investigación ecosistemas

Los peces grandes reducen el estrés de los alevines

EFEFUTURO.- La presencia de depredadores de gran tamaño contribuye a reducir en más de un 35 por ciento el estrés psicológico en alevines, ya que estos ahuyentan a sus depredadores, de tamaño pequeño y mediano, según un estudio publicado hoy.


Estudios previos probaron que el avistamiento de los depredadores de gran tamaño reduce la actividad de los mesopredadores (medianos y pequeños), pero los científicos de la Universidad James Cook y de la Universidad de Glasgow demostraron con su investigación el impacto que tiene en las crías de los peces.

En el estudio liderado por María del Mar Palacios se expuso a las crías de los peces damisela (familia de los Pomacentridae) a una serie de señales sensoriales, que incluyen las visuales y olfativas, vinculadas a depredadores pequeños y medianos.
Los científicos midieron el comportamiento de los alevines y su absorción de oxígeno, característico del estrés, para entender el efecto de los depredadores en la cadena alimenticia de los nuevos habitantes de la Gran Barrera de Coral, según un comunicado de la Universidad James Cook.

Los alevines mostraron un mayor estrés ante la única presencia de los mesodepredadores, pero éste desaparecía si se añadía un depredador de gran tamaño, ya que suprimía la actividad de los otros.

Al igual que en los humanos, la reducción del estrés psicológico contribuye a la salud de los peces y a utilizar la energía para crecer.

Banco de peces en Galápagos. Autor: Simon Jennings.



La explotación desmedida de carnívoros marinos de gran tamaño puede ayudar a una explosión de depredadores pequeños que no solo son capaces de matar sino también de estresar a las crías de los peces”, alertó el supervisor de la investigación, Mark McCormick. EFE

 
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia


Estudios previos probaron que el avistamiento de los depredadores de gran tamaño reduce la actividad de los mesopredadores (medianos y pequeños), pero los científicos de la Universidad James Cook y de la Universidad de Glasgow demostraron con su investigación el impacto que tiene en las crías de los peces.

En el estudio liderado por María del Mar Palacios se expuso a las crías de los peces damisela (familia de los Pomacentridae) a una serie de señales sensoriales, que incluyen las visuales y olfativas, vinculadas a depredadores pequeños y medianos.
Los científicos midieron el comportamiento de los alevines y su absorción de oxígeno, característico del estrés, para entender el efecto de los depredadores en la cadena alimenticia de los nuevos habitantes de la Gran Barrera de Coral, según un comunicado de la Universidad James Cook.

Los alevines mostraron un mayor estrés ante la única presencia de los mesodepredadores, pero éste desaparecía si se añadía un depredador de gran tamaño, ya que suprimía la actividad de los otros.

Al igual que en los humanos, la reducción del estrés psicológico contribuye a la salud de los peces y a utilizar la energía para crecer.

Banco de peces en Galápagos. Autor: Simon Jennings.



La explotación desmedida de carnívoros marinos de gran tamaño puede ayudar a una explosión de depredadores pequeños que no solo son capaces de matar sino también de estresar a las crías de los peces”, alertó el supervisor de la investigación, Mark McCormick. EFE

 

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?