

Según la investigadora del ICM y coordinadora de la investigación en virus en la expedición Malaspina, Dolors Vaqué, “estos resultados servirán para entender mejor el papel de los virus en las redes tróficas microbianas”.

Los investigadores también han detectado en los genomas de los virus varios cientos de genes funcionales, que tienen un papel biogeoquímico en el océano y que provienen de los huéspedes de los virus.

“Cada vez que un virus infecta una célula del océano, además de la infección, le puede aportar genes nuevos, con lo que los virus intervienen en los ciclos del nitrógeno y del azufre, probablemente modulando el funcionamiento de estos ciclos en el océano”, ha puntualizado José María Gasol, profesor de investigación del ICM y coordinador de la investigación en microorganismos en la expedición Malaspina. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

La elaboración de este nuevo catálogo de virus oceánicos aporta nuevos datos sobre su relevancia ecológica en la naturaleza y ha descubierto muchos genes funcionales en los virus que tienen un papel biogeoquímico en el océano.

El estudio ha concluido que las entidades biológicas oceánicas más pequeñas, los virus, aparte de muy abundantes, son mucho más diversos de lo que se pensaba, y son mediadores y moduladores de funciones biogeoquímicas oceánicas esenciales.

El trabajo ha sido posible gracias a las muestras recogidas por las expediciones Tara Oceans y Malaspina-2010, que dieron la vuelta al mundo estudiando los océanos.

A 4.000 metros

Los investigadores recogieron muestras del océano Atlántico, Pacífico, Índico y Mediterráneo, desde la superficie hasta los 4.000 metros de profundidad, y en las muestras recogidas, concentraron los virus y utilizaron herramientas bioinformáticas para analizarlos.

“Hemos logrado reconstruir y catalogar una gran cantidad de virus genéticamente diferentes que se agrupan en grupos que comparten propiedades similares”, ha explicado en un comunicado del ICM-CSIC el profesor Simon Roux, del laboratorio del profesor Matthew Sullivan, en la Ohio State University, que ha liderado el trabajo.

Este trabajo no sólo ha generado un catálogo relativamente completo de los virus oceánicos sino que también revela nuevos mecanismos con los que cuales los virus modulan los gases de efecto invernadero y la energía en los océanos“, ha apostillado Sullivan.

El trabajo ha utilizado las herramientas de la metagenómica y la bioinformática para unir los fragmentos de ácidos nucleicos de las muestras como si fueran un rompecabezas, con lo que se genera un “virioma del océano”.

Más del triple de virus

Los investigadores han identificado 15.222 poblaciones virales que se pueden agrupar en, como mínimo, 867 grupos con propiedades similares, y muy diferentes unos grupos de otros.

“Esto triplica el número de virus oceánicos conocidos”, ha afirmado la investigadora del ICM Silvia G. Acinas.

“De estos 867 grupos, 38 son abundantes y comprenden la mayor parte de virus oceánicos. Y dos tercios de las 15.222 poblaciones se describen por primera vez en este trabajo”, ha añadido.

Según la investigadora del ICM y coordinadora de la investigación en virus en la expedición Malaspina, Dolors Vaqué, “estos resultados servirán para entender mejor el papel de los virus en las redes tróficas microbianas”.

Los investigadores también han detectado en los genomas de los virus varios cientos de genes funcionales, que tienen un papel biogeoquímico en el océano y que provienen de los huéspedes de los virus.

“Cada vez que un virus infecta una célula del océano, además de la infección, le puede aportar genes nuevos, con lo que los virus intervienen en los ciclos del nitrógeno y del azufre, probablemente modulando el funcionamiento de estos ciclos en el océano”, ha puntualizado José María Gasol, profesor de investigación del ICM y coordinador de la investigación en microorganismos en la expedición Malaspina. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?